Gobierno de Chile

Chile Crece Contigo

Temas y recomendaciones por etapa del desarrollo

http://www.crececontigo.gob.cl/wp-content/uploads/2015/08/Estimulacion-1.png

Estimulación

Por estimulación entendemos todas las acciones que van dirigidas a que tu hijo(a) pueda dominar de manera gradual habilidades cognitivas, motoras, socio-emocionales y de lenguaje. Esto significa entregarle experiencias que le permitan explorar el mundo que lo rodea (personas, objetos, espacios de movimiento, etc.), de acuerdo a su propio ritmo de desarrollo y sus características individuales. ¡No es necesario hacer cosas complicadas o utilizar juguetes caros o especiales!.

A tu hijo(a) le ayuda que:
Le hables y le cuentes lo que estás haciendo, juegues con él a lo que está jugando, lo pongas en espacios seguros en que pueda moverse y explorar con libertad, le animes cuando está intentando hacer algo, lo acojas cuando no lo logre, le cuentes cuentos, le pongas música, lo lleves de paseo, etc.

Para ello puedes aprovechar las actividades de todos los días y los espacios que hay en tu casa o lugares cercanos (plaza, patio, etc.). En las rutinas de todos los días (vestirlo, bañarlo, darle la comida, ir a comprar, etc.), hay muchos momentos que puedes aprovechar para la estimulación y para disfrutar juntos de las cosas nuevas que va aprendiendo.

Toda la familia puede participar (padres, abuelos, hermanos, tíos), mientras más experiencias diferentes tenga tu hijo(a) más cosas irá aprendiendo.

Es importante saber que la estimulación NO es lo mismo que enseñar o entrenar al niño(a) para que logre una habilidad (p. ej: presionarlo para caminar solo o para dejar los pañales). Ten confianza en que un niño(a) adecuadamente estimulado(a) logrará estos hitos de manera natural y sin necesidad de acciones adicionales.

papahijo (19)CONSIDERACIONES GENERALES PARA ESTIMULAR A TU GUAGUA

Durante sus primeros meses, el mejor juguete para estimularle es tu cara. Tus gestos, miradas y sonidos son el estímulo ideal para su desarrollo en este período.

A medida que crezca, tu guagua conocerá el mundo que le rodea a través de los sentidos. Para ello, motívala a jugar con distintas sensaciones, olores, colores, formas, texturas o sabores. Estas experiencias activan distintas conexiones neuronales y potencian un adecuado desarrollo cerebral.

No olvides que las guaguas también necesitan tiempo para descansar, evita la sobreestimulación.

Utiliza juguetes seguros, con superficies de distintos colores y texturas. Recuerda que es natural y sano que una guagua se lleve las cosas a la boca. Entrégale objetos que pueda morder y chupar sin riesgos.

Utiliza juguetes musicales, estimulando a la guagua para que busque de dónde provienen los sonidos.

Jueguen frente a espejos para que tu guagua pueda verse, descubrir, experimentar y disfrutar con su reflejo.

Aunque tu guagua no comprenda totalmente el significado de las palabras, es importante que le hables y cantes, mencionando las cosas a su alrededor, las partes de su cuerpo, las acciones que realizas, etc.

Entrégale mucho afecto: acaríciala, sonríele, mírala a los ojos, abrázala, hazle cosquillas, apláudela, etc.

DESDE EL PRIMER MES

Flexiona y estira los brazos de tu hijo/a suavemente, realizando delicados movimientos circulares hacia arriba y hacia los lados. Toma sus piernas y realiza suaves masajes. Recuerda sonreír y hablar a tu guagua mientras lo haces. Estos ejercicios fortalecen los músculos de las extremidades.

Dale masajes . Existen diferentes técnicas de masajes, lo importante es que sea un momento placentero para tu guagua y para tí. Para saber más, puedes revisar nuestra cartilla acá.

Recuéstate y ponla de guatita sobre tu pecho. Esta posición la relaja y la motiva naturalmente a ejercitar los músculos de su cabeza y cuello.

