Período0 a 2 años

Período
Período 0 a 2 años

Problemas de salud frecuentes y uso de vacunas

Recuerda que los recién nacidos son muy delicados, por lo que ante alguna de las siguientes situaciones consulta a la brevedad a un especialista; no esperes a ver cómo evoluciona y nunca mediques a la guagua sin consultar previamente al pediatra. Recuerda que algunos de los medicamentos que frecuentemente utilizamos los adultos pueden ser muy peligrosos en niños/as tan pequeños.

Para evitar los problemas de salud es muy importante que el niño/a acuda a todos los controles del Niño/a Sano que le corresponden y cumpla con el calendario de vacunas.

Problemas de salud frecuentes y uso de vacunas

¿Qué son?

Los cólicos son dolores de guatita ocasionados por múltiples factores. Para conocer más de los cólicos te recomendamos leer nuestra columna Cólicos en niños y niñas

Es normal que tu guagua tenga cólicos. No debes medicarla sin indicación. Asegúrate de que no tenga gases: cada vez que tome su papa, ponla sobre tu pecho y frótale suavemente su espalda para que elimine los gases que le sobran (“chanchitos”).

Puedes intentar poner a tu guagua sobre tu antebrazo, colocando su cabecita a la altura de tu codo. En esa posición puedes hacerle masajes suaves y hablarle con cariño.

Los masajes son una excelente alternativa para ayudar a la guagua cuando tiene cólicos, junto con estimularla y relajarla.

También te recomendamos ver nuestra cápsula educativa:  Manejo respetuoso de los cólicos


Las guaguas tienen la piel sensible. Por eso es importante que las muden de forma adecuada y frecuente.

En caso de coceduras te recomendamos:

-Aplicar cremas protectoras después de la muda.

-Utilizar jabón neutro en el baño.

-Usar jabón neutro en barra, para lavar la ropa de la guagua.


Es común que las guaguas boten un poco de leche después de haber amamantado, pero si el niño o niña vomita después de una hora y media de alimentarse o en forma reiterada, o si se asocia a fiebre y decaimiento, consulta con el equipo de salud lo antes posible.

Sobre el año de edad, vomitar una o dos veces en general no es nada grave. Se vuelve un problema cuando el niño o niña vomita a menudo o más grave si al mismo tiempo tiene diarrea.

¿Qué hacer?

  • Guaguas: Continúa dándole de mamar.
  • Sobre el año de edad, dale pequeñas cantidades de líquido, como agua, jugos aguados o paletas de helados.

¿Cuándo se debe pedir ayuda?

Cuando vomita con frecuencia, 3 ó 4 veces en 2 horas.

Cuando se encuentra decaído.

Cuando tiene fiebre, siendo la temperatura axilar superior a 38 ºC y vomita.

Cuando está muy cansado(a) y se niega a comer o beber.

Cuando al vomitar el niño o niña tenga un dolor fuerte o constante en el estómago.

Cuando el niño o niña presente signos de pérdida de líquidos (deshidratación) como:

– Ojos hundidos
– Piel o boca secas
– Menor cantidad de orina
– Orina de color amarillo oscuro


¿Qué es?

La diarrea se reconoce si: hay un cambio en la consistencia de las deposiciones  de tu guagua y se vuelven  líquidas, si las deposiciones aumentan en frecuencia, presentan gotitas de sangre y/o cambian a un olor más fuerte.

Siempre es importante prestarle atención a una diarrea. Sin embargo, durante el primer mes de vida es normal que tengan deposiciones liquidas si la guagua está siendo alimentada  solo con leche materna. Después del mes de vida, o incluso antes si la guagua estuviera con relleno, se considera diarrea si continua teniendo deposiciones líquidas.

Generalmente se producen por virus y  es un signo que el cuerpo se defiende tratando de expulsarlos. No se deben dar remedios que detengan la diarrea a menos que sean indicados en el centro de salud.

La diarrea requiere ciertos cuidados como la hidratación.

Signos de deshidratación:

Que la guagua haga poco pipí

Lengua seca: se sugiere aumentar leche materna de a poco.
Lengua seca y llanto sin lágrimas: llevar inmediatamente al centro de salud más cercano.

¿CÓMO PREVENIR?

Lávate muy bien las manos con mucha frecuencia durante todo el día (y todas las personas que estén en contacto con tu guagua), sobre todo antes de alimentarla y después de mudarla.

Mantén la lactancia materna en lo posible al menos hasta los 6 meses de edad, porque la leche materna le entrega defensas a tu guagua y es más higiénica.

