MaterialesColumnas del Experto

Columnas del Experto

Reflexiones sobre la Gestación adolescente

Cecilia Calvo

Psicóloga

Servicio Fonoinfancia Fundación Integra

Reflexiones sobre la Gestación adolescente

En nuestra cultura la adolescencia es un período sensible del desarrollo por la diversidad e intensidad de los cambios sufridos a nivel individual (físicos, emocionales, sociales, etc.) y también familiar. Tanto hijos (as), como padres desarrollan una serie de ajustes relacionados con el momento del desarrollo en que se encuentran. En este período, en general las discusiones entre padres e hijos, con más o menos dificultad, giran en torno a temas como la responsabilidad, la confianza y la libertad, que demandan energía y dedicación de los distintos miembros de la familia.

Por otro lado, desde el momento que se anuncia la llegada de un hijo o hija, independiente de la edad de los futuros padres y sobre todo cuando uno es primerizo(a), se enfrenta una crisis, en el sentido que implica un cambio en la vida, los hábitos, las responsabilidades, incluso a veces en la forma de mirar el mundo. De esta manera, hay una serie de ajustes y dudas de diversa índole que cada padre y madre, con mayor o menor intensidad, requiere enfrentar y resolver, en torno a las capacidades materiales, emocionales, físicas, sociales, etc. que se requieren para enfrentar la llegada de un(a) hijo(a). Así, surgen interrogantes como ¿seré capaz de ser un buen padre o madre?, si se está en pareja ¿seremos capaces de compatibilizar la vida de pareja con la de padres?, ¿cómo se organizará el cuidado del bebé?, ¿cómo puedo compatibilizar la vida laboral y la maternidad o paternidad?, ¿quiénes pueden apoyar la crianza de mi hijo(a)?, en resumen, una serie de preguntas, inquietudes, expectativas y emociones que se irán gradualmente enfrentando.

De esta manera, cuando la maternidad y la paternidad se dan en la adolescencia se superponen los desafíos de ambos procesos, tanto a nivel individual, como familiar. Específicamente en el caso de los padres y madres jóvenes el impacto supera el ámbito de la salud, afectando el desarrollo de autonomía, participación y ciudadanía de los(as) jóvenes, dado que aumentan las responsabilidades de la paternidad/maternidad y aumentan las interferencias en torno a la escolarización, inserción laboral y social entre otros. En este sentido, desde una mirada sistémica, este impacto en el ámbito individual y familiar se relaciona recíprocamente con el contexto social, cultural y económico, por lo que resulta fundamental que podamos abrir preguntas sobre este tema que exceden el caso a caso y las diferencias individuales, familiares y locales.

De esta manera, las investigaciones muestran que existen un conjunto de condiciones de vulnerabilidad que inciden en la gestación adolescente. De acuerdo a la Encuesta Nacional de Primera Infancia ENPI (2010) el 19% de las madres y el 9% de los padres tienen menos de 19 años al momento del embarazo. Cuando estos porcentajes se distribuyen de acuerdo al nivel socioeconómico se observa que para ambos sexos, a menor nivel socioeconómico menor edad al momento del embarazo y, al contrario, aquellos con mayor nivel socioeconómico tienden a vivir el embarazo a mayor edad. Lo cual implica que en la gestación adolescente, las variables sociales juegan un rol preponderante, donde los sectores con mayor vulnerabilidad presentan más probabilidades que se presente el embarazo en adolescentes con las complejidades que esto implica.

De esta manera, en un estudio desarrollado el año 2006 por el Centro Disciplinario de Estudios del Género (CIEG) de la Universidad de Chile para el Ministerio de Planificación (actual Ministerio de Desarrollo Social), se observan como hallazgos asociados a la gestación adolescente en el contexto actual, algunas dificultades que requieren reflexionarse para potenciar el desarrollo tanto de padres y madres adolescentes como también de sus hijos(as), algunas de éstas son:

– Socialmente se observa un estigma o percepción negativa frente a la gestación adolescente.

– En la gestación adolescente se reforzarían las inequidades de género relacionadas, tanto con las funciones reproductivas de cuidado, crianza y domésticas asociadas a las madres, como con las funciones económicas y productivas, asociadas a los padres.

– Los adolescentes manifiestan dos percepciones contrapuestas frente al embarazo: Por un lado algunos(as) lo viven como una pérdida o limitación y otros lo viven como una ganancia o aprendizaje. En esto último, llama la atención que para muchos jóvenes el tener un hijo es coherente con un proyecto de vida, como por ejemplo, afianzar la relación de pareja, vencer las regulaciones y controles familiares, entre otras.

– La figura paterna se observa asociada a proveer económicamente, si el padre no cumple con este rol, puede ser excluido y alejado de su hijo(a).

– Los abuelos(as) en muchos casos pasan a reemplazar las labores de maternidad y paternidad de los progenitores.

En este sentido, es fundamental que como sociedad, (medios de comunicación, programas de apoyo a nivel de salud y educación) familias y comunidad trabajemos en desarrollar una mirada comprensiva que incorpore la complejidad de los factores psicosociales que inciden en la gestación adolescente y construyamos estrategias articuladas que aborden las dificultades y reflexiones que diversos estudios han visibilizado, para favorecer que estos jóvenes se desarrollen tanto a nivel individual como en sus competencias parentales, disminuyendo exclusiones e inequidades, de manera que se favorezca también el desarrollo de sus hijos e hijas.

De esta manera, en Fonoinfancia (800 200 818) estamos trabajando para desarrollar estrategias de acercamiento y orientación, que respondan a la especificidad de la parentalidad adolescente, por lo que invitamos a las familias y a los propios jóvenes padres a que nos puedan llamar si requieren abordar sus dudas en torno al desafío de ser papás y mamás.

Skip to content