MaterialesColumnas del Experto

Columnas del Experto

A pesar de esperar un hijo(a), tu hija sigue siendo adolescente

Daniela Quintanilla

Psicóloga

Línea Libre

A pesar de esperar un hijo(a), tu hija sigue siendo adolescente

Que tu hija te diga que está embarazada puede ser la mejor noticia del mundo… en otras circunstancias, pero no necesariamente cuando ella tiene alrededor de 15 años. Porque si ser padres es un desafío, ser mamá adolescente lo es aún más. Es normal que te hayas sentido sorprendida(o) y decepcionada(o) pensando: “Esto no es lo que yo quería para mi hija, sus planes se han derrumbado”. Entendemos que la noticia te paralice, pero es importante que puedas apoyarla.

Existe la idea de que ser madre adolescente es el peor de los errores y afecta la vida de las jóvenes, pero no tiene que ser así. Muchas jóvenes hablan de cómo las ayudo a ser más responsables, les trajo alegría e incluso un sentido de vida. Tú puedes ayudarla en este proceso, porque tu hija es aún una adolescente y necesita mucho de tu apoyo para madurar e irse construyendo a sí misma.

“TEN CALMA Y TRANSMITE ESPERANZA”

La noticia no fue fácil para nadie. Ella también podría estar aterrorizada. Aunque no significa que se acaba el mundo tampoco te pedimos que hagas como si nada, sino que evites transmitirle tu ansiedad, respirando hondo y calmando tus ideas y emociones antes de hablar con ella, de forma que puedas transmitirle tu amor, apoyo y esperanza a futuro.

Por lo mismo, no hables del futuro enfocándote en lo que no podrá hacer o se perderá, seguro que no quieres llenarla de emociones negativas por algo que quizás no pase. Por el contrario, ayúdale a encontrar alternativas que le abran posibilidades en este nuevo desafío. Siéntate con ella y vean juntos(as) posibilidades y dificultades para lo que desea. Entendemos que no lo esperabas, pero hay que enfrentar la situación y seguir adelante. Verás que con el paso del tiempo se adaptarán a los nuevos roles, las cosas mejorarán y ustedes se verán fortalecidos(as).

 “PERMITELE SER ADOLESCENTE”

Como todo adolescente tu hija está teniendo cambios en la manera de pensar, sentir y actuar. Y como a muchos padres y madres te costará entenderla. Estos cambios son normales y necesarios para su desarrollo, pues está probando, conociendo quien es y con qué cosas se siente mejor. Para ello necesita espacio personal, posibilidad de experimentar, libertad para tomar decisiones y poder elegir respecto de su vida. Pero como aún es adolescente, necesitará tu escucha y compañía a la hora de tomar decisiones, evaluar consecuencias y asumir responsabilidades.

Además, a los cambios de la adolescencia se suman los del embarazo. Puede que de un momento a otro cambien sus pensamientos y emociones respecto a su embarazo. Por la mañana estará indiferente o rechazando el embarazo y en otros más alegre y entusiasmada con la idea. Esto es completamente normal, pero también confuso y difícil de llevar siendo tan joven. Te necesitará el doble.

A pesar de estar embarazada necesitará, como toda joven, realizar actividades y vivir roles correspondientes a su edad, pero con límites apropiados a su edad que la cuiden a ella y su gestación. Que sea mamá, no significa que es adulta, aún tiene mucho por madurar y necesitará la guía, contención, apoyo, y cuidado de sus padres.

“ACOMPAÑALA EN SU PROCESO”

Para acompañarla, primero tendrás que entenderla. Esto supone conocer qué es lo que piensa y siente sobre lo que está pasando y qué ayuda necesita de ti. Puede ser útil el preguntarte ¿Cómo hubiera sido para mí estar embarazada a los 15? ¿Cómo me habría sentido? ¿Qué habría necesitado de mis padres? También preguntárselo directamente y observar los cambios y reacciones que va teniendo en la medida que pasa el tiempo. Lo más importante, hazle saber que cuenta contigo.

El sentir que estás a su lado y que la ayudarás a afrontar la situación será de gran alivio para ella. Tu apoyo, escucha y comprensión será el mejor de los regalos que le podrás dar. Necesitará de tu apoyo emocional para motivarla y darle esperanzas en las posibilidades futuras, para buscar información sobre el proceso de gestación y crianza, para tomar decisiones, y también para descansar en algunas tareas, por ejemplo, de cuidado del bebé, para salir un momento con sus amigos, estudiar o desarrollar otras áreas de su vida.

Espero estas ideas te inspiren y te den luces de cómo acompañar a tu hija.   Invítala  a caminar la espera de su futuro hij@ en tu compañía.

 

 

 

Skip to content