Período4 años y más

Período
Período 4 años y más

El desarrollo físico

Nadie es Perfecto es un taller para fomentar las habilidades de crianza en padres, madres y cuidadoras(es) de niños/as de 0 a 5 años. Consiste en encuentros grupales o asesorías personales, dirigidos a compartir experiencias de crianza en familia, aprender de otros y recibir orientaciones en problemas frecuentes para fortalecer el desarrollo de niños y niñas.

El taller de  Desarrollo Físico trata, entre otras cosas, los siguientes temas sobre el crecimiento y desarrollo infantil y cómo fomentar la salud:

El desarrollo físico

Los niños y niñas no son todos(as) iguales. Los bebés sanos crecen con gran rapidez y son capaces de hacer más cosas.

Con frecuencia los padres, madres y cuidadoras(es) se
preguntan si su hijo o hija es normal. “¿Está demasiado
gordo(a)?”, “¿Es bastante fuerte para sentarse?”, “¿Debería
poder caminar ya?

Cada niño o niña es un ser único y especial. Dos niños o niñas de la misma edad y sexo pueden ser muy diferentes entre sí y estar ambos sanos.


El niño y niña aprende mirando e imitando a los adultos.

Si usted se pone el cinturón de seguridad cada vez que
sale en el auto, él o ella aprenderán a pensar en la seguridad.

Si usted se lava los dientes, él o ella también lo harán.

Si usted se lava las manos antes de las comidas, lo mismo hará él o ella.

Lavado de manos

Usted es el centro del mundo de sus hijos e hijas. Ellos(as) aprenden mucho mirando lo que usted hace.

Si usted come alimentos nutritivos, también ellos o
ellas querrán comerlos.

Si a usted le gusta salir a caminar y hacer otras actividades,
ellos o ellas aprenderán que ser activo(a) es divertido.

Si usted obedece las reglas de seguridad del tránsito,
ellos y ellas aprenderán a ser cuidadosos(as).


Para crecer y estar saludables, los niños y niñas necesitan correr, jugar y hacer actividad
física. Ayúdeles a realizar actividades todos los días.

-Cada día dedique idealmente una hora a juegos físicamente activos. Al aire libre, si es posible, y al interior, si hay mal tiempo. Apague el televisor y estimule a los
niños o niñas a moverse.

-Sea activo con sus hijos e hijas. Jueguen a la pelota. Salgan a caminar. Hagan carreras en el parque. Vaya a su plaza. Ponga música y bailen juntos. Gatee con los bebés. Jueguen a correr juntos. Jueguen a caminar más rápido. Haga motivador el solo hecho de caminar.

-Demuestre a sus hijos e hijas que a usted le divierte
ser activo(a). Su ejemplo es más importante que cualquier otra cosa.¡Diviértase y ellos y ellas también se divertirán!

-Invite a amigos(as) de sus hijos e hijas para hacer actividades en grupo.

Ayude a sus hijos a ser activos

Cuando su hijo o hija está sano(a) crece, se hace más fuerte y se interesa por su ambiente.


El humo de cigarrillo es peligroso para todos(as), pero sobre todo para los niños y niñas. Los pequeños(as) son más sensibles al humo de los fumadores. Además, respiran con mayor rapidez que los adultos, lo que significa que inhalan más aire y, por lo tanto, más humo.

Quienes viven con fumadores son más propensos a sufrir otitis, tos, resfríos, bronquitis, amigdalitis, neumonía, alergias y asma.

Usted puede proteger a su hijo e hija del humo de otros fumadores:

-Haga de su hogar un lugar sin humo. Aun si usted fuma y no está listo para dejar de fumar, puede elegir no fumar dentro de la casa.

-Haga de su auto un lugar sin humo. El humo se acumula rápidamente en el pequeño espacio cerrado de un auto.

-Nadie debería fumar cerca de sus hijos e hijas. Pida a sus familiares, amigos y a las personas que se ocupan de sus hijos e hijas que no fumen cerca de ellos.

