Gobierno de Chile

Chile Crece Contigo

VColumnas del Experto

Contagiar la lectura desde la primera infancia.

Claudia Wuth Olave

Educadora de Párvulos. Encargada de la Central Pedagógica

JUNJI, Región de Magallanes y Antártica Chilena

Contagiar la lectura desde la primera infancia.

La lectura no se enseña, sino que se contagia. Ese es el lema con el cual se ha fomentado el hábito por la lectura en la Región de Magallanes y la Antártica Chilena, en el contexto del Plan de Fomento Lector y como estrategia de la Central Pedagógica de la Junta Nacional de Jardines Infantiles.

En las familias esta tarea se puede llevar a cabo a través de diferentes modalidades y sumando aliados, teniendo en cuenta que para favorecer hábitos lectores debemos ser los adultos los primeros modelos a seguir por niños y niñas desde la más temprana edad.

¿Por qué leer?. Leer con y para los niños y niñas involucra toda una galaxia de significantes y logros para nuestros futuros adultos. A través de la lectura un niño y niña:

  • Desarrolla el lenguaje tanto a nivel comprensivo como expresivo.
  • Estimula la imaginación.
  • Amplía el conocimiento.
  • Mejora la comprensión del mundo y de nuestro mundo interno.
  • Cuando contamos un cuento o una historia, guardamos y recreamos nuestra propia historia, nuestro pasado, presente y futuro.
  • Permite el disfrutar de las aventuras que escuchamos a través de esa historia.
  • El niño y niña logra involucrarse en las historias consiguiendo la resolución de conflictos con los cuales se identifica a través de los personajes.
  • Brinda la oportunidad de compartir y reconocernos, el conocer nuestros gustos y el de nuestros hijos
  • La lectura nos brinda la posibilidad de ser familia, de construir una comunidad y crecer juntos.

Qué se recomienda. La lectura no es un acto que deba ser impuesto. Elegir un libro puede ser como elegir un amigo, un juguete o una comida simplemente por el hecho de que nos gusta.Los libros que utilicemos con nuestros hijos e hijas deben ser de colores atractivos, con poca lectura ésta va aumentándose de acuerdo a la edad de cada uno de ellos.

Las imágenes deben ser claras y que hablen por sí solas. No debemos olvidar que el niño y niña hace una lectura de lo que entra por sus sentidos, por lo tanto dará sentido a lo que sus ojos vean a través de las ilustraciones.

Debemos implementar en el hogar un rincón donde los libros estén al alcance y, donde nuestros niños y niñas, puedan manipularlos libremente, pero no debemos olvidar la mediación que debemos tener con ellos.

Para que un niño o niña se interese por la lectura debemos ser lectores los adultos primero, vale decir que la lectura debe ser una acto de acompañamiento, debemos leer juntos y comentar en conjunto las ilustraciones, los hechos, las palabras, etc.

Es por esta razón que para la lectura debemos buscar momentos en los cuales nos concentremos únicamente en esta tarea y que dejemos de lado las otras. Debe ser un momento de disfrute en que se amplíe el lazo afectivo y se vuelque a través de ese libro que vamos a compartir.

La lectura debe ser en voz alta, debemos seguir la lectura con el dedo para que nuestros niños y niñas vayan enterándose paulatinamente de que lo que dice mamá o papá, tiene una forma a través de las letras, que se lee de izquierda a derecha y que tiene un inicio y un final.

Debemos además compartir la lectura haciendo preguntas o comentando lo escuchado y visto en el libro y permitir que el niño o niña sea capaz de relatar la historia por sí mismo/a.

¿Cómo fomentamos la lectura?

Con estas iniciativas no se pretende alfabetizar a los niños sino que se despierte, a través del lazo creado con el adulto en este momento de entrega, el gusto por la palabra escrita, que rememore el cuento como un momento de placer, tranquilidad, amor y entrega, lo cual traerá en el futuro el nacimiento de un lector espontáneo que aprenderá rápida y fácilmente la palabra escrita pero con amor hacia ellas.

Leer desde el vientre es una de las modalidades utilizadas desde el año 2009, se llevan a cabo dos talleres mensuales en dos centros de salud de la comuna de Punta Arenas. Se ha atendido a 240 madres gestantes y acompañantes en un taller donde se les incentiva a comenzar el hábito y actividad lectora desde el vientre.

La lectura conlleva un acto de amor donde la voz de la madre viaja a un mundo de rimas, historias y palabras que acunan al bebé que está por nacer. Dada la importancia de la etapa pre natal en relación a la formación y conexión cada vez mayor de terminaciones neuronales y considerando que la voz de la madre viene impresa en la siquis del bebé, es que se da tanta importancia a esta estrategia donde se involucra a la familia. El primer libro de la naturaleza es el rostro de la madre, padre u otro familiar significativo. La primera lectura del mundo es aquella que se realiza a través de la información que el niño o niña recibe a través de sus sentidos.

Lectores comunitarios es otra de las estrategias que se llevan a cabo, fundamentada en que la lectura no debe ser trabajada sólo en el seno familiar sino que se debe sumar a esta labor la comunidad. Es por ello en que la comuna de Punta Arenas se preparan como animadores lectores a grupos de niños/as de escuelas municipalizadas, adolescentes de liceos técnicos, alumnas de educación superior que estudian la carrera de educación parvularia, conscriptos de tres regimientos pertenecientes a la V división de ejército, adultos mayores de agrupaciones literarias y mujeres voluntarias escritoras de la zona.

Estos grupos se preparan en temas relacionados con la importancia del hábito de la lectura y el vínculo que debe generar el animador lector a través de los cuentos, libros e historias que van a relatar una vez al mes a todos los niños/as de los establecimientos institucionales de la comuna. Esta acción, en el marco de una estrategia significativa para niños y niñas, se realiza con pequeños grupos de no más de dos por cada animador, lector de modo de dar la posibilidad de que todos participen y sean protagonistas de las historias mirando, escuchando, relatando las historias y contando sus experiencias. Acciones importantísimas si consideramos que para aprender las bases de la lectura y escritura, primero debemos aprender a hablar y escuchar.

Columnas relacionadas