PeríodoGestación

Período
Período Gestación

Postparto o puerperio

El postparto o puerperio es el período que se inicia con el nacimiento de la guagua y expulsión de la placenta, y se prolonga durante varias semanas (aproximadamente 6) hasta que tu organismo vuelve a su estado normal. Esta definición es la aceptada entre los profesionales de salud, sin embargo, en la medida que solo se consideran aspectos físicos, algunos especialistas consideran que el puerperio se extiende por más tiempo incluyendo también aspectos emocionales y del sistema nervioso que podrían durar hasta cerca de los dos años de vida del niño(a).

Tras el parto, puedes descansar y recuperarte en parte durante la estadía en la maternidad del hospital. Con el paso de los días irás notando cómo tu cuerpo presenta nuevos cambios fisiológicos:

Postparto o puerperio

Luego del parto, el útero deberá comenzar a contraerse para volver a su estado normal. Lo hará a través de pequeñas contracciones más o menos dolorosas comúnmente conocidas como “entuertos”. Puedes masajear tu vientre con la mano empuñada para calmar esta sensación. Además, la lactancia favorece la contracción del útero.

Estas contracciónes son muy buenas y necesarias para que el útero quede en buenas condiciones después del nacimiento de tu hijo(a).


Durante este tiempo eliminarás los “loquios” o flujos vaginales semejante a una menstruación. Poco a poco se pondrán de color café oscuro y gradualmente se irán transformando en mucosidad. Esto sucederá durante alrededor de 40 días (de ahí el término cuarentena). Si en algún momento estas secreciones tienen mal olor o si presenta fiebre (temperatura de 38º C o superior), debes consultar en su centro de salud.


Durante este tiempo se recomienda mantener un reposo relativo, aprovechando de descansar cuando tu guagua duerma. Es importante que la familia coopere con el cuidado del recién nacido(a) y con las tareas domésticas. A partir del mes postparto puedes realizar actividades físicas y reanudar tu vida sexual si te sientes en condiciones para ello, previa consulta de planificación familiar.


Después del nacimiento, las mujeres están especialmente sensibles y sufren de frecuentes cambios emocionales. Es importante que la familia se reorganice para liberar por un tiempo a la mamá de algunas tareas, con el fin de que ella pueda descansar y dedicarse a su guagua.

Es bueno que todos en la familia sepan que durante este período es posible que la mamá:

  • Esté feliz y se ponga triste en poco tiempo
  • Llore con mayor facilidad
  • Esté irritable o enojona
  • Esté decaída o desanimada
  • Tenga sueño o insomnio
  • Sienta miedos
  • Tenga dificultades para enfrentar situaciones cotidianas

Si te sientes muy triste y desanimada, es importante que lo consultes con tu médico o matrona, porque es común que durante el puerperio las mujeres puedan presentar estados depresivos. La depresión tiene tratamiento y está cubierta por las garantías explícitas de salud (GES – AUGE).

No gastes energías tratando de ser perfecto(a). Ama a tu hijo e hija y disfruta de su compañía. Trate de ser el mejor padre, madre o cuidador(a) que puedas.familias (6)

Los adultos cuidan mejor de sus hijos e hijas cuando también se cuidan a sí mismos(as). Preocúpate de comer bien, descansar lo suficiente, compartir las tareas domésticas con tu pareja y/o otros familiares,  tener espacios de recreación, aprender y hacer cosas nuevas, divertirte, estar solos/as, aunque sea algunos minutos cada día, hablar y estar con otras personas, satisfacer tus necesidades de amor y sexualidad.

Cualquier cambio en la vida puede producir estrés. El estrés es la manera en que nuestro cuerpo reacciona a la sensación de que la vida está fuera de control. Cada persona reacciona al estrés de manera diferente. A algunos les vienen erupciones en la piel, dolores de cabeza o de espalda. Otros se sienten cansados(as), enojados(as), malhumorados(as), deprimidos(as), nerviosos( as) o culpables.Todo el mundo tiene un poco de estrés en su vida. No se le puede evitar, pero hay cosas que se pueden hacer para manejarlo mejor:

  • Es necesario tomarse las cosas con calma.
  • Duerme la siesta al mismo tiempo que los niños y niñas.
  • No guardes dentro de tí misma(o) tus pensamientos ni tus emociones.
  • Encuentra alguien con quien hablar. Una persona que te escuche con atención te ayudará a ver más claro tus problemas. Trata de hablar con tu pareja o con alguien de la familia. Habla con tus familiares, amigos(as), vecinos(as).
  • Cuídate.
  • Come bien.
  • Se activo(a).
  • Evita el consumo de alcohol y el tabaco.
  • Cambia lo que puedas.
  • Comparte las tareas con tu pareja.
  • Sal y haz algo que te guste.
  • Pide ayuda para manejar las cosas que no puedes cambiar solo(a).
  • Dirígete los servicios comunitarios, grupos de ayuda como la Liga de la Leche, centros de atención para familias, disponibles en tu red comunal.
  • Contacta a un profesional de tu centro de salud.
  • Llama a FONOINFANCIA de manera gratuita para resolver consultas urgentes sobre crianza: 800 200 818.