Ponle ropa suelta que le permita moverse libremente. Ten precaución especialmente con la ropa tipo “osito” o “enterito”, que se está apretada puede limitar el movimiento de sus piernas y la ejercitación de los músculos de su guatita. Evita sobre-abrigarlo.

Cuando el clima lo permita, den un paseo juntas(os), aunque sea cortito es muy beneficioso para ambas(os) y le permite a tu guagua experimentar nuevos olores y sensaciones, ver cosas nuevas etc. 

DESDE EL SEXTO MES

Pon a la guagua de guatita y con algún objeto que le sea atractivo al frente. Empuja suavemente sus pies para estimular que se arrastre. Ya es tiempo de preparar al bebé para el gateo. Poco a poco el niño/a aprenderá a impulsarse con sus rodillas y antebrazos, primero arrastrándose y luego gateando.

Ayúdale a sentarse colocando una barrita (como un palo de escoba corto) para que el niño/a se afirme.

DESDE EL SÉPTIMO/OCTAVO MES

Coloca al niño/a cerca de las barandas de su cuna y muéstrale un juguete por encima para que intente alcanzarlo.

DESDE LOS DIEZ MESES

Estimula al niño/a a que se ponga de pie apoyado de muebles. Entrégale cajas y envases limpios y seguros de distintas formas y tamaños para que aprenda a abrirlos y cerrarlos.
Estimúlalo a que se atreva a dar pasos independientemente.

Entrégale juguetes y objetos pequeños, para ejercitar la motricidad fina y el desarrollo de la pinza del dedo pulgar e índice. Observa siempre cuando juegue con objetos pequeños ya que puede llevarse estos a la boca y sufrir algún accidente.

Las guaguas a veces necesitan más estimulación y en otros  momentos menos. Es importante que aprendas a leer sus señales y
comprender lo que necesita:

¿Cómo reconocer estas señales?

Guagua que necesita más estimulación:FIG 1

¿Cómo se ve?: Somnolencia, escaso interés, impresiona  aburrido(a)” o más bien pasivo(a).

Nivel de actividad: Baja, ritmo más bien lento, si realiza alguna actividad es más bien repetitiva.

 Contacto con el ambiente: Miradas escasas, pocos sonidos y/o gestos. Cuerpo más bien lacio, no suele iniciar ni responder a tus interacciones. No intenta tomar objetos o no realiza ninguna acción con ellos.

¿Qué hacer?: Intenta alguna actividad que sea más desafiante para tu hijo(a), hablarle, animarlo, entusiasmarlo con algún gesto u objeto de su preferencia, cambiar su postura.

Guagua que está adecuadamente estimulada:FIG 5

¿Cómo se ve?: Atento(a), interesado en actividad, demuestra placer en lo que está haciendo.

 Nivel de actividad: Normal. Va cambiando entre momentos de mayor y menor ritmo de actividad.

Contacto con el ambiente: Contacto fluido a través de la voz, mirada, gestos, muestra objetos, etc.

¿Qué hacer?: Mantener la actividad mientras sea placentera para tu hijo(a) (no significa que esté siempre riendo, sino que está calmado,concentrado y aprendiendo nuevas cosas!). Proponerle una nueva actividad cuando se le haga aburrida.

Guagua que necesita menos estimulación:FIG 2

 ¿Cómo se ve?: Irritabilidad, rechazo, signos de displacer o estrés (llora, se pone tiesa, rechaza juguetes, se intenta alejar, etc).

Nivel de actividad: Exagerado, no logra centrarse en una actividad que disfrute, pasa de una a otra, ritmo más bien acelerado.

Contacto con el ambiente: Muestra conductas de enojo o rechazo de los juguetes, del adulto o del lugar donde está. Se observa “sobrecargada” por la cantidad de estímulos a su alrededor.

¿Qué hacer?: Bajar cantidad de estímulos ambientales (ruidos, juguetes, cantidad de personas hablándole, etc.) Darle más espacio físico (p.ej: si el adulto está muy encima o está encerrada entre muchos juguetes o materiales a su alrededor).