Lava muy bien todos los utensilios que estén en contacto con tu hijo o hija.

Mantén limpios los juguetes de tu hijo o hija, sobre todo los que pueda meterse a la boca.

Si hay otros niños o niñas con diarrea en la casa, hay que cuidar aún más la limpieza de manos y utensilios.

La guagua que es alimentada con leche materna suele no presentar diarreas infecciosas.En los casos de guaguas que se alimentan con mamadera, el riesgo de infecciones es mayor, por esto se recomienda lavar muy bien las mamaderas y chupetes.

Si sospechas que tu guagua tiene diarrea, consulta con el equipo de salud.

Después del año de vida, es conveniente llevarlo a la consulta médica, para evaluar la situación e indicar el procedimiento adecuado. Lo importante es mantener a los niños hidratados, por ejemplo: con sales de rehidratación oral.

La higiene es fundamental para evitar las diarreas. Es muy importante no descuidar los hábitos como lavarse las manos antes de darle la comida al niño/a, cuidar la higiene de los alimentos y los utensilios, entre otros.


Niños y niñas hasta 1 año de edad

¿Qué hacer?

Asegúrate que la técnica de lactancia sea adecuada y tu guagua se esté alimentando bien. La guaguas que amamantan pasan por un período que puede ser hasta de 4 días en que no hacen caca. Si no se ve incómoda, se espera para ver si se restituye el tránsito intestinal en forma natural. Si esta con malestar, consulta.

Si le das relleno para lactantes, asegúrate que la preparación de la mezcla está hecha correctamente. Ofrécele agua entre las mamadas.

Si le das mamadera y estás usando relleno con base de arroz, cámbialo por  base de agua de quacker.

Si pese al cambio de relleno sigue con dificultades para evacuar sus deposiciones y si tiene más de 6 meses entonces dale: unos 30 mililitros (ml) de jugo de ciruelas secas entre las mamadas.

Niños y niñas mayores de 1 año

Si el niño y niña no evacua el intestino cada día, no quiere decir necesariamente que esté estítico(a). Cuando el niño y niña está estítico(a), su excremento se ve como bolitas duras y secas que se evacuan con dificultad.

¿Qué hacer?

Asegúrese que su hijo o hija tome suficientes líquidos.

Si lo amamanta, siga haciéndolo.

Dale:

Ciruelas secas o su jugo y pasas de uva.

Pan de trigo integral, cereal o queques de salvado de trigo.

Mucho jugo y agua.

Mucha fruta fresca, exceptuando las manzanas y el plátano, que son astringentes.

Agregar a las comidas agregar muchas verduras  como acelga, espinaca, zapallitos. Suprimir arroz , zanahoria,  chocolate y queso amarillo.

¿Cuándo se debe pedir ayuda?

Cuando el problema dure más de 5 días.

Cuando vea sangre en los excrementos del niño o niña.

Cuando el niño o niña llore.


Es frecuente que los primeros días la guagua estornude como si tuviera una alergia. Si notas que tu guagua tose con frecuencia, o ésta se acompaña de otros síntomas como decaimiento, ruidos o agitación al respirar y/o fiebre consulta inmediatamente con el equipo de salud.


¿Qué son?

Son infecciones producidas por virus y se presentan con secreción clarita en la nariz, congestión nasal y ánimo decaído. Normalmente se trata de infecciones leves, pero en los casos de mayor gravedad estas podrían suponer un peligro para el niño/a, por lo que es importante estar atento para que puedas entregarle los cuidados necesarios.

Los síntomas principales son: Tos, fiebre, disfonía (voz ronca), respiración rápida, quejidos, ruido o hundimiento de las costillas al respirar, dificultad para alimentarse o para dormir y respiración agitada. Nunca utilices remedios sin la indicación de un profesional.

¿Qué hacer?

Debes acudir al centro de salud si tu hijo o hija presenta estos síntomas.

Se debe limpiar frecuentemente la nariz (se recomienda mojar el algodón en una taza de agua con una cucharada rasa de sal), mantener a la guagua en un lugar tranquilo o en reposo y si es mayor de 6 meses, darle bastante líquido para que tome. Si tu guagua recibe lactancia materna, ofrece el pecho con mayor frecuencia, así se hidrata, se calma y mejora sus defensas.

¿Cómo prevenir?

