MaterialesColumnas del Experto

Columnas del Experto

Obesidad y Lactancia Materna Exclusiva

Heather Strain, Loretto Fuentealba

Médico Familiar del Niño, PUC, Especialista en Lactancia Materna.

Enfermera con Diploma en Salud del Niño, Especialista en Lactancia Materna

Obesidad y Lactancia Materna Exclusiva
Papás y mamás nos han comentado con inquietud que han recibido comentarios que sus hijos o hijas con lactancia materna estarían estarían obesos/as. A partir de eso le pedimos a nuestras expertas en lactancia materna aclarar si la lactancia provoca obesidad. La columna a continuación nos introduce sobre qué es la obesidad, como prevenirla y desmitifica su vinculación con la leche materna.

Entendiendo la obesidad:

¿Qué es la malnutrición por exceso?

La malnutrición por exceso se define, en los niños y las niñas, como el aumento de peso por encima de los rangos normales. Se considera que tener más de un 10% del peso ideal es sobrepeso y más de un 20% obesidad.
¿Cómo afecta este problema a la población?

El sobrepeso y la obesidad representan un problema de salud de alta relevancia. Muestra de esto es que desde el año 1980 hasta la actualidad, sus cifras se han doblado en el mundo.

La población infantil también ha sido afectada por este problema, existiendo un acelerado y preocupante aumento en la población preescolar y escolar. Actualmente en Chile, 1 de cada 5 niños/as en primero básico y aproximadamente un 10% de los menores de 6 años se encuentran en el rango de obesidad.

¿Por qué tener sobrepeso u obesidad puede ser un problema para los niños y las niñas?

Niños, niñas y adolescentes con sobrepeso u obesidad tienen mayor riesgo de seguir siéndolo en la vida adulta y de padecer a edades más tempranas enfermedades crónicas como la diabetes, enfermedades del corazón, accidentes vasculares, problemas osteomusculares y algunos tipos de cáncer (endometrio, mama y colon). Hoy se sabe que la edad de inicio y la duración de la obesidad son factores de riesgo importantes para el desarrollo de estas enfermedades en forma precoz.

¿Por qué ocurre la obesidad?

Sus causas son múltiples; sumado a la genética y el estilo de vida sedentario, la alimentación en los primeros años de vida juega un rol fundamental.

Alimentación en los primeros años: Rol de la lactancia maternalas-ventajas-de-la-lactancia-materna-dra-gabriela-juez-garcia-medico-pediatra-neonatologa

¿Cómo crecen los niños amamantados exclusivamente hasta los 6 meses?

Durante el período de lactancia materna exclusiva (primeros seis meses), niños y niñas crecen y engordan de manera diferente. Algunos de ellos/as incluso podrían llegar a estar “obesos” según las curvas de crecimiento. Es importante comprender que los bebés sanos amamantados de forma exclusiva y a demanda regulan su ingesta de acuerdo a sus necesidades. Por otra parte, es normal que los niños y niñas amamantados ganen peso de forma bastante acelerada durante los primeros 2 o 3 meses de vida y que cuando se vuelven más activos, al gatear o caminar, esto se regule.

¿Cuál es la relación entre lactancia materna y obesidad futura?

Se ha visto que niños y niñas amamantados en forma exclusiva hasta los 6 meses tienen menor riesgo de obesidad futura. Hoy, el Ministerio de Salud está impulsando la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses como uno de los mecanismos para disminuir las preocupantes cifras de obesidad. Los mecanismos por los cuales la lactancia materna disminuye las probabilidades de obesidad en la adultez no están del todo claros y hay factores que son difíciles de analizar en los estudios, pero hay teorías que podrían explicar un mejor estado nutricional en niños y niñas amamantados:

Una de estas teorías es que los niños y las niñas que toman pecho a libre demanda regulan su ingesta. Es decir, comen cuando tienen hambre y dejan de comer cuando se sienten satisfechos. En contraposición, los cuidadores que dan mamaderas pueden sentir que el niño o la niña debe “terminar la mamadera”, generando así que el niño o la niña ingiera más de lo que necesita y alterando sus mecanismos de hambre/saciedad.

Por otra parte, el tipo de grasa, metabolismo y composición corporal de niños y niñas amamantados es diferente al de niños y niñas alimentados con fórmula. Esta composición sería un factor fisiológico de protección contra la obesidad futura.

Por último, es importante destacar que el efecto protector de la lactancia va más allá de los 6 meses y que los niños y niñas que son amamantados por más tiempo en forma complementaria a la alimentación presentan menos riesgo de obesidad. Hoy la OMS recomienda la lactancia hasta al menos los 2 años de vida del niño y luego cuanto cada familia lo desee.

En el control sano me dijeron que mi hijo está sobrepeso u obeso con lactancia materna exclusiva, ¿Qué debo hacer?

Si un niño o niña menor de 6 meses sano y amamantando de forma exclusiva es diagnosticado con sobrepeso u obesidad por profesionales de la salud, no se recomienda espaciar las tomas, reemplazar la leche materna por otros alimentos ni fórmula, así como tampoco ofrecer agua para que el bebé amamante menos. Puede ser contraproducente limitar la ingesta del niño o de la niña, ya que al alimentar a demanda se asegura que sus necesidades están cubiertas y que la producción de leche se mantendrá. Si tratamos de distraerlo para que no tome el pecho o le ponemos horarios, alteramos el proceso natural de amamantamiento y esto puede conllevar a un fracaso en la lactancia.

¿Qué debo hacer para prevenir la obesidad futura en mi hijo o hija?

Lo mejor que se puede hacer para prevenir la obesidad en un niño o niña es amamantarlo a demanda por el mayor tiempo posible, y además:

– No dar alimentos ni líquidos diferentes a la leche materna durante los 6 primeros meses de vidaalimentacion05

– Luego de los 6 meses, ofrecer alimentos y agua de forma gradual, manteniendo como principal fuente de alimentación el pecho

– A la hora de comer, ofrecer el pecho y luego los nuevos alimentos

– No obligarlo a comer si no tiene hambre, aunque coma muy poco o nada

– Incentivar desde pequeño una alimentación sana, sin sal ni azúcar al menos durante los dos primeros años de vida.

– Es preferible que los niños y las niñas ingieran frutas y verduras como tales y no en forma de jugos.

– Ofrecer agua para la sed después de los 6 meses de vida, en reemplazo de jugos y bebidas.

– Fomentar el juego al aire libre y el movimiento, al menos 30 minutos todos los días. Esto también es bueno para toda la familia.