Acciones de estimulación:

Un espacio seguro para que pueda explorar por sí mismo(a). Anímale, acompáñale pero no dirijas su actividad.

Ponle cerca diferentes objetos, permitiéndole “descubrir” por sí mismo(a) a uso que tienen (aunque no sea el mismo que para los adultos, p.ej: usar una cuchara como “avión”).

Mantente disponible para responder oportunamentea sus comunicaciones de tu guagua (sonidos, palabras, gestos, movimientos).

Felicita sus esfuerzos, aunque no le resulten (¡nadie nace sabiendo!).

Acciones que NO son estimulación:

Enseñar a usar un material o juguete de manera mecánica y/o sólo para una cosa (p. ej:los cubos sólo para hacer torres, los lápices sólo para rayar, los autos sólo para hacerlos andar).

Inundarle con actividades, interacciones o materiales. (p.ej: poner demasiados juguetes y dejarlo sólo con ellos, pasarle un juguete  tras otro, hablarle sin esperar a que responda).

Ignorarle o no responder a sus gestos y sonidos.

Corregir su exploración (p. ej: “los árboles son verdes, no se pintan de morado”, “eso no se usa para subirse, se usa sólo para sentarse”).

Corregir la pronunciación de tu hijo(a) cuando está comenzando a hablar.

Presionar el logro de hitos del desarrollo: (p.ej: sentarse solo, hablar, controlar esfínteres).

Las guaguas, niños(as) y adultos pasamos por diferentes momentos durante el día. A estos se les llaman “estados de alerta” y es muy importante aprender a reconocerlos en tu hijo(a) para que puedas estimularlo en los momentos adecuados, resguardar su descanso y consolar su llanto según lo requiera.

FIG 6

Recuerda: Los momentos óptimos para estimular a tu hijo(a), especialmente durante su primer año son en sus períodos de “alerta tranquila”.

El desarrollo integral de tu guagua depende del desarrollo de su cerebro y éste se estimula tanto a traves de los estímulos que recibe del medio como de sus cuidadores cercanos.

La alfombra de goma EVA busca enriquecer el espacio de juego para tu guagua en el hogar, es facilmente almacenable, higienizable y segura.

alfombra-goma-eva-imagen

¿Cómo usar la alfombra?

1) Elije un  lugar seguro en el SUELO de la habitación y arma la alfombra. Aunque te parezca raro, es muy importante que sea sobre el suelo, porque el cuerpo de tu guagua necesita sentir la superficie dura y estable, ni la cama ni la cuna sirve para ellos.

2) Siempre que el bebé esté en el suelo debe estar acompañado de un adulto.

3) A partir del segundo mes de vida, pon a tu guagua de espaldas sobre la alfombra, con objetos o juguetes livianos a unos 20 cm. De tu cara, uno a cada lado.

4) La guagua va a  ejercitar primero su cuerpo de espaldas y en el segundo mes de vida va a empezar a girarse para alcanzar un objeto: éste es el momento clave que indica que ya se puede poner de guatita, con objetos atractivos a su alrededor para que los explore.

5) Pon a tu guagua mínimo cuatro veces al día en la alfombra. Al principio por períodos cortos de 1 a 5 minutos y después prolongándolos poco a poco hasta llegar a 30 minutos o más, según la tolerancia de él o ella.

6) Cuando la pongas en la alfombra debe estar cómoda, sin hambre, ni sueño, ni pañales sucios.

goma eva

¿Sabías que?

¿Por qué es importante estimular a los niños(as) desde sus primeros años?  Los estudios nos muestran que el cerebro de tu guagua se desarrolla a una velocidad impresionante durante sus primeros años, pero este desarrollo depende mucho de la estimulación que reciba del ambiente que lo rodea.

¡Toda la familia puede ayudar!  Asimismo, un niño(a) poco estimulado en sus primeros años tiene más riesgo de tener dificultades después en su aprendizaje, relaciones sociales, rendimiento escolar, etc. ¡Las experiencias tempranas importan mucho!