Para evitar las infecciones respiratorias hay que evitar el contacto de los niños/as con personas que se encuentren resfriadas, con gripe o tos. No se debe exponer a los niños/as a ambientes contaminados con humo de cigarro, y es importante ventilar el hogar diariamente y aumentar el lavado de manos para evitar contagios. Pon atención además a las corrientes de aire y los cambios de temperatura. También se debe evitar ir a lugares con gran afluencia de público como mall o supermercados y aumentar la frecuencia con que te lavas las manos.


La fiebre indica que el niño o niña está enfermo(a). Es el medio que utiliza el cuerpo para luchar contra la enfermedad.

La temperatura se mide en la axila y  no debe superar los 37.5.° celcius. Si al tocar a tu guagua, te parece que está caliente, tómale la temperatura para verificar si realmente tiene fiebre.En ese caso desabrigue a su guagua y sigue dándole de mamar.

Si tu guagua tiene entre 0-3 meses y tiene fiebre, se debe consultar a la brevedad a un especialista o llevarla al centro de salud. Recuerda que una temperatura muy baja también es peligrosa; si tu guagua tiene menos de 36º de temperatura consulta al especialista.

Pasados los 3 meses, si tu guagua tiene temperatura mayor a 38°, desabrígala un poco; si persiste al otro día, consulta en el centro de salud.

¿Cómo tomar la temperatura? 

Es fundamental contar en la casa con un buen termómetro y saber usarlo correctamente. Los termómetros de mercurio hay que utilizarlos con cuidado y sólo para tomar temperatura axilar nunca dentro de la boca y tampoco en el ano. Buena alternativa son los termómetros digitales.

Antes y después de tomar la temperatura limpia el termómetro y guárdalo en un lugar fuera del alcance de los niños/as.

Para tomar la temperatura:

-Desviste un poco a la guagua, pon la punta del termómetro debajo del brazo en contacto con la piel de la axila de tu guagua y aprieta el brazo contra el cuerpo para que el termómetro no se salga.

-Presiona levemente entre tres y cinco minutos para que el termómetro no se salga. Retira el termómetro y ve la temperatura marcada.

-Limpia bien el termómetro y guárdalo en un lugar seguro, fuera del alcance de tu guagua.

¿Cuándo se debe  pedir ayuda?

-Si la guagua tiene menos de 6 meses de edad.

-Cuando la tempera sobre 38ºC. dura  más de 48 horas

-Cuando no pueda bajar la fiebre por debajo de 39ºC.

-Cuando, a pesar de bajar la fiebre, persiste el compromiso del estado general.

-Cuando el niño o niña tenga otros problemas además de la fiebre, como el cuello rígido, vómitos, diarrea, dolor de oídos o una erupción cutánea.


El color pálido de la cara, así como el color azulado, especialmente en los labios, son signos de enfermedad y requieren de una atención inmediata en el centro de salud.


¿Qué es?

Es un virus que afecta al sistema respiratorio. Puede afectar a personas de cualquier edad, pero afecta con mayor gravedad a niños y niñas menores de dos años, que son especialmente vulnerables a presentar complicaciones derivadas de la infección.

¿Cómo lo reconozco?

Sus manifestaciones pueden ir desde cuadros respiratorios altos como resfrío común, hasta cuadros más severos como bronquiolitis y neumonía, especialmente en niños y niñas menores de dos años.

Consulte a su médico si su hijo o hija presenta los siguientes síntomas:

-Respira rápido o con dificultad.

-Se ahoga al respirar o toser.

-Se queja o se le hunden las costillas al respirar.

Si su hijo es menor de tres meses, nació prematuro o pesó menos de dos kilos y medio al nacer, debe extremar la precaución y acudir al servicio de urgencia más cercano si presenta alguno de los síntomas recién descritos, y con mayor razón si:

-Deja de mamar o rechaza alimento.

-Tiene tos.

-Presenta fiebre.

Recuerde que la bronconeumonia no siempre se presenta con fiebre en niños menores de tres meses o prematuros.

¿ Existen grupos de mayor riesgo?

-lactantes con cardiopatías congénitas

-prematuros ( especialmente con displasia broncopulmonar)

-lactantes inmunodeprimidos ( cáncer, SIDA)

¿Cómo se contagia?

El VRS se transmite a través de secreciones respiratorias (saliva o mucosa) que se expanden en gotas al hablar, llorar, estornudar o toser. También a través de las manos y objetos que han estado en contacto con secreciones respiratorias de personas infectadas. Sobrevive en el ambiente por horas y entra por la nariz, la boca o los ojos.

Cuando alguien se contagia, incuba el virus por aproximadamente 5 días antes de presentar los síntomas, aunque el rango puede extenderse entre 2 y 8 días.