En las regiones de clima frío, los niños y niñas pasan mucho tiempo en el interior de la casa. En estos casos, fumar dentro del hogar implica un mayor riesgo, porque eliminar de una pieza el humo desprendido de un solo cigarrillo lleva por lo menos tres horas. Aun después de ese lapso, una parte del humo se impregna en las paredes, los muebles y los juguetes.

Ambiente libre de humo de tabaco

Todos los niños y niñas deber estar protegidos del humo del cigarrillo.


Los niños y niñas necesitan dormir y descansar para sentirse bien, tanto como alimentarse y moverse. Cuando más pequeños(as) son, más horas de sueño necesitan.

Frecuentemente, los niños y niñas muy pequeños(as) duermen en cortos períodos de tiempo y vuelven a despertarse. Esto podría hacerle creer que ellos no duermen mucho.

La mayoría de los niños y niñas necesitan unas 10 a 14 horas de sueño en total cada día.

Dormir las horas necesarias

Un pequeño descanso durante el día hace bien, puede ser una siesta o un descanso aunque el niño o niña no duerma. (Esto también es una buena idea para los adultos


Estar limpio(a) es una parte importante de estar sano(a).

Los niños y niñas, incluso los bebés, pueden bañarse diariamente o sólo hacerlo unas 2 ó 3 veces ´por semana. Lo realmente importante es mantener las manos, la cara y la zona genital y anal siempre limpias.

Intente que el momento del baño sea un juego divertido, dándole al niño o niña muchos juguetes, por ejemplo: tazas, botellas de plástico vacías, esponjas.

Después del baño, se puede aprovechar para recortarle más fáciles las uñas porque están mas blandas. Una vez a la semana es suficiente.

No corra hacia atrás la piel del pene de su hijo cuando se lo lave.

Seque solo la oreja. No le limpie el canal interior de los oídos, ni siquiera con cotonitos. No es necesario y podría hacerle daño en el oído.

LAVADO DE MANOS

Lávese usted las manos junto a sus hijos o hijas, así ellos aprenderán este hábito a través del placer de hacerlo con usted.

-Siempre antes de cocinar.

-Siempre antes de comer.

-Siempre después de ir al baño.

-Cuando sea necesario.

Estar limpios

Lavarse puede ser tan divertido como ensuciarse.


El control de salud de rutina permite controlar la visión, la audición, el crecimiento y el desarrollo de su hijo o hija.

El médico o la enfermera le harán preguntas sobre su hijo o hija. Pregunte todo lo que usted quiera saber (anótese las preguntas si teme olvidarlas). Si no comprende la respuesta, dígalo. Deje que los pequeños(as) hagan preguntas también. Ninguna pregunta es tonta.

Pídale al profesional que le enseñe a usar el termómetro.

Algunos niños y niñas son curiosos y muestran interés en las visitas al médico o a la enfermera. Otros tienen miedo. Explíqueles lo que va a suceder. Abrace y elogie al niño y niña por cooperar, aunque se haya puesto a llorar.


Desde el nacimiento, en la maternidad, los niños y niñas reciben su primera vacuna que corresponde a la antituberculosis, la que le brotará en el brazo días después.

Aproximadamente a los dos meses de edad, sus hijos e hijas deberían comenzar a recibir vacunas que los protegerán de enfermedades graves.

En su centro de salud usted cuenta con un calendario fijo de vacunas, las que se realizarán en forma gratuita, lleve siempre el carné de vacunación para que queden anotadas.

Las vacunas les protegen contra la difteria, la tos convulsiva, el tétano, el sarampión, las paperas, la poliomielitis, la rubéola y la infección por Haemophilus. Además, es importante protegerlos de la hepatitis B.

Pregunte a un profesional de su centro de salud dónde y cuándo vacunar a su hijo o hija.

Vacune a sus hijos

 

El calendario de vacunas está disponible en su centro de salud o en el Cuaderno de Salud de Niñas y Niños. Es importante guardar el carné de vacunación de su hija o hijo. Lo necesitarán cuando comiencen la escuela para continuar el calendario de vacunas escolar.


No deje que su hijo o hija se duerma con la mamadera en la boca: La leche o el jugo que queda en la boca del bebé puede provocar caries e infecciones de oídos.

