El abuso virtual es abuso real
PDI