Gobierno de Chile

Chile Crece Contigo

Temas y recomendaciones por etapa del desarrollo

http://www.crececontigo.gob.cl/wp-content/uploads/2015/08/dormir.png

El sueño

Cuando dormimos descansamos y nuestro cuerpo renueva la energía gastada. Cuando soñamos procesamos todos los acontecimientos del día, consolidando nuestras experiencias y aprendizajes.

No todos los niños/as necesitan la misma cantidad de horas de sueño, y dentro de éstas diferencias, la edad es un factor importante.La observación del niño o la niña y de su estado de ánimo permitirá saber cuánto requiere dormir.

Si las horas de sueño son suficientes, el niño/a se levantará contento y con ánimo, por el contrario, la falta de sueño alterará su humor y energía.31 hora de dormir-01

No existe total claridad respecto al número de horas adecuadas para dormir, pero las investigaciones señalan que entre los 3 y 4 años se puede dormir una siesta de 1 hora y media aproximadamente y entre 10 y 11 horas promedio durante la noche.

Es importante tener horarios fijos de sueño, especialmente en los días de semana. Aunque esto debe adecuarse a la organización de cada hogar, a los niños/as les ayuda para tener todas las horas de descanso que necesitan y fijar rutinas básicas. Por este motivo es importante en la creación de hábitos.

Por ejemplo, luego de la comida de la noche, es la hora de ponerse pijama y hay que estar acostado a las 21:00 hrs.

Algunas sugerencias para facilitar una rutina de dormir:

  • Fomentar que el niño/a se calme jugando un juego tranquilo, como armar un puzzle u ordenar la pieza.
  • Ponerle el pijama tranquilamente.
  • Ir al baño y realizar en conjunto el cepillado de dientes.
  • Arroparlo en su cama, con algún peluche o cualquier otra cosa que le haga sentirse seguro.G-30 hora de dormir mama-01
  • Poner música suave o contarle un cuento.
  • Despedirse.

Si considera que su hijo/a presenta dificultades para conciliar el sueño o despertar, es recomendable que consulte con un especialista.

Es común que durante la noche los niños/as entre 3 y 4 años se cambien de cama, ya sea de manera frecuente u ocasional. Esto puede deberse a muchas razones, las más frecuentes se relacionan con la presencia de temores o miedos, o bien porque el niño(a) se siente solo o necesita más contacto físico con sus padres o familiares cercanos.

Algunos consejos prácticos para evitar que este hábito se transforme en una práctica frecuente:

  • Explícale que es importante que duerma en su cama y que si se cambia en la noche, no descansará bien.
  • Acompáñalo de vuelta a su cama, tranquilízaloquédate cerca hasta que se calme.
  • Evita retarlo(a) o exigirle cambios inmediatos. Muchos niños(as) de esta edad pasan por este tipo de adaptaciones y lo más efectivo para apoyarle en este proceso, es que sienta tu compañía y comprensión.
  • Felicítalo y prémialo cada vez que permanezca en su cama estimula este comportamiento haciéndolo sentir que hace lo correcto.

Entre los 3 y los 4 años algunos niños/as experimentan terrores nocturnos. Se despiertan muy asustados, a veces con gritos, sudados, pálidos y con taquicardia. En ocasiones no reconocen lo que les rodea, como si no respondieran a los estímulos externos.

Es probable que se levanten de la cama y, aún así, continúen con los miedos. Al poco rato suelen dormirse de nuevo y al día siguiente no se acuerdan de lo ocurrido.

Las causas pueden ser múltiples y estar relacionadas con falta de sueño, presencia de fiebre, consumo de medicamentos, tendencias hereditarias, entre otras. Este trastorno del sueño, así como el sonambulismo y las pesadillas, se denominan “parasomnias”.

Los terrores nocturnos aparecerán esporádicamente e irán desapareciendo con el tiempo.

Es importante mantener la calma y tranquilizar al niño/a, entregándole cariño y acompañándolo hasta que se vuelva a dormir. No es recomendable preguntarle acerca de lo que le pasa mientras esté bajo los efectos del terror nocturno, ya que es probable que no conteste y retarde el proceso de volver a dormir.