MaterialesColumnas del Experto

Columnas del Experto

Mitos en torno al porteo

Equipo Chile Crece Contigo

Equipo Chile Crece Contigo

Mitos en torno al porteo

Aunque portear, cangurear o criar en brazos es a veces considerado como una alternativa poco común, esta es es una práctica que tiene cientos de años y trasciende diferentes culturas. Por ejemplo, el Mei Tai entregado por Chile Crece Contigo a todos los niños y niñas que nacen en hospitales públicos, es un portabebé tradicional de origen asiático usado desde tiempo inmemorial. Su nombre viene de Me (“llevar sobre los hombros”) y Daai (“cinturón, banda”). Para las culturas del suroeste de China tiene un significado de honor y de amor. Suele confeccionarlo la abuela materna, quien lo regala al primer mes de vida, mientras que la madre borda bonitos motivos para expresar sus mejores deseos para su hijo o hija.

Las guagüitas después de haber pasado nueve meses junto a su mamá durante el embarazo, necesitan de ese contacto físico desde el momento de nacer, sentirse cerca del pecho de su padre, madre o cuidador principal. La cercanía de los niños/as con sus padres es fundamental en esta etapa, sin embargo algunas creencias y mitos han dificultado la promoción de la práctica del porteo en esta etapa

Mito 1: Voy a malcriar a mi hijo teniéndolo todo el tiempo en brazos
Amar y malcriar, como diferenciar

Realidad: El porteo no favorece “hijos malcriados” o “cobardes”, sino que ayuda a que los niños crezcan más confiados y seguros . Al portear a tu guagua le permites sentir el movimiento y el contacto físico, ayudándole a desarrollar la vista, el olfato, el tacto y la audición. También le das confianza, porque se siente acompañada, disminuyendo la necesidad de llorar, ya que se siente contenida, fortaleciendo una base emocional segura y estable que le beneficiará en su independencia posterior.

Mito 2: Los portabebés son peligrosos

Realidad: El portabebé es un método seguro en la medida que el mentón del bebé no le toque el torso y la nariz siempre esté despejada, de tal manera que la guagua pueda respirar en todo momento. Lee atentamente las instrucciones del portabebé sobre el uso correcto, peso y la edad apropiada. Tú eres responsable de la seguridad de tu hijo/a mientras está en el portabebé. No es recomendable un portabebé que permite a la guagua deslizarse ni tampoco es recomendable la posición cuna.

Mito 3: Los nudos son complicados de aprender

Realidad: Como otros aspectos de la maternidad, es posible aprender a hacer los nudos y con la práctica te volverás un (a) experto(a). Te recomendamos revisar nuestros videos educativos sobre el uso del Mei Tai

Mito 4: Portear a mi guagua es incómodo y me daña la espaldaporteo-3

Realidad: Haz la prueba y verás que es justo lo contrario. El portabebé es más que un medio de transporte, es un método de crianza que fomenta el desarrollo de tu guagua y a ti te puede ayudar a continuar con tus tareas diarias sin dejar de atenderle

Si te duele la espalda es posible que no lo estés usando correctamente, puede estar demasiado suelto, muy apretado, o el tejido torcido. Si se portea con un portabebé ergonómico de forma segura, el porteo será cómodo, agradable y feliz, sin dañar la espalda de quien carga, pues el peso de la guagua queda acoplado a su centro de gravedad y bien repartido entre la espalda, hombros, cintura.

A medida que vaya creciendo puedes utilizar el portabebé en amarre lateral o de espalda ya que tu guagua disfrutará también de poder mirar y conocer el mundo que la rodea

porteo-2
Si tu guagua queda bien posicionada en el portabebé notarás que su columna se encuentra curvada y bien apoyada, las caderas y las rodillas dobladas en más de 90° y las piernas abiertas (posición de ranita). No debe estar enrrollada de tal manera que el mentón toque su pecho, y en guaguas pequeñas que aún no tienen buen control de cabeza, el portabebé debe entregar el apoyo completo a ésta.

Para mayor información, revisa nuestra cartilla educativa sobre porteo y uso del portabebé

Equipo Chile Crece Contigo

Skip to content