MaterialesColumnas del Experto

Columnas del Experto

Tu historia no te determina: Sé el papá que quieres ser

Alejandro Dagnino

Psicólogo

Línea Libre

Tu historia no te determina: Sé el papá que quieres ser

Ser papá no es fácil para nadie. Tampoco es fácil ser papá adolescente, cuando aún estás en el colegio. A lo mejor en la experiencia con tu papá hay muchas cosas que te gustaría fueran diferentes con tu hijo o hija. Puede ser que te metas al Facebook y encuentres mensajes y fotos de amigos que dicen “¡Eres el mejor papá del mundo!”, o “¡Gracias por enseñarme todo lo que necesitaba en la vida!”. Y puedes sentir pena o quizás envidia. Puede que quieras mucho a tu papá y tengas buenos recuerdos, pero al mismo tiempo sientas que hay cosas que le faltó. A lo mejor tu papá no estuvo cuando lo necesitaste y hubo otras personas que te apoyaron que podrían haber llenado ese lugar.

Quizás todo esto te haga dudar sobre si serás un buen papá y más encima tendrás muchas personas que te dirán qué hacer y qué no hacer. Puede que muchos de ellos no te vean como papá, sino todavía como un niño, que aún le falta experiencia y que hizo las cosas antes de tiempo.

Para ser papá hay cuatro palabras que hay que tener en cuenta: Ama, Cuida, Guía y Reflexiona

Puede que las cosas se compliquen más si no vives o no estás con la mamá de tu guagua, o porque te llevas mal con los papás de ella, o te complica que dependan exclusivamente de la plata que aportan los abuelos. También si decides dejar de estudiar y entrar a trabajar y te frustras al dejar de lado muchos de tus sueños por ser ese papá que piensas que debes ser. Todas esas cosas pasan y hay que hacerse cargo de ellas pero lo importante es tener en cuenta que no necesariamente van a determinar cómo serás como papá.

Para ser papá hay cuatro palabras que hay que tener en cuenta: Ama, Cuida, Guía y Reflexiona.

Ama: Cuando sea guagua, tómala en brazos, cántale, háblale, ríete con él o ella. A medida que crezca, obsérvala para saber qué significa cada cara que pone, qué significa cada llanto, así podrás anticipar sus necesidades. Cuando te pueda entender lo que dices, dile a tu hijo que lo quieres y estás orgulloso de él o ella. Y seguido. Conviértete en un papá entretenido, que juegue con ellos o ellas. Inventa salidas. A medida que crezca, conversa con él o ella y cuéntale de tí, de quien eres, qué te gusta.

Cuida: haz todo lo posible para que tu guagua esté segura y pueda desarrollarse como corresponde, física y emocionalmente. Anda con la mamá a los controles médicos, llévalo a las vacunas, etc. Si vives con su mamá, o tienes una buena relación con ella, divide las tareas con la guagua, báñala, vístela, dale de comer. Si vas a discutir con tu pareja hazlo donde no esté tu guagua. Si vas a tomar o fumar hazlo con responsabilidad. Por sobre todo, aprende a pedir ayuda. Si no sabes cambiar pañales, pide que te enseñen. Si no sabes cómo peinar a una niña, pide a la mamá de tu guagua que te enseñe. Nadie nace sabiendo todas estas cosas. Saber decir “no sé, enséñenme”, también es proteger.

Guía: Sé consistente con lo que se permite y no se permite, pónte bien de acuerdo con la mamá de tu guagua. Es importante convencerse que l@s niñ@s son niñ@s y no adultos y aún están aprendiendo. Convérsalo con quiénes han sido papás o saben del tema. Si los abuelos u otros adultos significativos se involucran demasiado, agradece, considera su aporte, pero  haz valer tu opinión como papá. Estimula a tu hij@, háblale, léele cuentos, sácale a la plaza y muéstrale y nómbrale las cosas que se encuentre en el camino.

Dale vuelta: piensa en tu paternidad. Piensa en cómo lo estás haciendo como papá. ¿Qué papá quiero ser? ¿Cómo lo estoy haciendo? ¿Cómo podría hacerlo mejor? ¿Cómo va mi hijo desarrollándose? Ten claro que te vas a equivocar. Si te das cuenta que te equivocaste, repara y pide perdón. Así también le enseñaras que hacer cuando se equivoque. Si tienes dudas, busca información, en la web del Chile Crece Contigo o en en Fono infancia (800200818).

Estas son solo algunas ideas. El ser papá es un proceso que toma harta pega. Hay que hacer un esfuerzo consciente diario para ser un “buen papá”, de dejar algunos de tus deseos de lado para atender los de tus hij@s. A veces lo harás bien y otras no. Cada día es una oportunidad para hacerlo mejor. No estás solo, pide ayuda, no existe nadie que sepa hacer todo bien ¡A disfrutar de la aventura!

Si quieres conversar más sobre este tema o de algún otro tema que te interese, te invito a que nos contactes en Línea Libre al 800 116 111 o al correo escribenos@linealibre.cl. Ambos son gratis y confidenciales. ¡Te esperamos!

Skip to content