Alimentación Complementaria

Alimentación Complementaria Alimentación Complementaria

Cuando los niños y niñas tienen cerca de 6 meses, están listos para comenzar a recibir otras comidas junto a la leche materna. En esta etapa se desarrolla la diferenciación de texturas, sabores, olores, temperaturas y consistencias de los alimentos. Para tu hijo o hija, probar nuevos alimentos es una gran aventura además de un importante aprendizaje.

Aquí te damos algunos consejos para que esta nueva experiencia sea más sencilla.

¿Cuándo introducir alimentos sólidos?

Se puede comenzar a introducir alimentos sólidos complementarios a la lactancia materna, cuando tu guagua tiene aproximadamente 6 meses de edad. Hasta ese momento, la leche materna ha aportado todos los nutrientes necesarios para una alimentación sana y poco a poco aumentarán los requerimientos nutricionales (especialmente de hierro si es que tu hijo o hija se ha alimentado con tu leche) por lo que es necesario introducir nuevos alimentos, sin dejar el pecho materno, sólo intercambiando pecho por almuerzo o comida cuando ya coma todo lo necesario.

A los 6 meses, el cuerpo de los niños/as se encuentra preparado para absorber adecuadamente los alimentos sólidos, aunque deben estar bien molidos y suaves. Sin embargo, cada niño/a tiene su propio ritmo, unos estarán listos un poco antes, otros un poco después, habrá días en que comerá más y otros en que comerá menos. Los nuevos alimentos pueden ser rechazados la primera vez que se prueban, pero poco a poco y con paciencia, le irá gustando todo.

Si tu guagua ha sido amamantada, el riesgo de una reacción alérgica a los alimentos es menor y acostumbrarse a nuevos sabores es más fácil, ya que tu leche cambia de sabor según los alimentos que tú ingieres.

En la medida que los niños/as se desarrollan, van experimentando grandes cambios. Los principales indicios de que un niño/a está preparado para recibir otros alimentos que no sean la leche materna, es que son capaces de sentarse, de usar sus manos para explorar, de voltearse, de coger alimentos que están cerca y llevárselos a la boca. Puede que hayan aparecido los primeros dientes, existe un aumento de la secreción salival y hay una maduración de las funciones bucales necesarias para una buena deglución (tragar).alimentacion04

El principal objetivo de la alimentación complementaria es que niñas/os se vayan acostumbrando a los alimentos nuevos y a la alimentación de los adultos, ya que la labor nutricional principal la cumple la leche materna aún por varios meses.

A esta etapa se le suele denominar como la introducción de alimentos sólidos, aunque se trate de jugos, sopas o papillas, y de esta manera se marca el inicio del destete, aún cuando tu guagua mantenga la lactancia materna de manera complementaria por varios años más.

Te recomendamos que el alimento principal continúe siendo la leche materna por varios meses más, no sólo porque es saludable sino también para que los cambios nos sean tan bruscos. De esta manera te aseguras que sea un proceso armónico para tu niño o niña y para ti.

Recuerda que la Organización Mundial de la Salud recomienda lactancia materna exclusiva (es decir sin otros alimentos, agua o jugos) hasta los seis meses de edad, y lactancia materna complementada con otros alimentos hasta los dos años de edad, como la forma más saludable de alimentar a tu guagua. Por ello, la extracción de leche es un método muy útil para aquellas mujeres que amamantan a sus niños/as y desean continuar con la lactancia materna cuando deben ausentarse de su cuidado directo por motivos de trabajo, o suspender el amamantamiento por cualquier motivo

Se recomienda alimentar a niños y niñas hasta los seis meses sólo con leche materna, ni jugos, ni infusiones, ni papillas.

No suprimas la lactancia materna por dar papillas u otro alimento complementario. El/la niño/a irá reduciendo o espaciando las tomas con el transcurso del tiempo. Al llegar al año las tomas habrán disminuido cuantitativamente (en general un par de veces al día, aunque hay niños/as que piden más). La leche materna tiene un alto contenido de grasa y micronutrientes comparada con la mayoría de los alimentos complementarios, siendo una fuente clave de energía y ácidos grasos esenciales. Además es una excelente manera de transmitirle a tu hijo o hija defensas contra enfermedades comunes, por lo que sigues protegiéndole contra posibles patologías.

Recomendaciones importantes para esta etapa:

Además de ser determinante en el desarrollo, el comienzo de la alimentación complementaria es una etapa muy importante porque influye en la formación de hábitos en la alimentación. Los consejos que aquí te damos buscan que el momento de la alimentación sea un momento grato para toda la familia.

- Como idealmente hasta los 6 meses se ha alimentado de lactancia exclusiva, y la lactancia  también es un momento de cariños y contención, trata de que el momento de la comida sea placentero, tranquilo y entretenido para él o ella.