Enseñe a sus hijos o hijas a cepillarse los dientes:

EN BEBÉS:

Comience por hacerle un cepillado suave cuando el bebé tenga su primer diente. Use un cepillo muy blando, suave, pequeño e individual.

EN NIÑOS MAYORES DE 2 AÑOS:

Use pasta de dientes con flúor para evitar las caries dentales. La medida justa de pasta dental es ponerla a lo ancho del cepillo y no a lo largo.

Haga de ello una costumbre por la mañana y por la noche. Al principio, es más importante cepillarse los dientes con agrado que aprender a hacerlo perfectamente. Ayude a los niños o niñas a cepillarse los dientes por turnos, un ratito se cepillan ellos y otro rato se los cepilla usted (asegúrese que queden limpios).

Control con dentista:

Trate de no traspasarle su propio miedo al dentista. Pregunte a su dentista o a una enfermera de su centro de salud por los servicios odontológicos para niños y niñas en su comuna.

Cepillo dental:

El cepillo de dientes bien utilizado no debería durar más de 6 meses, preocúpese de mantenerlo limpio y renovarlo después de este tiempo.
Cuide-los-dientes

Los dientes de leche preparan la llegada de los dientes permanentes. Recuerde que a los seis años su hijo o hija tiene derecho a un control y tratamiento dental por el AUGE (Garantía Explícita de Salud).


Los bebés y los niños y niñas obtienen la energía que necesitan para crecer y estar sanos a través de los alimentos que comen.

Use una silla alta para dar de comer. Fomente los horarios en las comidas y colaciones.

Manténgase calmada(o) durante las comidas. Los adultos tienen la tarea de ofrecer a sus hijos e hijas alimentos buenos, saludables y que se adapten a su edad. Pero es el niño y niña quien decide qué cantidad va a comer.Aun los bebés saben cuándo han comido lo suficiente. No obligue a un bebé, ni a un niño o una niña a comer.

Si ellos y ellas crecen y son activos, es porque lo que comen es suficiente.

Consulte a un profesional de su centro de salud por información para una alimentación sana y adecuada, según la edad de su hijo o hija.

Evite castigar y premiar a su hijo o hija con la alimentación.

Ayude-a-su-hijo-a-comer-bien

A veces, un niño o una niña puede estar mañoso(a) para comer y otras veces hambriento(a).


Recién nacidos:

La leche materna es el alimento más completo y adecuado para los bebes. Es la más fácil de diferir y la que se asimila mejor. La leche materna protege a los bebes contra enfermedades e infecciones. El amamantamiento materno permite mimar al bebe y mantener con él o ella una relación de gran intimidad. Si tiene dificultades para amamantar, consulte con el equipo de salud, quien le brindará ayuda y apoyo para que pueda dar el pecho exitosamente, para ayudarle a lograr una lactancia materna exclusiva por 6 meses. Si fuera necesario suplementar transitoriamente o definitivamente, le indicara la mejor forma de administrar la leche, el tipo y su preparación.

Recuerde que es importante sostener al bebe en los brazos y mirarlo a sus ojos cuando lo alimente. No deje al bebe solo con la mamadera apoyada en un objeto, porque los bebes necesitan de compañía y cariño.

De 4 a 6 meses:

En esta etapa, la leche materna exclusiva es la mejor opción. A esta edad no se indican cereales  si toma sucedáneos de la leche materna.

De 6 a 9 meses:

A esta edad la leche materna puede seguir siendo el principal alimento. Desde la edad de 6 meses, y no antes, según la indicación de su equipo de salud, puede comenzar a ofrecerles pequeñas cantidades de papillas coladas para bebes (1 a 2 cucharadas soperas, sin agregar sal ni azúcar), empezando con algunas verduras, frutas, luego carnes y con agrado de aceite. Hacia el octavo o noveno mes, puede comenzar a darle legumbres como lentejas y porotos, pasados por cedazo. Los alimentos nuevos se le deben dar de a uno por vez, ya que los niños se deben adaptar a los sabores nuevos, insista con suavidad en distintas oportunidades. Deje pasar una semana antes de ofrecerle otro alimento nuevo a fin de darle tiempo a que se adapte a cada alimento.

