Gobierno de Chile

Chile Crece Contigo

Temas y recomendaciones por etapa del desarrollo

http://www.crececontigo.gob.cl/wp-content/uploads/2015/08/Mundo-de-la-lectura-1.png

Paternidad activa

En esta etapa es muy importante que estés atento para apoyar su desarrollo de tu hijo o hija. Es fundamental que refuerces sus logros, por muy sencillos que sean. Tu hijo o hija necesita sentir tu amor incondicional, saber que cuenta contigo en toda circunstancia, incluso cuando lo corriges. Por ejemplo, al atender a sus necesidades cuando está cansado o cansada o no quiere hacer algo que le estás pidiendo. Sé cariñoso y respetuoso al ponerle límites, anímale aunque algo no le resulte, no castigues sus errores porque equivocarse es parte del aprendizaje.

Recuerda que con la práctica se aprende a ser papá. Es natural tener algunos temores y preocupaciones sobre cómo ser papá. Confía en ti mismo y en las reflexiones que haces de tu hijo o hija.

Comparte con la mamá las dudas, dilemas, dificultades y alegrías que vas teniendo en el ejercicio de tu paternidad, pregunta a otras personas con más experiencia si tienes dudas y pon atención en construir tu propia relación con cada uno de tus hijos o hijas.

Una presencia de calidad y de tiempo compartido con tu hijo o hija es clave en su desarrollo y es tan importante como el rol de la mamá.

Papá y mamá pueden tener estilos de crianza diferentes. Es importante que concuerdes con ella pautas de crianza comunes. La coordinación entre papá y mamá (estén juntos o separados) es fundamental para el buen desarrollo de su guagua. La crianza es una responsabilidad de ambos.

-Actividades diarias como leer cuentos, jugar o cantar son muy importantes para su estimulación. Caminar por la calle o ir a una plaza son momentos en que puedes compartir con tu hijo o hija, y te permitirán conocer todo lo que va aprendiendo.

-Cuando tu hijo o hija entre a la sala cuna o jardín infantil es importante ir a conocer el lugar, saber quiénes son los profesionales y/o técnicos que están a cargo del cuidado y educación de él o ella, participar de las reuniones de apoderados y, si no puedes asistir, ver la forma de solicitar entrevista individual.

-Conversa con tu hijo o hija sobre lo que hace en el jardín infantil, que te diga el nombre de sus compañeros o amigos/as de juego. Refuerza sus primeros aprendizajes, procura llevarlo o retirarlo del jardín infantil las veces que te sea posible, son actividades que te ayudarán a estar más cerca y conocer mejor a tu hijo o hija.6

-En esta etapa los padres son un modelo importante para los niños y niñas, por esto, muestra interés por lo que él o ella hace:

*          Dándole momentos diarios de dedicación exclusiva, sin distracciones y que estén basados en el buen trato.

*          Hazle participar en actividades familiares donde vea que cada adulto, papá y mamá, así como hermanos (si los hay), tienen una tarea o algo que hacer en dicha actividad.

*          Cada hábito o costumbre que desees enseñar a tu hijo(a) debes modelarla tu porque los niños y niñas aprender mejor por imitación. Por ejemplo, los modales para comer, lavado de dientes, orden de su ropa, lavado de manos, etc.

Consulta en tu centro de salud por la oferta disponible de talleres de apoyo a la crianza o talleres “Nadie es perfecto”, estos abordan especialmente temas relacionados con la crianza en los primeros años de vida.

Anímate a conversar con otros papás, compartir las gracias de tu hijo(a) y también tus dudas o preocupaciones. Para eso puedes buscarnos en el grupo especial que tenemos en facebook para papás llamado EMPÁPATE o en la página web de la campaña por una paternidad activa.

Busca un estilo de crianza con tu hijo o hija basada en el afecto, la comprensión y el respeto por sus necesidades.

Nunca utilices castigo físico ni palabras que descalifican y muéstrale respetuosamente lo que vas esperando de él o ella a medida que crece.

Recuerda que en la medida que tu hijo o hija se sienta querido/a y seguro/a, tendrá un mejor desarrollo integral y las tareas de crianza serán más simples, llevaderas y amables.2

Atiende siempre las necesidades de tu hijo o hija para hacerlo sentir seguro/a, querido/a y protegido/a.

