Lactancia Materna

Lactancia Materna Lactancia Materna

Con la lactancia tienes una oportunidad privilegiada para demostrarle a tu guagua que la quieres y que estás ahí para cuidarla y protegerla, además de entregarle todo el contenido nutricional que necesita.

Durante la lactancia tu guagua se siente querida y está aprendiendo a confiar en las demás personas. Es, además, una efectiva manera de darle consuelo y de estimular su desarrollo.

anatomia pechuga

Cuando amamantes, busca hacerlo tranquilamente, en un lugar tibio y agradable. Mira a tu guagua a los ojos mientras la amamantas, ya que puede ser un momento de profunda comunicación entre ustedes.

Cuando estás amamantando a tu guagua, ella te mira y reconoce tu voz, sabe que eres esa persona especial que está disponible para ella, y suele calmarse cuando la tomas en brazos.

Ofrece el pecho tempranamente. El llanto es una señal tardía de hambre y si tu guagua está alterada puede ser más difícil consolidar la lactancia para ambas.

Algunas señales de hambre son:
- Despertar

- Mover la boca
- Buscar pecho con la cabeza
- Chupar sus mano
- El llanto es una señal tardía de hambre

Recuerda que la organización mundial de la salud recomienda dar lactancia materna exclusiva (sin juguitos o agüitas) hasta los 6 meses, y de manera complementaria con otros alimentos hasta los 2 años y más, como la forma más saludable y nutritiva de alimentar a tu guagua.

Para una lactancia materna exitosa, la recomendación es dar a Libre Demanda,  esto es dar cuándo y cuánto quiere el niño(a). En los primeros días de vida, ofrécele el pecho, debes darle de tomar entre 8 a 12 mamadas diarias (durante el día y la noche)  y no dejes pasar más de tres horas entre tomas. No es bueno establecer horarios entre tomas (por ej.: “10 minutos de cada pecho”).

amamantando

Beneficios de la lactancia materna

Nutrición óptima

Ningún alimento es mejor para el niño o niña que la leche materna. Contiene todos los nutrientes que la guagua requiere, está siempre lista y a la temperatura adecuada.

A medida que el niño o niña va creciendo, la leche materna se va adecuando a sus necesidades.

Entrega defensas

La leche materna protege a la guagua de enfermedades y mantiene en óptimas condiciones el sistema inmunológico.

El niño o niña alimentado con pecho rara vez tendrá enfermedades respiratorias, digestivas, otitis o alergias, o estas serán de menor intensidad.

Los niños y niñas alimentados con lactancia materna exclusiva tienen menor riesgo de desarrollar obesidad.

Favorece el desarrollo intelectual

El niño o niña alimentado con leche materna es más activo, tiene mejor desarrollo psicomotor y una mayor capacidad de aprendizaje.

La experiencia de ser amamantado facilita generar apego temprano,  da confianza y seguridad, entregando las fortalezas psicológicas para explorar y conocer el mundo.

Favorece la calcificación de los dientes y estimula un buen desarrollo facial.

Menor costo

¡La leche materna es gratis!

Además tiene ventajas para la mamá:

Te ayuda a recuperar el peso de antes de la gestación y te entrega esa grata satisfacción de alimentar a su guagua.

Sugerencias   importantes

Inicia la lactancia tempranamente

Luego del parto, la madre, el recién nacido/a y el padre están en un momento de máxima sensibilidad para que se activen las conductas naturales de vinculación, aumentando la producción de prolactina y oxitocina, y favoreciendo así la secreción láctea. Es por ello que cuanto antes se inicie la lactancia, mayores son las posibilidades de éxito, por ello, si es posible, hazlo inmediatamente después del parto, dentro de la primera hora de vida, además se recomienda que madre e hijo(a) permanezcan juntos día y noche.

Conversa con la matrona o médico acerca de tu deseo de iniciar tempranamente la lactancia.

Da leche a libre demanda

Ofrece el pecho cada vez que tu guagua  lo requiera y por el tiempo que ésta desee. El niño(a) es el único que sabe cuándo ha quedado satisfecho y para ello es importante que la toma sea cuando lo requiera, y dure hasta que sea el niño/a quien suelte espontáneamente el pecho. El régimen de libre demanda, día y noche, facilita la organización de la lactancia.

