Período0 a 2 años

Período
Período 0 a 2 años

Desarrollo y dificultades comunes

Para comprender cómo se desarrolla un niño o niña con discapacidad, es muy importante comprender cómo lo hace uno sin ninguna alteración. De esta manera entenderemos cuál es el camino al que intentamos acercarnos a través del proceso de rehabilitación.

El proceso de rehabilitación es complejo y demandante para la familia, pero se acompaña de múltiples alegrías cuando poco a poco comienza a identificar los logros y aprendizajes que permiten al niño/a realizar nuevas actividades y ser más autónomos.

Desarrollo y dificultades comunes

El niño/a cuando nace y se relaciona con su familia comienza a desarrollar habilidades en una gran variedad de aspectos, los cules suelen agruparse en 4 áreas: física, emocional, intelectual y social. Cada una de estas áreas se desarrolla en forma coordinada, hasta llegar a tener un conjunto de habilidades que le permiten relacionarse con el entorno y responder a las necesidades de éste.

El desarrollo va desde lo más simple a lo más complejo, y se produce por etapas sucesivas. Así, por ejemplo, un niño no va a caminar si antes no ha aprendido a afirma la cabeza, estabilizar su tronco, movilizar sus piernas, equilibrarse de pie, etc. Otro aspecto clave es que lo que ya se aprendió no se olvida, las habilidades que un niño/a va adquiriendo se van sumando a las anteriores, de no ser así debemos sospechar que hay un problema en el desarrollo. Por ejemplo, si un niño coge objetos y se lo pasa de una mano a otra, y tras unos meses deja de hacerlo, es señal de que algo puede estar sucediendo y debemos consultar al especialista.guagua (1)

Es importante también saber que cada niño y niña se desarrolla a un ritmo diferente. Si bien existen ciertos hitos de desarrollo que nos permiten predecir que la mayoría de los niños/as logran adquirir habilidades más o menos a la misma edad, cada niño/a tiene su ritmo propio. Por lo tanto. algunos adquieren habilidades más temprano y otros un poco más tarde. En este aprendizaje de habilidades tiene gran importancia la estimulación que recibe el niño o niña en su hogar. Por ejemplo, hay niños que primero desarrollan más rápido el lenguaje, otros la habilidad con las manos, o las habilidades sociales, entre otras; cada niño/a tiene un ritmo distinto dentro de ciertos rangos.

Un niño/a desde que nace hasta que ingresa a la escuela, va a adquirir habilidades que le permitan avanzar de un estado aparente de poco contacto y poca movilidad a un estado de mayor participación con el entorno.


Cuando un niño/a presenta una discapacidad, ya sea al nacer o después del nacimiento, su desarrollo puede verse disminuido. Sin embargo, especialmente hasta los 5 o 6 años de edad puede desarrollar más y mayores habilidades, al contar con un proceso de estimulación, rehabilitación y apoyo adecuado, tanto para el niño/a como para la familia.

Estos procesos de rehabilitación tienen el objetivo de facilitar los estímulos que el niño o niña requiere para aprender nuevas habilidades que le permitan superar sus dificultades, de manera de ser lo más autónomo posible. Los procesos de rehabilitación son totalmente individuales; es decir dos niños/as de la misma edad, con iguales diagnósticos, van a tener diferencias y resultados importantes entre sí.

El proceso de rehabilitación es complejo y demandante para la familia, pero se acompaña de múltiples alegrías cuando poco a poco comienza a identificar los logros y aprendizajes que permiten al niño/a realizar nuevas actividades y ser más autónomos.necesidadesespeciales (6)

La mejor forma de estimular a nuestros hijos es integrando las actividades que nos enseñen en los centros de salud, en los jardines infantiles o en centros especializados a nuestra vida cotidiana, a través de juegos o ejercicios simples que permitan estimular, al igual como jugamos cotidianamente con cualquier niño o niña. Cuando un niño o niña con discapacidad realiza un ejercicio a través del juego, tolera mejor las molestias que éste pueda causarle y aprende más fácilmente, a la vez que se siente querido y apoyado, dado que es la forma natural de aprendizaje, exploración del mundo y de sus propias habilidades.

