Gobierno de Chile

Chile Crece Contigo

Temas y recomendaciones por etapa del desarrollo

http://www.crececontigo.gob.cl/wp-content/uploads/2016/01/mamapapa-fam.png

Ser mamá, papá y familia

La llegada de un nuevo integrante a la familia cambia la rutina de todos sus miembros; por eso, es importante tener paciencia y buena disposición para que todos se adapten positivamente a los cambios.

Hay mucho que aprender, pero no te preocupes, a nadie le enseñan a ser padre, madre, hermano o hermana, abuelo o abuela. Con cariño podrás aprender y entregarle a tu hijo o hija lo que necesita. Todos los niños y niñas son distintos y requiere un poco de tiempo conocerlos.

Relacionarse activamente con la familia le permitirá a tu guagua desarrollar mejor su afectividad y tener más confianza en el mundo que la rodea.

También es recomendable que todas las tareas de cuidado, de crianza y domésticas pueden ser realizadas por los adultos de la casa, sean hombres o mujeres. En tiempo de crianza es recomendable acordar entre todos los integrantes de la familia un rol o tarea específica, para apoyar y aliviar a quienes cuidan al niño o niña. Una excelente manera de acompañar a los nuevos padres es apoyarlos en las tareas cotidianas del hogar, de manera de darles más tiempo para aprender a relacionarse con su guagua.

Por último, te recomendamos participar en el Talleres Nadie es Perfecto si requieres apoyo en la crianza o llamar a Fono Infancia al 800200818.

Quizás en un primer momento sea difícil tomar confianza en las decisiones que involucra la crianza, por ello respeta tus propios tiempos de aprendizaje y adaptación. Recuerda que tu guagua se comunica contigo: poco a poco identificarás sus necesidades y su forma de expresártelas. Obsérvale, confía en tus instintos y pide ayuda cuando la necesites.

Aprovecha de dormir y descansar en las horas en que tu guagua duerme.

Otros miembros de la familia pueden hacerse cargo del aseo, las compras y de preparar la comida; así tendrás más tiempo para ti y para tu guagua hasta que se conozcan bien. Acepta la ayuda que te ofrezcan y pide apoyo en tareas concretas.

En la medida que te sientas con más confianza, comienza a salir con tu guagua. Puedes ir a ver a una amiga o simplemente dar un pequeño paseo para renovar las energías.

Infórmate y elige lo que sientas sea más útil para ti y tu guagua. Todos, con mucho cariño, te aconsejarán diversas cosas, pero puede que no sea lo que ustedes necesitan. Prueba y permítete equivocarte, las mejores decisiones se toman con cariño y empatía.lactancia (14)

Durante los primeros meses y en especial mientras se la mujer vuelca gran parte de su energía y actividades cotidianas en conectarse y atender a las necesidades físicas y emocionales de la guagua.

Muchas veces este es un proceso complejo y muy estresante para la mujer, por lo que el apoyo de la pareja y la familia es fundamental. Es importante que todos comprendan esta necesidad de la guagua y la mujer, cuidándolas a ambas para que puedan acoplarse bien, respetando los tiempos de adaptación, tomando un rol activo en las tareas de crianza, cuidado y dando espacio para que esa relación crezca bien.

ES RECOMENDABLE ENCONTRAR UN EQUILIBRIO ENTRE LAS NECESIDADES DE TU GUAGUA Y TUS PROPIAS NECESIDADES. Lo más importante para tu guagua es que le demuestres cuánto la quieres y que estás ahí para cuidarla. En la medida que tú estés bien, podrás cuidarla mejor.

Durante los primeros días y/o meses de nacida tu guagua, es posible que:

-Tengas cambios de ánimo, que a veces estés triste y otras veces contenta.

-Llores con mayor frecuencia.

-Estés irritable o enojona.

-Estés decaída o desanimada.

-Tengas sueño o insomnio.

-Sientas miedos.

Se te olviden o confundan algunas cosas.

