El juego

El juego El juego

Para los niños/as no hay distinción entre jugar y aprender.

Al jugar desarrollan las habilidades para moverse, crear, probar, ensayar, recordar y relacionarse con los demás, entre otras.

Niño jugandoA través del juego, el niño/a imita el mundo que lo rodea y avanza en el desarrollo del pensamiento.

Es muy bueno entregarle al niño/a elementos que le permitan simular sus ideas y jugar a tener roles, como por ejemplo jugar a ser jinete de un caballo o bombero/a.

El juego imaginativo es central en el desarrollo del lenguaje por que permite abrirse al mundo de la fantasía y del juego pretendido; como por ejemplo: tratar a una muñeca como si fuera una guagua. De esta manera, las ideas, el comportamiento y las relaciones pueden ser exploradas y jugadas simbólicamente.

También es recomendable motivar a los niños/as para que jueguen con otros niños/as de su misma edad, pese a que probablemente sólo van a jugar en paralelo, aparentemente sin mirarse. Esto ha sido denominado como “juego egocéntrico” por algunos autores, pues los niños/as prácticamente se centran en sí mismos sin considerar al otro.

A partir de los dos años se comienza a disfrutar jugando con el otro y es de este modo que se aprenden nuevas conductas y habilidades.

Es posible que el juego termine en una pelea o problema, especialmente por parte de quién es el dueño del juguete. Es probable que el niño o niña demore un poco en aprender a compartir, pero es a través de estas experiencias que se lo podemos enseñar.

Otros links asociados al tema:

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • Twitter