¿Cómo tener más leche? El pecho funciona por la ley de la oferta y la demanda, a más tomas, más producción:

En el pezón y la areola hay receptores sensitivos y nervios que llevan la información hacia el hipotálamo (en el cerebro) y éste responde a través de hormonas. Mientras más succione el niño/a (estímulo- se envía el mensaje al cerebro) más leche se producirá (a partir de las hormonas con las que responde el cerebro). Cuanto más se estimula y vacía el pecho, más leche produce. Por esto, si se necesitas producir más leche,  debes poner a tu guagua a mamar más seguido. Si la posición es correcta satisfará todas sus necesidades a su tiempo. Es importante tener presente que luego de las primeras semanas es el niño/a quien regula la producción de leche con su succión.

Exclusividad

Lo óptimo es que tu guagua se alimente sólo de leche materna hasta los 6 meses y de leche materna junto a otros alimentos hasta los 2 años de edad. El uso de rellenos debe ser evaluado junto al profesional que apoya a tu guagua.

Si tu guagua esta tomando leche, no requiere beber otro tipo de líquidos (jugos, agua, té).

Pide ayuda si tienes problemas

No siempre resulta todo tan simple, si sientes dolor mientras das el pecho, o ya tienes grietas en el pezón, pide ayuda cuanto antes. Consulta a tu matrona, a otra madre que haya dado leche o a grupos de apoyo a la lactancia.

No dar chupetes ni mamaderas al recién nacido/a al menos hasta que la lactancia se haya consolidado

Un chupete de entretención no se succiona de la misma forma que el pecho, por lo que el recién nacido puede “confundirse” y posteriormente agarrar el pecho con menos eficacia (se utiliza distinta musculatura de succión). Esto puede ser la causa de problemas tales como grietas en el pezón y mastitis.

El apoyo del Papá es importante

Su participación en los momentos en que se amamanta a la guagua permitirá establecer un mayor lazo afectivo con el/ella y con la mamá. ¿Cómo hacerlo? Preguntándole a la mamá si necesita algo, fijándose si está cómoda, si ha tomado agua, si necesita comer, si  está lo suficientemente abrigada. Además puede sacar los “chanchitos” entre cada toma, mudar a la guagua cuando termine de mamar. Apoyando a la madre para que esté cómoda y tranquila. El reposo de la madre durante la lactancia es importante para resistir las exigencias de este período. Necesitará de mucho apoyo. También es muy importante que la madre se sienta acompañada subjetivamente en la lactancia, que el padre sea un cómplice y vele por el cuidado de la díada.

Tómalo con calma y busca un lugar tranquilo

Aprender a amamantar puede ser un poco complejo al comienzo, pero luego verás que es un espacio placentero para compartir y conocer a tu guagua. Cuando amamantes, busca hacerlo tranquilamente, en un lugar tibio y cómodo.

Experimenta distintas posiciones

Busca la posición más cómoda para ti y para tu guagua. Usa el cojín de lactancia. Este cojín es de gran utilidad para la comodidad de la mujer al dar pecho. Aunque al principio puede parecer difícil y ser un poco molesto, encontrarás la postura más cómoda para las dos.

Usa un sostén cómodo

Tus pechos han ido cambiando, están sensibles, la areola se oscurece y aumenta de tamaño para la lactancia. Las venas se hacen más notorias, puedes sentir picazón y puntadas ocasionales. Utiliza un sostén que sea firme, cómodo y de algodón, ya que es más suave al contacto de la piel.

Conversa suavemente con tu guagua

Cuando estás amamantando a tu guagua, ella te mira y reconoce tu voz, sabe que eres esa persona especial que está disponible para ella, y suele calmarse cuando la tomas en brazos. Mira a tu guagua a los ojos, ya que puede ser un momento de profunda comunicación entre ustedes, háblale y cántale, en el futuro notarás cuán importantes fueron esas palabras.