Por otra parte, la familia deberá ir aprendiendo poco a poco a hacer las tareas de cuidado cotidiano de manera que pueda sentirse más segura en cómo cuida a su niño o niña, para ser más efectiva en darle el apoyo que éste requiere. Ello puede requerir de Ayudas Técnicas, que son elementos que favorecen la función y la autonomía de las personas con discapacidad y sus cuidadoras.

El desarrollo se da en forma simultánea en todas las áreas de aprendizaje de un individuo. Más allá del tipo de discapacidad que tenga tu hijo/a, la estimulación de cualquier niño o niña es siempre integral, es decir, en todas las áreas del desarrollo, pero enfatizando en aquellas áreas que tienen mayor dificultad o retraso según la secuencia de desarrollo típico de los niños y niñas, de manera de no adelantarnos en su proceso.

Por ejemplo las personas tenemos 5 sentidos muy conocidos y que nos permiten relacionarnos con nuestro medio (auditivo, visual, olfativo, táctil y gustativo) y tenemos otros 2 sentidos (propioceptivo y vestibular) que nos dan información de cómo esta nuestro cuerpo en relación al espacio. Tenemos habilidades para relacionarnos y comunicarnos con los demás y habilidades para aprender y comprender lo que nos rodea; si un niño tiene dificultades, por ejemplo, en un área sensorial, (como discapacidad visual) repercutirá en toda las demás áreas de su desarrollo; por eso reforzaremos todas las áreas, especialmente sus sentidos, para que desarrolle nuevas habilidades que permitan “compensar” aquello que tiene mayor daño.


Muchas veces la discapacidad se acompaña de otras dificultades, como problemas digestivos, respiratorios o de deglución (comer y tragar). Por ello te recomendamos algunas sugerencias que puedes tener en cuenta si tu niño o niña presenta alguna de éstas.

Alteraciones digestivas

La falta de movimiento de los niños y niñas con alguna discapacidad física suele alterar también la actividad del sistema digestivo, por lo que es común que estos niños tengan problemas de estreñimiento con mayor frecuencia. Para evitarlos se recomienda realizar un suave masaje sobre la guatita. Este se realiza apretando suavemente la zona abdominal con la palma de la mano, de manera lenta, girando en el sentido de las manijas del reloj. También es bueno que el niño o niña esté durante el día en diferentes posiciones: de pie, sentado y de guatita; y dar mucho liquido durante el día. Si tiene dificultad para tomar el agua, ésta puede darse al niño/a sentado o semi-sentado, con una cuchara pequeña o con una jeringa sin la aguja en pocas cantidades (nunca acostado). Por último, es bueno preparar alimentos ricos en fibra o un poquito más de aceite a las comidas.

Problemas respiratorios

En niños y niñas con discapacidad física son muy frecuentes las bronquitis y neumonías. Esto se debe a varias razones: principalmente a que la tos es débil, la respiración suele ser menos profunda (el aire que ingresa en cada respiración es menor a lo necesario); también a que es frecuente que existan algunos problemas para tragar bien, lo que hace que a veces la comida, en vez de ir al sistema digestivo, sea aspirada a los pulmones y se infecte. En cualquiera de los casos se recomienda hacer ejercicios para mejorar la capacidad de respiración. Puedes enseñar a tu niño o niña a soplar y toser; puedes, por ejemplo, intentar mover papelitos de colores soplando por una bombilla o buscar objetos en un plato de harina soplándola. También es bueno que, al dar de comer, siempre el niño esté bien sentado y no lleve la cabeza hacia atrás al tragar; cuando el niño o niña duerma o descanse es bueno ponerlo de lado y se recomienda que inclines la cama de manera que la cabeza este un poco más alta que los pies.