Además una persona puede volver a contagiarse varias veces.

¿Cómo prevenirlo?

-Lave frecuentemente sus manos, en especial, antes de tomar a su hijo/a.

-Mantenga lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y de manera complementaria hasta los dos años: los niños/as amamantados tienen menor riesgo de adquirir una infección respiratoria y menor riesgo de requerir hospitalización en caso de contagio.

-El virus sincicial se manifiesta como un resfrío común en adultos, por lo que es necesario evitar posibles contagios hacia los niño/as. Por tanto, restrinja las visitas de amigos y familiares que puedan estar contagiados y evite llevar a los niños/as a lugares donde haya aglomeración de gente (mall, supermercado, etc.).

-No envíe al jardín infantil o la sala cuna a los niño/as enfermos/as por una semana, ya que es un foco de contagio para los demás.

-Ventile diariamente su casa.

-Use solo una vez los pañuelos desechables y descártelos de inmediato. Lave sus manos después de limpiarse y al toser.

-Al toser tápese siempre la boca, y use el antebrazo para ello.

Tratamiento

El tratamiento de los casos no complicados es sintomático y se deben tomar medidas generales como:

-Mantener al niño /a hidratado.

-Bajar la fiebre cuando supere los 38 grados.

-Hacer lavado nasal permanente con motitas de algodón empapadas en agua con sal.

-Acostarlo en posición de semi – sentado. Procurando mantener el cuello estirado.

-Usar aerosoles broncodilatadores (puf) con indicación médica.

-En algunos casos, se puede recurrir a la kinesioterapia para movilizar las secreciones en los bronquios y aspirar las secreciones.

-Los casos complicados o severos requireen hospitalización.


Algunas conductas de los niños/as pueden revelar la existencia de problemas en la visión. Observa si se acerca mucho para mirar los dibujos, si se queja de molestias en los ojos o si se le irritan. En el caso que estos síntomas se mantengan en el tiempo, debes acudir a tu centro de salud para que evalúen si es necesaria la derivación a un especialista.


La manera más efectiva de mantener a tu hija o hijo sano/a es a través de las vacunas, ya que su función es prevenir enfermedades que pueden llegar a ser peligrosas. Y lo más importante es que no sólo lo protege a él o a ella, sino que a toda la familia y al resto de niños y niñas con los que interactúa.

El Ministerio de Salud tiene un Plan Nacional de Inmunización para el control, eliminación y erradicación de enfermedades prevenibles por vacunas. Estas vacunas se administran gratuitamente en todos los centros de salud del país.

Importancia de las vacunas

Las vacunas son medicamentos biológicos que, aplicados a personas sanas, provocan la generación de defensas (anticuerpos) que actúan protegiendo ante el contacto con los agentes infecciosos contra los que se vacuna, evitando la infección o la enfermedad.

Las vacunas benefician tanto a las personas vacunadas como a las personas no vacunadas y susceptibles que viven en su entorno.

¿Qué son las vacunas?

La mayoría de las vacunas son medicamentos elaborados a partir de los agentes infecciosos, tratados e inactivados para eliminar su capacidad de producir enfermedad, manteniendo su capacidad de estimular la respuesta protectora del sistema inmunológico de la persona vacunada.

¿Cómo se aplican?

Las vacunas se aplican a través de una inyección o por vía oral. En muchos casos son necesarias varias aplicaciones para conseguir que el efecto protector se mantenga durante años.

Para facilitar la aplicación correcta de las vacunas en niños y niñas se ha elaborado un Plan Nacional de Inmunización

¿Cuáles son las vacunas incluidas, contra qué son y cuándo se deben administrar a niños/as?

Dentro del Plan Nacional de Inmunización del niño/a se administran las siguientes vacunas:

Calendario de vacunas 2017

Calendario-vacunacion-2017

 

 

 


¿Aplicar muchas vacunas en lugar de fortalecer la salud de niños y niñas pueden sobrepasar la capacidad de respuesta del sistema inmunológico e incluso debilitarlo?

No. El sistema inmunológico es capaz de responder a una gran cantidad y variedad de antígenos.Se ha comprobado que los niños y niñas vacunados/as se defienden mejor de otras infecciones.

¿Es peligroso recibir varias vacunas al mismo tiempo?

No es peligroso, produce la misma respuesta de anticuerpos que si se administraran en forma individual y no aumenta la posibilidad de desencadenar reacciones adversas, solo se deben administrar en extremidades distintas.

¿Qué reacciones puede producir una vacuna?