Desde los seis meses y no antes, es mejor que los niños pequeños aprendan a tomar agua pura y no jugos de fruta.

De 9 a 12 meses:

A esta edad la leche materna sigue siendo la mejor fuente de leche. Desde los 10 a 11 meses puede agregar huevo y pescado, si no hay antecedentes de alergia familiar a esos alimentos. Desde los 12 meses los bebes pueden comenzar a recibir la mayor parte de los alimentos de la casa para adultos, siempre que estén molidos como papilla o muy picados.

La leche materna exclusiva es el mejor alimento hasta la edad de 6 meses. Su médico, una nutricionista o una enfermera de su centro de salud pueden aconsejarle acerca de la alimentación de su hijo o hija.


Los niños y niñas pequeños(as) no necesitan grandes porciones de comida, pero es necesario que aprendan a conocer y a probar numerosos alimentos.

En las comidas, los niños y niñas pequeños(as) ensucian bastante. Es normal que quieran jugar con los alimentos. Esa es la manera en que aprenden. Ellos(as) miran, huelen, lamen, aprietan entre las manos, aplastan la comida y luego ¡la comen!

El mejor método es darle al niño y niña pequeñas cantidades de diferentes clases de alimentos. Deje que su hijo e hija decida la cantidad que comerá. Déle una peque ña porción para comenzar y ofrézcale más, si así lo desea.

Para ayudar a su hijo o hija a disfrutar de los alimentos sanos:

Ofrézcale alimentos:

-Coloridos.

-Cortados en pequeños trozos y fáciles de comer.

-Simples, con pocos condimentos, sin sal ni azúcar agregada.

-El mismo tipo de comida que disfruta el resto de la familia.

Ofrézcale alimentos nuevos con otro que ya le guste para facilitar la incorporación de un nuevo alimento.

Anímelo(a), pero sin obligarlo, a probar por lo menos una cucharadita de un alimento nuevo que le esté ofreciendo y no lo obligue a más hasta otra oportunidad.

Los niños y niñas recordarán toda su vida lo que usted les haya enseñado sobre los alimentos.


Como su estómago es pequeño y comen poco cada vez, los niños y niñas pueden necesitar tres buenas comidas y una colación nutritiva entre ellas. Esta colación debe estar compuesta de alimentos saludables.

Alimentos saludables para comer como colación:

-Cereales que no contengan azúcar.

-Frutas y verduras frescas, jugos de frutas y verduras sin añadir azúcar.

-Leche y yogurt natural.

 

Algunos alimentos pueden ser peligrosos para niños y niñas muy pequeños(as). Evite los alimentos que los pueden atragantar, pastillas de dulces, nueces, maní, semillas, “cabritas”, uvas y cerezas enteras, zanahorias crudas hasta los 5 ó 6 años.

Colaciones-sanas

Trate de no dar a su hijo o hija dulces o golosinas para premiarlo(a). Un abrazo o pasar tiempo juntos es la mejor recompensa.



¿Sabías que?

Los dientes de leche preparan la llegada de los dientes permanentes. Recuerde que a los seis años su hijo o hija tiene derecho a un control y tratamiento dental por el AUGE (Garantía Explícita de Salud).

¿Tienes dudas sobre esta información?

Consúltanos

También te puede interesar

Temas y RecomendacionesEnfermedades

Ver tema

Qué ofrece Chile Crece ContigoControl de Salud de Niño y Niña Sano en Establecimientos Educacionales

Ver tema

Preguntas Frecuentas¿Cómo acceder a los talleres Nadie es Perfecto?

Ver tema

VideosFue sin querer

Fue sin querer

AudioMovimiento y aprendizaje

Columna del ExpertoEn el Movimiento se encuentra la Vida

Ver tema

Actividades para CompartirUna estrellita llamada sol

Descargar

Material para Equipos Chile Crece ContigoDíptico de Chile Crece Contigo

Descargar