Período0 a 2 años

Período
Período 0 a 2 años

El sueño en los primeros años

Dormir es un proceso normal y evolutivo, es decir que cambia en la medida que los niños(as) van creciendo y se desarrollan. No se enseña, ya en el vientre de la madre las guaguas duermen.

En los primeros meses de vida las guaguas se despiertan muchas veces (microdespertares) porque necesitan comer, ver si está su cuidador(a) cerca y porque necesitan estimulación. Si durmieran muchas horas seguidas sería peligroso para su supervivencia. Con el tiempo, entre los 2 y 5 años estos despertares se hacen cada vez menos necesarios.

Es habitual y normal que los niños(as) no quieran ir a dormirse solos.

Aprovecha la hora de dormir como un momento para compartir en familia y leer un cuento, contar historias, conversar de su día o simplemente regalonear juntos..!

El sueño en los primeros años

Recuerda que durante los primeros días, la guagua no distingue entre el día y la noche, por lo tanto, es natural que se demore un tiempo en acomodar sus períodos de sueño. Por eso, aprovecha de descansar mientras tu guagua duerme.

¿Cuánto debe dormir?

Los primeros días, una guagua puede dormir hasta 23 de las 24 horas del día. Para cuando tiene dos semanas, el promedio es de 16 a 18 horas diarias. Usualmente, duerme de tres a cuatro horas seguidas con breves períodos en que despierta la mayoría de las veces para mamar, tanto en el día como en la noche.

Alrededor de los tres meses de vida se empiezan a regular las horas de sueño.

Las cifras  que se presentan a continuación son referenciales, cada niño(a) tiene sus propios ritmos de sueño. No todos duermen la misma cantidad de horas.

horas de sueno

 

 

Información extraída de Dormir sin lágrimas. Rosa M.
Jové. (2006)


Tener expectativas realistas: Es importante recordar que es normal que los niños(as) despierten en la noche. Llegará el día en que tu hijo(a) dormirá muchas horas seguidas (aunque ahora no lo creas posible)

Amamantarle: la leche materna contiene L-triptofano, una sustancia que ayuda a tu guagua en la conciliación del sueño.

Tenlo en brazos o acuéstate a su lado, permite que escuche el sonido de tu corazón y sienta tu olor.

Calma su llanto rápidamente, esto ayuda a que tu guagua esté tranquila y relajada para dormir mejor.

Realizar alguna actividad de preparación del sueño: darle un masajito o mecerla suavemente, leerle un cuento, poner música suave o cantarle.

Es bueno bajar la luz y los estímulos durante la noche, en las siestas del día esto no es necesario.

Puede ser útil bañarle antes de dormir.

Antes de acostar a tu guagua, asegúrate de que esté recién mudada y que no tenga “chanchitos”.

Tu autocuidado es también muy importante! Aprovecha de dormir o descansar cuando tu guagua duerme

Es importante transmitir seguridad y tranquilidad en el momento de acostarse. Intenta hacerla dormir de la misma manera todos los días, con una canción, un tuto, un peluche o meciéndola, para que tu guagua se acostumbre a anticipar que es hora de dormir. Con el tiempo la guagua aprende que “llegó la hora de dormir”.

Cuando tu guagua esté despierta, sácala de la cuna, para que aprenda que la cuna es para dormir.

Para acostar a tu guagua, asegúrate de que esté recién mudada y que no tenga “chanchitos. Cada vez que la acuestes a dormir ponle el mismo “escenario”: con su manta o juguete favorito.

Si tu guagua llora durante la noche, atiéndele rápidamente, para que su llanto no aumente y así concilie nuevamente el sueño con mayor facilidad. Trata de ir de menos a más en las acciones que haces para calmarle, para evitar despertarle aún más:

-Acércate y haz “shhh”

-Tócale y háblale suave

-Cántale su canción de dormir

.. si no ha podido calmarse acostada, entonces tómale en brazos, mécele, averigua si su llanto es por necesidad de mamar, muda u otro, y vuelve a repetir la rutina que usan para la hora de dormir.

Recuerda usar una luz tenue.

Puede ser útil no cambiar el pañal en la noche a menos que tu guagua este hecha caca, para no despertarla con el cambio de posición.

Si elegiste usar chupete, te recomendamos:

Verifica que sea anatómico, es decir, que no produzca deformación de paladar.

El chupete es una herramienta de consuelo alternativa y no reemplaza la capacidad del papá y la mamá de consolar a su guagua, sino que a veces es una ayuda. Por ello te recomendamos que su uso sea lo más esporádico posible o limitarlo a que lo use sólo en la cuna. Retíralo después de que se duerma; no lo untes con azúcar, jugos o dulces y comienza su retiro antes de los dos años.

No lo utilices para callar un llanto, sin antes verificar la razón.


-Al dormir coloca a tu guagua en posición de espalda, boca arriba.

-No uses almohada hasta los 12 meses, no la abrigues demasiado.

-Manten la cuna de tu guagua dentro de tu pieza
durante su primer año de vida.



¿Sabías que?

Nunca dejes llorar a tu hijo/a hasta que se duerma, ya que esto altera el funcionamiento de las hormonas que regulan sus emociones y su desarrollo cerebral. El consuelo oportuno del llanto protege el cerebro de tu hijo/a y también es una condición necesaria para el desarrollo de un apego seguro.

¿Tienes dudas sobre esta información?

Consúltanos

También te puede interesar

Temas y RecomendacionesConsuelo efectivo del llanto

Ver tema

Qué ofrece Chile Crece ContigoPrestaciones de acceso preferente

Ver tema

Preguntas Frecuentas¿Dónde acudir cuando tengo dudas respecto de la crianza?

Ver tema

VideosPrograma de Apoyo al Recién Nacido

Programa de Apoyo al Recién Nacido

Columna del ExpertoManejo Respetuoso del Sueño

Ver tema

Actividades para CompartirUn sueñete

Descargar

Material para Equipos Chile Crece ContigoDíptico de Chile Crece Contigo

Descargar
Skip to content