Leche extraída

Al dar leche extraída, la persona que alimenta al niño debe procurar una óptima interacción con él, ya que esto le reportará beneficios para su desarrollo afectivo-emocional. Se sugiere que en los primeros meses no se utilicen mamaderas para no alterar reflejo de succión.  Más información sobre extracción aquí

Si por algún motivo no has podido amamantar a tu guagua, es bueno saber que igualmente podrás establecer un buen vínculo afectivo con ella. Lo más importante es que aproveches este momento para hacerle cariño, mirarla y hablarle en forma suave, darle tu atención, conocerla, cuidarla y quererla.

Técnica de amamantar

Tómalo con calma, aprender  amamantar  puede ser un poco complejo al comienzo, pero luego verás que es un espacio placentero para compartir y conocer a tu guagua.

A continuación, te damos algunos consejos que pueden ayudarte en esta tarea:

  • No es necesario preparar los pezones.
  • No acerques el pecho a la guagua, sino, la guagua al pecho.
  • Hazle cariñito con el pezón en los labios a tu guagua para “despertar” el reflejo de chupar, así abrirá la boca.
  • Presenta tu pecho al recién nacido/a, éste buscará instintivamente el pezón.
  • Espera que tu guagua abra la boca e introduce todo tu pezón en ella apuntando hacia el fondo del paladar (debe quedar toda la areola dentro de su boca).

agarre pechuga

  • Para una posición adecuada debes quedar “guatita con guatita”, la cara de la guagua frente al pecho (no ladeada), el cuerpo de tu guagua debe estar siempre alineado, es decir, su oreja, hombro y cadera siguen una misma línea imaginaria y s u cabeza sigue la dirección del pecho.

imagen mama con postura de gugua

  • El agarre al pecho de la guagua es con los labios evertidos (hacia afuera como una ventosa), pezón y areola dentro de la boca, pezón entre la lengua y el paladar de la guagua, su pera tocando el pecho y su nariz rozándolo ligeramente.
  • Iniciar lactancia labio evertido

  • La cabeza no debe estar rotada hacia un lado del cuerpo, ni la guagua muy separada del cuerpo de la madre. No apoyes la cabeza de tu guagua sobre tu codo, si no que sobre tu antebrazo, dejando su boca frente a tu pecho, así evitas que flexione el cuello en el acople. Una postura incorrecta dificulta mamar y tragar correctamente, pudiendo generar complicaciones en tu pecho.

  • La cabeza de tu guagua debe seguir la dirección de tu pecho.

  • Si la guagua queda prendida solamente del pezón, desliza tu dedo meñique en su boca para que se desprenda con cuidado.
  • Deja que la guagua mame todo lo que desee de un pecho antes de ofrecerle el otro, recuerda que cada guagua tiene su ritmo y el tiempo puede ser variable.
  • Cuando termine, retira el pecho suavemente para no lastimarte. Sácale los “chanchitos” antes de pasar al otro pecho.
  • Antes de dar de mamar experimenta primero las distintas posiciones hasta que encuentres la más cómoda para ti y para tu guagua. Ten a mano unos cojines; pueden ser útiles para acomodarte o acomodar a tu hijo(a). Puedes usar un Cojín de lactancia como el que se entrega en el Programa de Apoyo al Recién Nacido (PARN).

¡Una buena postura de amamantamiento evita complicaciones como grietas o mastitis. Si sientes dolor, revisa tu postura y la de tu guagua!.

¿Cómo saber si mi guagua está mamando bien?

  • Se escucha un sonido al tragar.
  • Moja al menos 6 pañales con orina clara al día.
  • Tiene deposiciones amarillas y fluidas.
  • La mujer produce leche constantemente.
  • La guagua aumenta de peso en forma adecuada. En las primeras semanas de vida, niños y niñas amamantados con LM exclusiva pueden bajar un poco de peso. Si esto equivale a un 7% hay que evaluar las razones junto al equipo médico.

Complicaciones comunes al dar pecho

Dolor o grietas en el pezón

Si la succión produce dolor o pequeñas fisuras que pueden sangrar, puede ser un signo de agarre incorrecto. Para corregirlo tira de su barbilla hacia abajo: abrirá más la boca y colocará bien su labio inferior. Si hay heridas, moja el pezón y la areola con tu leche y deja secar. Incluso cuando la técnica es correcta pueden haber algunas grietas la primera semana de vida de la guagua.