Si te sientes muy triste y desanimada, es importante que consultes en tu centro de salud. Aunque es común que durante el período después del parto las mamás puedan sentirse así, a veces es necesario descartar una depresión postparto. RECUERDA QUE LA DEPRESIÓN ESTÁ CUBIERTA POR EL AUGE Y ES MUY IMPORTANTE DIAGNOSTICARLA Y TRATARLA BIEN.

Durante los primeros meses de vida, tu hijo o hija necesita que como papá estés muy atento a sus cuidados y necesidades. Este es un período de cambios muy rápidos en la guagua, los que requieren mucha atención, conversación, apoyo mutuo y dedicación.

El llanto del bebé es su mejor medio de comunicarse y pedir ayuda. Las guaguas nunca lloran para manipular como se creía antes, sólo intentan transmitir una necesidad. La ciencia recomienda consolar rápido y efectivamente a los bebés para favorecer su desarrollo y construir un apego seguro con los adultos que le cuidan. Para aprender la técnica de consuelo puedes ver el video “Consuelo efectivo del llanto” 

Haz equipo con la mamá en todos los asuntos relacionados con el cuidado de tu guagua. Es normal que aparezcan tensiones, lo importante es mantener la comunicación, ponerse en el lugar del otro, negociar las diferencias y apoyarse entre ambos.lactancia (24)

Comparte con la mamá la responsabilidad de resolver las tareas de cuidado de tu guagua y las tareas domésticas, además del cuidado de otros hijos o hijas mayores si es que los hay, especialmente después del fin del posnatal.

Construye una relación directa con tu hijo o hija a través de acciones y cuidados diarios, como estimularle, mudarle, bañarle, cambiarle su ropa, hablarle, cantarle, calmar su llanto, hacerle dormir, cuidar su sueño, hacerle masajes, pasearle, jugar, etc. Recuerda que lo único que no puedes realizar realizar directamente como papá es dar pecho.

Participa y comparte también las tareas de cuidado de la salud de tu guagua, como asistir a los controles de salud, vacunas, etc. No te pierdas el primer control de salud de tu guagua.

Promueve la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad y complementada con otros alimentos al menos hasta los 2 años, ya que es el alimento hecho a la medida de las necesidades de la guagua. Tu apoyo es clave para la seguridad que tenga la mamá durante el amamantamiento. En esta etapa ella requiere tu apoyo emocional y tu disponibilidad y compromiso en las tareas del hogar para poder amamantar con tranquilidad. La mejor recomendación de alimentación es que tu bebé reciba sólo leche materna durante sus primeros seis meses de vida y después de los 6 meses la leche materna se puede complementar con otros alimentos.

Cuida, en conjunto con la mamá, que tu hijo o hija tenga un entorno saludable: alimentación sana, libre del humo de tabaco, sin estrés y con buen trato. 

Nunca golpees o zamarrees a tu hijo o hija. Si llora es porque necesita algo. Nunca lo dejes solo en la casa.

Respecto de la vida sexual después del parto, converse con el matrón/a u obstetra. Es importante considerar el tiempo de cicatrización de las heridas y la utilización de método anticonceptivo. En los días y semanas después del parto, la atención de la madre se centra principalmente en su guagua. Como pareja pueden tener momentos de ternura, caricias, masajes, abrazos, besos, etc. Estos encuentros físicos permiten a la pareja sentirse cerca y alentar la reanudación de la actividad sexual cuando la mujer se siente física y emocionalmente preparada. Tómese con calma esta nueva etapa.

 

En esta etapa es muy importante que estés atento para apoyar su desarrollo de tu hijo o hija. Es fundamental que refuerces sus logros, por muy sencillos que sean, por ejemplo, cuando aprende a caminar, cuando dice sus primeras palabras, cuando logra manipular algún juego de encaje o juega con otros niños.papahijo (6)

Tu hijo o hija necesita sentir tu amor incondicional, saber que cuenta contigo en toda circunstancia, incluso cuando lo corriges. Por ejemplo, al atender a sus necesidades cuando está cansado o cansada o no quiere hacer algo que le estás pidiendo. Sé cariñoso y respetuoso al ponerle límites, anímale aunque algo no le resulte, no castigues sus errores porque equivocarse es parte del aprendizaje.