En general, tiene reacciones que son esperables, generalmente son leves, como fiebre o dolor y enrojecimiento en el lugar de la inyección. Las reacciones más importantes son raras, por ejemplo: fiebre muy alta, erupción cutánea generalizada y mucha inflamación en el lugar de la inyección. En esos casos se deberá consultar al pediatra o centro de salud a la brevedad.

¿Se puede vacunar a un niño o niña que está enfermo/a?

Siempre es necesario consultar con el pediatra o centro de salud cuál es la mejor opción y si se debe esperar a que se recupere de dicha enfermedad.

De acuerdo a cada caso se debe evaluar si es necesario posponer la vacuna. Por lo general, un resfrío, tos, diarrea leve, no son contraindicaciones para vacunar. En el caso de fiebre alta, debe consultar su pediatra.

Tampoco se debe suspender la vacuna si anteriormente alguna vacuna le ha provocado fiebre, enrojecimiento o molestias. En el único caso que debe considerar y planteárselo al pediatra o en el centro de salud, es si al haber colocado la dosis anterior de la misma vacuna el niño o niña tuvo reacciones adversas muy exageradas y fuertes, como fiebre muy alta u otras alteraciones, y ha padecido de severas reacciones secundarias o malestares agudos persistentes.

No olvide que niños y niñas prematuros/as necesitan prevenir enfermedades por lo que no es bueno suspender la administración de vacunas (deben vacunarse según su edad cronológica, por ejemplo, si tiene 2 meses de nacido debe recibir las vacunas que reciben los niños/as de esa edad, sin importar cuánto se adelantó su nacimiento).

¿Qué hago si no he vacunado a mi hijo o hija en el mes correspondiente?

El calendario de vacuna es una guía para la administración de vacunas (esquemas) de los niños y así no confundir a los padres.

En cuanto a los tiempos, estos son mucho más complacientes que el calendario, ya que tenemos memoria inmunológica que no se pierde. Por lo tanto, si se les pasa el momento justo de los 4 o 6 meses para vacunar con la 2ª o 3ª dosis, no hay problema, se puede administrar con desfase y su curva de inmunidad estará completa, por ello es importante los esquemas completos con sus refuerzos.

La desventaja de atrasarse en el calendario, sobre todo en niños/as lactantes menores de 2 años, es que son mucho más vulnerables a enfermar y potencialmente, agravarse con estas enfermedades, es por ello que se intenta trasmitir la importancia de completar los esquemas de vacunación en los tiempos más acotados posible y así conseguir la inmunidad competente para enfrentar esas patologías.

¿Es cierto que las vacunas contienen elementos dañinos para la salud, como el mercurio?

Para preservar algunas vacunas se usa timerosal que es un derivado del mercurio. Se ha cuestionado la seguridad de este componente debido a que se relaciona con la posibilidad de toxicidad neurológica. La revisión de muchos estudios realizados en niños/as que recibieron vacunas que contienen timerosal y la posición de organismos de expertos internacionales en relación al uso de este compuesto en vacunas, ha permitido al Comité Consultivo de Inmunizaciones concluir que no existe evidencia de eventos adversos en lactantes o niños/as por exposición al timerosal contenido en vacunas rutinarias y, por lo tanto, no habría razón para modificar las actuales prácticas de inmunización en Chile. Para ver más sobre el tema pinche acá



¿Sabías que?

Salud Responde (600 360 77 77) es la plataforma telefónica del Ministerio de Salud encargada de brindar información, apoyo y educación en salud a todo el país, las 24 horas del día durante todo el año.
Está compuesto por un equipo multidisciplinario (médicos, enfermeras, matronas y psicólogos entre otras) y se enfoca en orientar a los usuarios respecto a los derechos y beneficios que ofrece la red de salud.

En caso que tengas una consulta puedes llamar o incluso pedir que te llamen si no tienes saldo.

Salud Responde

¿Cuánto sabes de este tema?

Autoevalúa tus conocimientos

¿Tienes dudas sobre esta información?

Consúltanos

También te puede interesar

Temas y RecomendacionesEnfermedades

Ver tema

Qué ofrece Chile Crece ContigoFortalecimiento del control de salud del niño o niña

Ver tema

Preguntas Frecuentas¿Dudas con respecto a las vacunas?

Ver tema

VideosBeneficios de la Lactancia

Beneficios de la Lactancia

AudioSalud bucal desde los primeros años

Columna del Experto¿Cómo prevenir, detectar y abordar enfermedades?

Ver tema

Material para Equipos Chile Crece ContigoDíptico de Chile Crece Contigo

Descargar