Quiere a tu hijo o hija con amor incondicional.

Cuida y cría siempre con respeto y buen trato.

Demuéstrale que te interesa lo que hace. Recuerda que para él o ella lo más importante es sentir tu cariño y tener tu atención.

Celébrale sus actividades, logros y/o aprendizajes (aprender a caminar, agarrar un objeto, sus primeras palabras, construir una torre, hacer un dibujo, avisar para ir al baño, vestirse solo, realizar una tarea del jardín, etc.).

Acógele cuando tenga miedo, tristeza, sienta frustración porque algo no le resulte, y anímale con cariño a intentarlo de nuevo.

Mira y escucha con atención cuando tu hijo o hija tiene algo que contarte o expresarte, ya sea con o sin palabras.

Si tienes que ponerle límites, hazlo con cariño y respeto.

Tómale en brazos frecuentemente, especialmente cuando sienta pena o miedo.

Comparte juegos y diversiones.

Acompáñale a la hora de comer y acostarse. Aprovecha de conversar de las cosas que sucedieron durante el día.

Comparte las labores domésticas con la mamá e incorpora a tu hijo o hija en tareas simples, según su etapa de desarrollo y capacidades, a modo de juego y aprendizaje.

Si trabajas fuera de la casa o no vives con tu hijo o hija, es importante que mantengas contacto diario, por teléfono, aunque sea solo para que escuche tu voz.

  • Háblale y explícale lo que ocurre en su entorno.
  • Preocúpate siempre de cuidar la seguridad en los espacios en que se desenvuelve.

 

Una de las principales barreras que mencionan los padres para participar más de su paternidad, es el contexto laboral. Por ello te sugerimos:

-Pide permiso en tu trabajo para asistir a las actividades relacionadas con la educación de tu hijo o hija (reunión de apoderados, entrevistas con los educadores, graduaciones, etc.) y a instancias relacionadas con su salud (controles de salud, vacunas, cuidado en caso de enfermedad, etc.).

-Si necesitas justificativo en tu trabajo pide a la educadora y/o personal de salud una citación y/o certificado de asistencia con fecha y hora de la actividad.Relacion pares

-Si por razones laborales no puedes acudir a las instancias educativas y de salud de tu hijo o hija, procura estar informado de sus avances, de lo tratado en esas instancias e involucrado en todo lo que puedes hacer en casa.

-Si trabajas con jornada completa procura que el tiempo de cuidado que pasas con tu hija/o sea de calidad cuando estés con tu hijo(a). Usa mucho contacto físico y miradas directas, evita distracciones como la TV, computador o el teléfono, comparte momentos exclusivos, mantén un buen trato, pon atención a sus necesidades, muestra interés por sus gustos y preferencias, etc.

-Cuida que las tensiones del trabajo no afecten tu paternidad. Recuerda que los niños(as) crecen muy rápido y que hay momentos que no se vuelven a repetir. ¡Disfrútalos!

 

¿Sabías que?

Según la Encuesta de Uso de Tiempo en la Región Metropolitana, realizada por SERNAM en 2009, los hombres en promedio realizan un 29% del trabajo doméstico no remunerado mientras que las mujeres un 71%.

Según la Encuesta IMAGES (referida a padres y madres que viven juntos), realizada en tres grandes ciudades de Chile, un 63,7% de los hombres y un 80% de las mujeres señalaron que el cuidado diario de los hijos o hijas lo realiza siempre o usualmente la mamá.

Finalmente, de acuerdo a la información entregada por la última Encuesta Bicentenario 2015 Pontificia Universidad Católica de Chile- Gfx Adimark  53% de los encuestados cree que la familia se descuida si la mujer trabaja a tiempo completo, cifra que alcanza un 61% en familias de estrato socioeconómico bajo, donde la necesidad de trabajar para cualquier mujer puede ser aún mayor.

De lo anterior  se puede deducir que  las mujeres siguen siendo vistas como la principal cuidadora de sus hijos (as) y que aún nos queda mucho por avanzar en una distribución equitativa de las tareas domésticas y de cuidado de los niños/as pero también de las personas mayores, cuyo cuidado queda a manos de las mujeres principalmente dentro del grupo familiar.