MaterialesColumnas del Experto

Columnas del Experto

Estoy Embarazada ¿Qué hago con esto que siento?

Daniela Quintanilla

Psicóloga

Línea Libre

Estoy Embarazada ¿Qué hago con esto que siento?

El embarazo es una etapa de cambios y de incertidumbre para toda mujer, más aún si eres adolescente. Puede que un día te despiertes feliz, entusiasmada con la idea de ser madre y ansiosa imaginando como será tu hijo y que al momento todo esto desaparezca. Entonces, te pueden surgir sentimientos de rechazo, de indiferencia y muchísimos temores e inseguridades.

Probablemente te enfrentes, y al mismo tiempo, con emociones contradictorias como temores, alegrías, dudas, rechazo y aceptación. También pueden aparecer ideas de pérdida como “Perdí mi juventud”, de exclusión como “No estaré haciendo las cosas que hacen mis amigas” y temores “Me atrasaré en los estudios” entre otras preocupaciones. Así, parece que hubiera una batalla en tu interior que guarda inseguridades pero también fortalezas y deseos.

A continuación, te presentamos algunos consejos para poder entender y llevar esas emociones durante el embarazo:

“ES NORMAL”

Sentir un sinfín de sentimientos contradictorios y no siempre agradables durante la gestación y la maternidad es completamente normal, a la mayoría de las madres les sucede y más todavía si eres joven y no estaba en tus planes. Por lo mismo evita juzgarte y date permiso para sentir lo que sientes.

escolares (3)

“NO TE CULPES”

Deja que tus emociones cambiantes convivan dentro de ti. Puede sonar extraño, pero en la medida que aceptes que esto es normal, experimentarás todas las emociones más tranquila. Respetar tus emociones con flexibilidad te ayuda a ser más amorosa contigo misma, y no culparte por ninguna de ellas. El tener sentimientos de rechazo o indiferencia hacia tu embarazo o hijo, no te convertirá en mala madre y mucho menos será motivo para no querer a tu guagua.

“ENFRENTA TUS MIEDOS”

Pon atención a tus inseguridades internas. Cada mujer que está esperando un hijo(a) tiene sus propios temores que van variando con la etapa de la gestación en que te encuentres. Tener una libreta para registrar las ideas que dan vuelta en tu cabeza te puede ayudar a ordenar tus preocupaciones y sacarlas fuera de ti para tenerlas más controladas. Asimismo, un diario para escribir el transcurso de tu embarazo mes a mes, te ayudará a contactarte con tu maternidad y a decantar sentimientos. Cuando tengas tus miedos más claros, puedes crear una frase para cada miedo que te tranquilice o que quisieras escuchar cuando vengan a tu mente.

“ESCUCHA TUS NECESIDADES”

Encuentra el espacio para tus necesidades físicas y personales.  Eres joven y probablemente querrás juntarte con amigas, realizar actividades de tu interés, dedicar un tiempo para ti, etc. Todo eso es compatible con tu embarazo, si encuentras actividades que te permitan ser joven y al mismo tiempo cuidar tu proceso de gestación. Cada vez que puedas mímate y regalonéate, así aminorarás el sentir que tu vida es solo para el bebé sino que también eres importante.

“CONVERSA CON TUS CERCANOS”

Hablar de lo que sientes con tu familia, pareja, amigos y otras redes de apoyo te ayudará a sentirte más aliviada. Compartir tus preocupaciones te ayudará a calmar miedos y dudas al contar con otro punto de vista, y palabras de aliento.

“INFORMATE Y SE PROACTIVA”

Muchos miedos vienen de dudas que se pueden calmar cuando cuentas con la información adecuada. Busca información sobre el proceso de embarazo y todo lo que te inquiete. Pregunta  a la matrona, a otras mamás o busca información confiable. Acá en la página web de Chile Crece Contigo puedes encontrar muchísima información. Esto, además de calmar tus temores te ayudará a conectándote con tu maternidad y tu hij@.

“DEJA QUE TE CUIDEN”

Ahora que serás madre, recuerda que también eres hija. Eres joven y necesitarás el apoyo de tus cercanos.  Permítete ser cuidada y guiada, habrá días en que te sentirás más grande y otros días como una niña pequeña que necesita mucho apoyo. También permítete explorar el ser mamá y pedir ayuda en todo lo que necesites. Nadie nace sabiendo serlo, puedes equivocarte, no saber qué hacer y pedir ayuda.

“CONFIA EN EL TIEMPO, SERA TU ALIADO”

La mayoría de las veces, estos sentimientos se van pasando con el tiempo sin necesidad de alguna intervención psicológica, psiquiátrica o farmacológica.  El curso de las cosas va calmando las intensas sensaciones mientras te adaptas a tu nueva situación. Si sientes que persiste o te sientes sobrepasada, solicita apoyo psicológico. La naturaleza es sabia: tienes nueve meses por delante para adaptarte a la idea del cambio de vida antes de la llegada del niño.

Skip to content