Empoderémonos, ¡hagamos posible la lactancia!: la consigna de este año en la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

Hoy comienza la semana mundial de la lactancia materna y el objetivo de este año se refiere al empoderamiento de las madres, familias y comunidad a la hora de garantizar sus derechos, la necesidad de una defensa activa de las políticas, legislaciones y lugares de trabajo que apoyen la maternidad y paternidad.

La OMS y UNICEFF crearon esta instancia para “proteger, fomentar y apoyar la lactancia materna, por los innumerables beneficios que aporta a la salud de la madre y la guagua”. La OMS recomienda lactancia materna exclusiva (es decir sin otros alimentos,  ni agua o jugos) hasta los 6 meses de edad, y lactancia materna complementada con otros alimentos hasta al menos los 2 años de edad, como la forma más saludable y nutritiva de alimentar a niños y niñas, sin embargo, en nuestro país sólo un 13% de los niños y niñas recibe leche materna hasta esa edad.

Los beneficios de la lactancia materna son múltiples. En el caso de los/as recién nacidos/as  las protege de enfermedades: El niño o niña alimentado con leche materna rara vez tendrá enfermedades respiratorias, digestivas, otitis o alergias, también disminuyen los riesgos de enfermedades agudas y crónicas, mejora el desarrollo psicomotor y cognitivo, entrega nutrición óptima ya que tiene todos los nutrientes que requieren, está siempre lista y a temperatura adecuada y disminuye los riesgos de morir por muerte súbita. Las madres también obtienen beneficios al amamantar, como disminuir el riesgo de cáncer de mama y ovario, reducir el tiempo de sangrado postparto, aumentar el espaciamiento entre los embarazos, disminuir los riesgos de depresión postparto, ayudar a recuperar el peso de antes del embarazo, entre otros.

Este año, el lema que llama al empoderamiento, emplaza a los gobiernos, sindicatos, empleadores y organizaciones de la sociedad civil para respaldar e implementar soluciones innovadoras e inteligentes que lleven a la equidad de género y a mejorar las tasas de lactancia materna. La LM es trabajo en equipo, por lo que capacitar a mujeres y hombres como padres en igualdad también permite facilitar la lactancia materna.

Se ha comprobado que cuando la pareja, familia y entorno se involucran y apoyan a la madre, los niveles de lactancia aumentan, por lo que apoyar a las mujeres en los diferentes ambientes (laboral, doméstico, social) es fundamental. La igualdad de oportunidades para padres y madres (permiso de paternidad, de maternidad, espacios para que la extracción de la leche, para asistir a controles de salud, etc.) puede ayudar a crear el entorno adecuado para la lactancia materna en el trabajo.

Comentarios cerrados.

También te puede interesar

Temas y RecomendacionesLos beneficios de jugar

Ver tema