- Comienza poco a poco, primero puedes darle a probar pequeñas cantidades de alimento, a fin de evaluar si el niño/a los tolera bien.. Tanto la cantidad como la variedad de alimentos que se ofrecen deben ser paulatinas. El/la niño/a comenzará a comer cuando esté listo/a para ello.

- Puedes comenzar con el almuerzo, pero en realidad da lo mismo con qué comida del día decidas partir. Durante las primeras semanas ofrécele de a uno los alimentos y en pequeñas cantidades para que los vaya conociendo, recuerda que sólo ha sentido sabores a través de tu leche. Luego podrás ir aumentando la cantidad y variedad en forma progresiva. Por ejemplo: puedes darle los primeros tres días un poco de plátano, luego los tres días siguientes un poco de manzana, si le gustan puedes ir combinándolos poco a poco. Da igual si partes por la fruta, por las verduras, por las legumbres, o por la carne, una vez que se va acostumbrando a ellos entonces es ideal darle un poco de cada cosa (mezclados o no), así se absorben mejor los nutrientes.

alimentacion03- Papá, participa en esta importante etapa de desarrollo de tu hijo o hija. Estar presente en tareas vinculadas a su alimentación genera una relación de apego y confianza con él o ella, además de favorecer el aprendizaje de buenos hábitos alimenticios. Revisando estos consejos estarás preparado para participar activamente en este momento, ¡Haz equipo!

- Una óptima alimentación complementaria no sólo se relaciona con qué se come, sino también con el cómo, cuándo, dónde y quién alimenta al niño/a.

- Nunca obligues a tu hijo o hija  a comer, déjale elegir entre alimentos saludables y confía en que buscará aquellos que requiere. Cuando al principio rechace alimentos, puedes darle pecho para que no quede con hambre.

- Si tu hijo/a prefiere comer con las manos y a tu familia no le complica, déjale, es su manera de ir aprendiendo a comer solo y un excelente ejercicio para su desarrollo, además le permites ir experimentando y construyendo su seguridad y cuidado propio.

- Organiza la alimentación en horarios más o menos fijos para generar hábitos alimentarios claros, pero mantén la lactancia a libre demanda, así te aseguras de que nunca tenga hambre.

- Junto a la comida ofrece agua, si acostumbras a tu hijo o hija a beber agua potable de la llave y no sólo jugos, tendrá hábitos más saludables.

- No es necesario que hagas una comida especial para tu guagua. Es probable que los niños/as de pecho prefieran comer los mismos alimentos que consumen sus padres, a partir del año de edad. Puedes apartar de la comida que comes tú una porción, sin añadir azúcar o sal. Evita alimentos poco saludables o frituras.

- No es bueno ver televisión mientras alimentas a tu hijo/a, ni usar juguetes para distraerlo/a de la comida. ¡La comida puede ser una gran entretención!

- La comida no es un premio. Cuando quieras regalonear o felicitar a tu hijo/a por algún logro, hazlo a través de un abrazo, palabras de apoyo, un panorama entretenido, la posibilidad de compartir juntos, pero no con comida.

- La comida no es para calmar. Cuando tu niño/a tenga pena, esté enojado o con alguna molestia, enséñale a expresar sus sentimientos y a resolver sus conflictos de forma sana. Comer algo rico no quita la pena, sólo distrae la atención y fomenta que el niño o niña aprenda a comer con malos hábitos y no apoya su aprendizaje para reconocer sus sentimientos y emociones.

¿Qué alimentos debe consumir mi guagua y cómo debo dárselos?

- Los lactantes pueden comer papillas y purés a partir de los 6 meses de edad. Hay muchos alimentos blandos que no necesitan triturarse como papilla y que le permiten ir aprendiendo a masticar y tragar, en la medida que le vayan saliendo los dientes y muelas.

- Entre los 8 y los 10 meses, la mayoría de los niños y niñas pueden consumir alimentos blandos con los dedos. Por ejemplo: pedacitos de palta, carne deshilachada, manzana o pera rallada, zanahoria rallada, pedacitos de plátano, pedacitos pequeños de verduras cocidas, entre muchos otros.

-  A partir de los 8 – 9 meses puedes introducir una segunda comida (por ejemplo en las tardes).

-  A los 12 meses, la mayoría de los niños puede comer el mismo tipo de alimentos que el resto de la familia, pero más molidos o picados. Deben evitarse los alimentos que puedan causar que los niños/as se atoren o atraganten (alimentos cuya forma y/o consistencia implica el riesgo de que pudieran bloquear la tráquea, por ejemplo maní, nueces, uvas enteras, dulces, etc.).