Problemas para comer y tragar

También es frecuente que los niños y niñas con discapacidad física tengan dificultad para masticar y tragar algunos tipos de comida. Esto ocurre por dos cosas: a veces tienen problemas para aceptar algunas consistencias de comida y otras veces se les dificultan los movimientos para masticar y tragar. Así, es frecuente que se atoren más fácilmente y que a veces aspiren el alimento, lo que es un riesgo para enfermedades respiratorias. Se recomienda cambiar la consistencia de los alimentos de a poco, para que el niño/a aprenda a comer. Comienza con texturas más licuadas y finas al comienzo, después puedes darle alimentos más espesos y grueso, luego molidos con tenedor, picado y finalmente más enteros. Este proceso será más complejo y más lento que en un niño o niña sin discapacidad, pero en la mayoría de las ocasiones se podrá realizar con éxito.


Dificultades para comer y tragar

Es frecuente que los niños y niñas con discapacidad física tengan dificultad para masticar y tragar algunos tipos de comidas.

Esto ocurre por dos motivos: a veces tienen problemas para aceptar algunas consistencias de comida y, otras veces se les dificultan los movimientos para masticar y tragar.

Es frecuente que se atoren más fácilmente y que a veces aspiren el alimento, lo que constituye un riesgo para contraer enfermedades respiratorias.

Recomendamos que cambies la consistencia de los alimentos de a poco, para que el niño/a aprenda a comer.

Comienza con texturas más licuadas y finas al comienzo, después puedes darle alimentos más espesos y gruesos, luego molidos con tenedor, picados y finalmente más enteros.

Este proceso de aprendizaje de comer, será más complejo y más lento que en un niño o niña sin discapacidad, pero en la mayoría de las ocasiones se podrá realizar con éxito.

Dificultades del sistema digestivo

Es relativamente común que, por la falta de movimiento de los niños y niñas con alguna discapacidad física, se altere la actividad del sistema digestivo, por lo que no es raro que estos niños y niñas tengan problemas de estreñimiento con mayor frecuencia.

Para evitarlos se recomienda realizar un suave masaje sobre la guatita. Éste se realiza apretando suavemente la zona abdominal con la palma de la mano, de manera lenta, girando en el sentido de las manijas del reloj.

También es bueno que el niño o niña esté durante el día en diferentes posiciones: de pie, sentado y de guatita; y darle a tomar mucho líquido.

Si tiene dificultades para beber líquidos, éstos se pueden dar al niño/a sentado o semi-sentado (nunca acostado), en pocas cantidades, con una cuchara pequeña o con una jeringa sin la aguja. Por último, es bueno preparar alimentos ricos en fibra y/o agregarle un poquito más de aceite a las comidas.

Dificultades del aparato respiratorio

En niños y niñas con discapacidad física son muy frecuentes las bronquitis y neumonías. Esto se debe a varias razones: principalmente a que la tos es débil, la respiración suele ser menos profunda (el aire que ingresa en cada respiración es menor a lo necesario); también a que es frecuente que existan algunos problemas para tragar, lo que produce que a veces la comida, en vez de ir al sistema digestivo, sea aspirada a los pulmones, provocando infecciones.

En cualquiera de los casos se recomienda hacer ejercicios para mejorar la capacidad de respiración. Puedes enseñar a tu niño o niña a soplar y toser; puedes, por ejemplo, hacer que intente mover papelitos de colores soplando por una bombilla o buscar objetos en un plato de harina soplándola.

También es bueno que, al darle de comer, el niño siempre esté bien sentado y que al tragar no lleve la cabeza hacia atrás. Cuando el niño o niña duerma o descanse es recomendable ponerlo de lado y que la cama esté inclinada de manera que la cabeza este un poco más alta que los pies.



¿Tienes dudas sobre esta información?

Consúltanos

También te puede interesar

Temas y RecomendacionesProceso de adaptación y términos comunes

Ver tema

Qué ofrece Chile Crece ContigoAtención de niños y niñas en situación de rezago y/o de vulnerabilidad en su desarrollo integral

Ver tema

Preguntas Frecuentas¿Cómo un niño(a) en situación de discapacidad puede acceder a una ayuda técnica?

Ver tema

VideosManejo Respetuoso del Llanto

Manejo Respetuoso del Llanto

AudioLos desafíos, dificultades y alegrías de la maternidad

Columna del ExpertoMirando la homoparentalidad y la lesbomaternidad desde la crianza

Ver tema

Material para Equipos Chile Crece ContigoCuando Copiar es Bueno V

Descargar