Congestión mamaria

Los pechos se ponen duros, sensibles, tensos y de gran tamaño. Amamanta a tu guagua y si continúa, extrae un poco de leche manualmente o con una máquina. Si los pechos están muy duros, puedes aplicar toalla tibias para facilitar la succión de la guagua.

Mastitis

Es una infección del tejido mamario que puede producir síntomas similares a la gripe: dolor corporal, congestión, enrojecimiento local, malestar general, fiebre, escalofríos, decaimiento. A veces no hay compromiso evidente de la mama. No contraindica la lactancia y requiere de diagnóstico y tratamiento antibiótico.

Composición de la leche

Calostro

Se produce en los primeros días después del parto. Es un líquido amarillento y espeso que contiene muchas proteínas, vitaminas, minerales e inmunoglobulinas necesarias para la protección y defensas.

Leche madura

Su composición varía a lo largo de la toma, al inicio es más “aguada” (rica en lactosa) y va aumentando la cantidad de grasa concentrándose al final. Es conveniente vaciar el primer pecho antes de ofrecer el segundo, sin limitar el tiempo de la toma.

Mitos sobre la lactancia materna

Mito Realidad
No tengo leche o
tengo poca leche
Prácticamente todas las
mujeres pueden producir
suficiente leche. La cantidad de
leche dependerá de cuánto
mame la guagua. Mientras
más tome, más leche se
producirá.
Mi leche no es
buena, es aguada,
no engorda, no
lo/a alimenta
La leche tiene una parte más
aguada y una parte más grasa, al
comienzo sale la parte aguada y
al final, la grasa. Ambas son
nutritivas pero la segunda es la
que mas ayuda a la guagua a
subir de peso. Cuando se
amamanta por tiempos (por ej.:
5 min por lado), la guagua no
alcanza a tomar la leche con
más grasa. Debes esperar a que
la guagua se suelte
espontáneamente del pezón.
El horario de las
mamadas (¿Dar
cada 4 hrs o cada 3
o cada 2?)

Hay que dar
tiempo entre
tomas para que el
pecho se llene

Lo mejor para la madre y el
niño/a es ofrecer el pecho sin
ningún horario establecido, sino
cuando la madre piense que su
guagua tiene hambre, esto
puede reflejarse porque la
guagua chupa sus manitos o
hace movimientos de cabeceo.
El llanto es una señal tardía de
hambre y no se recomienda
esperar al llanto para
alimentarlo/a.
No tengo pezón
(pezón invertido o
plano)
Si tu pezón es plano o invertido
no te preocupes,  la guagua mama
desde la areola, puede ser un poco
complicado el agarre pero con
asesoría se puede lograr. Pide
ayuda en la maternidad o en tu
centro de salud.
Dar pecho a
demanda hace al
niño/a más
dependiente
Dar a demanda responde al
respeto de las necesidades de la
guagua, apoyando el desarrollo
de una personalidad segura que
permitirá en el futuro su
independencia. Además es una
respuesta sensible que fortalece
el vínculo.
Cuando
amamantas debes
tomar mucha
agua y leche
Cuando das pecho tu cuerpo
siempre está produciendo
leche, no hay momentos en
que se acabe.
La cerveza y las
infusiones ayudan
a aumentar la
cantidad de leche
No es necesario tomar nada,
solo lo habitual.
Mientras más se vacíe el pecho
más rápido se produce leche y
en mayor cantidad.
Amamantar
deforma el
pecho
La deformación se produce por
los cambios de peso. La mejor
forma de volver a tener la figura
de antes es amamantando.
Tu guagua te usa
de chupete
La succión puede ser para la
nutrición y para el contacto y
afecto. El chupete es una
imitación del pecho pero no
es lo mismo.

¿Sabías que?

La lactancia en el mundo mapuche tiene una importancia central dentro de la crianza de los niños y niñas. Se considera que es una práctica beneficiosa tanto para la guagua como para la madre, tanto por las cualidades de la leche materna como porque promueve el vínculo y una comunicación directa entre ambos. Por esto, la lactancia tradicionalmente se mantiene en el mundo mapuche hasta aproximadamente los tres años de edad, y en caso de que la mujer tenga abundante leche, puede llegar hasta los cinco, período que varía según los contextos donde viva la familia.

Otros links asociados a este tema:

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • Twitter