- A partir del año de edad, se espera que los niños/as coman de todo (saludablemente), salvo por algún motivo de salud específico, aunque aún no alimentos duros o en pedazos grandes, puesto que pueden atragantarse

- Si toma el pecho a libre demanda, ya tiene suficiente leche y de la mejor calidad, por lo que no necesitará otra leche ni derivados lácteos (y te ahorrarás dinero). Si no puedes dar o mantener la lactancia materna, consulta en tu centro de salud cómo reemplazar ese valioso nutriente.

alimentacion- El orden de los distintos alimentos no importa, no hay edad para la carne, el cereal, para la fruta, las verduras, etc. Eso dependerá de sus gustos.

- Aquellos niños(as) con antecedentes familiares de primer grado (padre, madre o hermanos) de enfermedad celíaca,  les recomendamos consultar en el centro de salud cuándo y cómo comenzar a introducir los cereales.

- Cada vez que le des un nuevo alimento, debe hacerlo de a uno por vez y en pequeñas cantidades puesto que es normal que los rechace porque no los conoce.

- Prepara las comidas con carne (vacuno, pollo, pavo), sin grasa y verduras frescas de la estación. Se recomienda usar tres verduras de diferente color en cada comida para asegurar una alimentación equilibrada y nutritiva.

- Durante el primer año las verduras es mejor consumirlas cocidas, después del año puedes darle verduras crudas, muy bien lavadas.

- Es conveniente que los niños coman acompañados por un adulto, por cualquier problema que pueda surgir.

- No añadas azúcar ni sal a los alimentos. No des comida chatarra, bebidas de fantasía, chocolates, té, ni café a tu guagua. De ti depende que incorpore hábitos saludables en su alimentación.

- Ofrece agua sola para tomar después de las comidas (potable o hervida), no des bebidas gaseosas o jugos para el consumo habitual.

- No olvides lavar tus manos y las de los niños/as antes de preparar alimentos y de comerlos.

- Usa utensilios limpios para preparar y servir los alimentos.

- Guarda los alimentos de forma segura y sírvelos inmediatamente después de su preparación.

- Se debe evitar enfriar los alimentos soplándolos, ni probarlos con el mismo cubierto que utilizarás para darles la comida o para revolverla, pues se contaminan con microorganismos que se encuentran en la boca del adulto y que se pueden traspasar a los niños/as.

- Recuerda que junto con la alimentación complementaria es importante iniciar el aseo bucal si es que no has comenzado desde antes. Lavado de dientesInicialmente puedes limpiar la boca usando una varilla de algodón húmedo (cotonito), cuando existen sólo los primeros dientes de adelante, puedes utilizar tu dedo envuelto con una gasa o un trozo de pañal, el que debes introducir con cuidado y respeto; al aumentar las piezas dentarias, limpia con un cepillo dental, pequeño y suave, sin pasta de dientes. No olvides limpiar siempre la lengua y las mucosas y repetir esta acción todos los días después de cada comida, así también tu hijo o hija aprende la rutina de mantener sus dientes limpios y sanos.

¿Cómo alimentar a mi hijo/a durante o después de una enfermedad?

- Se recomienda aumentar el consumo de líquidos, especialmente de leche materna, durante las enfermedades. Si tu guagua aún recibe leche tuya es probable que espontáneamente deje de recibir la misma cantidad de alimentación complementaria y solicite lactancia con más frecuencia. Esta es una reacción natural y muy saludable, permítele que así sea, ya que recibirá mayor cantidad de defensas y es una excelente forma de aliviar su malestar. Una vez mejore nuevamente, retomará la alimentación de manera habitual.

Para ver el Programa Nacional de Alimentación Complementaria (PNAC) ingresa aquí

Descarga la Cartilla de Alimentación Complementaria

Fuentes consultadas:

Organización Panamericana de la Salud. 2003. Principios de orientación para la alimentación complementaria del niño amamantado. Washington DC. Extraído el 26 de agosto de 2011 en http://whqlibdoc.who.int/paho/2003/9275324603_spa.pdf

González, C. 2009. Un Regalo Para Toda la Vida. Guía de la lactancia materna. Madrid. Ediciones Planeta Madrid.

González, C. 2011.Mi Niño No Me Come. Consejos para prevenir y resolver el problema. Madrid. Ediciones Planeta Madrid.

MINSAL. Dpto. Nutrición y Ciclo Vital División de Prevención y Control de Enfermedades.. 2005. Guía de Alimentación del Niño(a) Menor de 2 años. Santiago de Chile. Extraído el 26 de agosto de 2011en http://163.247.51.38/desarrollo/nutricion2/files/Guia_Alimentacion.pdf

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • Twitter