Actividades diarias como leer cuentos, jugar o cantar son muy importantes para su estimulación. Caminar por la calle o ir a una plaza son momentos en que puedes compartir con tu hijo o hija, y te permitirán conocer todo lo que va aprendiendo.

Cuando tu hijo o hija entre a la sala cuna o jardín infantil es importante ir a conocer el lugar, saber quiénes son los profesionales y/o técnicos que están a cargo del cuidado y educación de él o ella, participar de las reuniones de apoderados y, si no puedes asistir, ver la forma de solicitar entrevista individual.

D-14 mei tai usado a la espalda papa

Conversa con tu hijo o hija sobre lo que hace en el jardín infantil, que te diga el nombre de sus compañeros o amigos/as de juego. Refuerza sus primeros aprendizajes, procura llevarlo o retirarlo del jardín infantil las veces que te sea posible, son actividades que te ayudarán a estar más cerca y conocer mejor a tu hijo o hija.

En esta etapa los padres son un modelo importante para los niños y niñas, por esto, muestra interés por lo que él o ella hace:

*          Dándole momentos diarios de dedicación exclusiva, sin distracciones y que estén basados en el buen trato.

*          Hazle participar en actividades familiares donde vea que cada adulto, papá y mamá, así como hermanos (si los hay), tienen una tarea o algo que hacer en dicha actividad.

*          Cada hábito o costumbre que desees enseñar a tu hijo(a) debes modelarla tu porque los niños y niñas aprender mejor por imitación. Por ejemplo, los modales para comer, lavado de dientes, orden de su ropa, lavado de manos, etc.

Consulta en tu centro de salud por la oferta disponible de talleres de apoyo a la crianza o talleres “Nadie es perfecto”, estos abordan especialmente temas relacionados con la crianza en los primeros años de vida. Anímate a conversar con otros papás, compartir las gracias de tu hijo(a) y también tus dudas o preocupaciones.

Para las parejas, la llegada de un hijo o hija es un momento muy especial, pero también es un momento de desafíos que pueden fortalecer y enriquecer enormemente la relación.

Los invitamos a vivirlo con generosidad, comunicación y disposición.

La llegada de la guagua implica múltiples cambios en la vida cotidiana, redistribuir las tareas y los roles para compartir la crianza, el cuidado del hogar y apoyarse en aquellos momentos en que alguno de los padres se sienta sobrepasado con las nuevas responsabilidades.

Aunque a veces se hace más difícil encontrar momentos para compartir a solas como pareja, es importante mantener aquellos espacios para enfrentar juntos los nuevos desafíos, compartir alegrías, preocupaciones y darse tiempo para disfrutar y quererse.

familias (9)

Durante los primeros meses y en especial mientras se consolida la lactancia materna, la mujer vuelca gran parte de su energía y actividades cotidianas en atender a las necesidades físicas y emocionales de la guagua.

Muchas veces este es un proceso complejo y estresante para la mujer, por lo que el apoyo de su pareja es fundamental. Es importante que el padre comprenda este período de adaptación y se involucre activamente en los momentos cotidianos del cuidado de la guagua (al mudarla, bañarla, hacerla dormir, consolarla, etc).

Sexualidad post parto

Durante el primer mes después del parto, el aparato reproductivo femenino volverá paulatinamente a su estado previo al embarazo.

Es importante que la pareja sea especialmente comprensiva en esta etapa. Juntos deben cuidar sus momentos de intimidad y evitar que la maternidad y el postparto los alejen. Pide orientación en tu centro de salud acerca de métodos de anticoncepción apropiados y compatibles con la lactanci

¿Sabías que?

Según la Encuesta de Uso de Tiempo en la Región Metropolitana, realizada por SERNAM en 2009, los hombres en promedio realizan un 29% del trabajo doméstico no remunerado mientras que las mujeres un 71%.

Según la Encuesta IMAGES (referida a padres y madres que viven juntos), realizada en tres grandes ciudades de Chile, un 63,7% de los hombres y un 80% de las mujeres señalaron que el cuidado diario de los hijos o hijas lo realiza siempre o usualmente la mamá.