Pide ayuda profesional:

  • Si nada parece poder levantarte el ánimo.
  • Si te sientes triste, culpable e inútil, casi todos los días durante más de 2 semanas.
  • Si te sientes demasiado cansado(a) y triste para preocuparte de cualquier cosa, de tu apariencia personal, de lo que haces o lo que comes.
  • Si pareces incapaz de concentrarte en algo o pensar con claridad.
  • Si te cuesta vivir normalmente la vida cotidiana, no puedes dormir, no tienes ganas de levantarte por la mañana ni de vestirte ni de salir.
  • Si notas que te alejas de las personas que te importan.
  • Si te sorprendes pensando en la muerte o el suicidio.
  • Si piensas que no vas a poder cuidar bien de tu bebé.

 


Para el aseo genital basta con que se siente en el WC y deje caer un chorro de agua limpia para que arrastre las secreciones propias del puerperio. La ducha diaria está permitida inmediatamente postparto.


Papá: papahijo (21)Después del nacimiento, el padre es muy importante para que la familia se acostumbre a los cambios de vida que implica la llegada de un hijo o hija, para ayudar a que la madre amamante, compartir los cuidados del recién nacido y de la casa y sobretodo, tomando la iniciativa. Asiste a los controles de salud de tu hijo o hija, a talleres de habilidades de crianza para padres, madres y cuidadores(as) como “Nadie es Perfecto”. Hazte presente con afecto incondicional durante el desarrollo y la vida de tu hija o hijo. Comparte responsabilidades y tareas, así como el goce de ver crecer un hijo o hija.

Para el nacimiento de su hijo/a, recuerda que tienes derecho a un permiso pagado, de costo del empleador de cinco días.


Con la llegada de un hijo nace una mamá, un papá y una familia con más integrantes. Al mismo tiempo, la mujer se ve enfrentada a un conjunto de emociones y un conjunto de cambios: cambia su cuerpo, cambian sus intereses y otro aspecto esencial, el deseo sexual.Esto sin duda impacta en la relación que la mujer tiene con su propio cuerpo y con su pareja.

Cambios físicos, hormonales y psicológicos pueden alterar las ganas de mantener relaciones sexuales, al tiempo que el cansancio, la falta de sueño y el estrés que provoca la llegada de un nuevo ser humano que depende gran parte  del día de su mamá es razón suficiente para no considerar el sexo como algo prioritario después del nacimiento. Es difícil reconocerse en un cuerpo nuevo, que claramente no será, al menos durante los primeros meses, el mismo que tenías antes de la gestación. El cuerpo de las mujeres cambia con el parto y en ocasiones toma su tiempo volver a sentirse de la misma manera, tal vez eso no se logra nunca y el ejercicio es aprender a conectarse con un nuevo cuerpo, que siente y experimenta cuestiones nuevas.

Las hormonas, la misma que se libera durante las relaciones sexuales ¡están haciendo de las suyas!! Y el cuerpo de la madre, esta químicamente dispuesto a amamantar, acurrucar, y en algunos casos se encuentra completamente cómoda sin contacto sexual.

Ahora, como todo en la vida las experiencias de cada mujer varía y no hay un único patrón, pero sin duda una gran cantidad de mujeres siente su deseo sexual disminuido después del nacimiento, frente a lo cual surgen preguntas inevitables cuando ya han pasado los “40 días o la cuerentena” : ¿Volveré a sentir deseo por mi pareja? ¿Tengo  un problema?

La respuesta es NO, solo estás en un nuevo periodo de tu vida en que el cuerpo está sin energías y tus pensamientos enfocados en tu guagua.  Tranquila, con el tiempo recuperarás ese deseo. No te presiones a ti misma hasta que no estés lista. El sexo es una actividad placentera y si no te sientes preparada, date permiso para un descanso sin castigarte, sin culpas y sin imposiciones.

Para tu pareja es importante saber cómo es este proceso, de esa manera te puede acompañar mejor  Así también, es esencial el reinventarse como y en pareja, entendiendo las necesidades de ambas partes y comunicarse lo que le pasa a cada uno para evitar que el otro se sienta rechazado o herido.

Hay distintas formas de  vivir la sexualidad con tu pareja, Por lo tanto, cultivar la paciencia, la comunicación y abrazar los cambios en vez de resistirse a ellos es una clave para reanudar una sexualidad sana y feliz.

Mientras tanto vivamos la maternidad y la paternidad  sin culpa ni reproches, que este período pasará!!!. Ya vivimos con suficientes culpas para cargar una mochila más bajo nuestros brazos.

¡Esta nueva etapa será tan intensa y agotadora, como deslumbrante! Y ambos necesitarán cargarse de energía a través de la expresión amorosa entre ustedes y con su guagua para cuidar a su bebé, su vida en pareja, a ustedes mismos y su vida sexual .



¿Sabías que?

La mamá y el recién nacido/a recibirán visitas de familiares y amigos en el hospital. Pero si debe dar pecho es conveniente que se retiren un momento para que la madre esté más cómoda.

¿Tienes dudas sobre esta información?

Consúltanos

También te puede interesar

Temas y RecomendacionesPreparándose para ser mamá, papá y familia

Ver tema

Qué ofrece Chile Crece ContigoAtención personalizada del nacimiento

Ver tema

Preguntas Frecuentas¿Cuáles son los materiales que entrega Chile Crece Contigo?

Ver tema

VideosPrograma de Apoyo al Recién Nacido

Programa de Apoyo al Recién Nacido

AudioMitos y verdades del puerperio

Columna del ExpertoCómo enfrentar el delicado período después del parto.

Ver tema

Actividades para CompartirBatallón N°1 reforzado de amigas recolectoras

Descargar

Material para Equipos Chile Crece ContigoDíptico de Chile Crece Contigo

Descargar