Gobierno de Chile

Chile Crece Contigo

VColumnas del Experto

Mirando la homoparentalidad y la lesbomaternidad desde la crianza

Rodrigo Cordero

Servicio Fonoinfancia

Mirando la homoparentalidad y la lesbomaternidad desde la crianza

Frente a la pregunta: ¿Qué necesita un niño, niña de sus cuidadores principales para su desarrollo?

Hay quienes sostienen que niños y niñas necesitan de un padre y una madre para su desarrollo, basándose en  conceptos de familia tradicional y en mandatos de género en relación a la crianza. Estos mandatos asocian ciertas características y roles que se darían per se por el sexo biológico que se tenga: mujer/madre/cuidadora/contenedora y hombre/padre/ proveedor/ articulador de reglas y estructuras.

Sin embargo, esta idea es algo que hoy se puede cuestionar y muchos pueden reconocer a nuestro alrededor que existen madres y padres que no siguen esta lógica: madres que establecen normas y reglas, que son el sustento de la casa, hombres que acogen, contienen o que están a cargo de sus hijos(as), evidenciando que han existido y que existen otros roles, formas y estilos de crianza que se escapan a esta mirada más tradicional de familia.

Autores como Jorge Barudy han ido planteando que las características del entorno juegan un rol fundamental para el desarrollo integral de niños(as) y adolescentes y que más que el género/sexo biológico, son las competencias parentales las que hacen la diferencias, es decir, las  características y habilidades que las personas que ejercen roles de cuidado y protección muestran en la relación con niños y niñas, independiente de su identidad de género o sexo biológico.

Esto cobra importancia a partir de la discusión que ha surgido en tono a las familias homoparentales y lesboparentales. Al respecto, interesante es mirar los resultados de investigaciones, como The US National Longitudinal Lesbian Family Study,  cuyos resultados señalan que  “El único factor que afecta negativamente a estos jóvenes es  la presencia de estigmatización homofóbica de parte de sus pares”,  estigmatización  a la que también pueden verse expuestos los niños(as) por diferentes características: por su físico, su situación socioeconómica, etnia etc.

Niños y niñas ya han sido criados y lo seguirán siendo por parejas del mismo sexo, y en estudios como el que se mencionaba, queda en evidencia que las personas que los han criado han respetado sus derechos y han acompañado su desarrollo como cualquier pareja heterosexual y que independiente de la orientación sexual de sus padres,  estos niños(as) han podido crecer en un ambiente donde han sido visibles para sus cuidadores y atendidos en función de sus necesidades

Entonces, ¿cuáles serían los mitos relacionados a la crianza de niños y niñas por parte de parejas homosexuales que dificultan su legitimidad? Algunos señalan que niños(as) criados por parejas del mismo sexo son guiados a tener una orientación sexual diversa, sin embargo esta relación no es del todo cierta pues sino no se explicaría que parejas heterosexuales tengan hijos con orientación homosexual. En tanto, un estudio de la Universidad de Bamberg de Alemania concluyó que reveló que la adaptación psíquica y la identidad de género de niños en familias de parejas del mismo sexo no presenta diferencias con los hijos de parejas heterosexuales.

Asimismo, se plantean como la capacidad de reproducción está  instantáneamente asociado a  la capacidad de criar.  Sin embargo, con los avances tecnológicos en  concepción, la capacidad de reproducir pareciera ya no ser un impedimento irrestricto para criar. A su vez,  diversas situaciones contemporáneas (familias mono parentales, familias extendidas o las ensambladas) cuestionan dicha asociación.  Si bien  estas concepciones fueron constitutivas de ciertos entendimientos en algún momento de la historia, es importante  dar un espacio para cuestionarlas cuando nuevos saberes y realidades las interpelan, más aún si estos conceptos generan un malestar para adultos, niños y niñas que conviven con estas estructuras, sin encontrar un espacio de pertenencia.

Volviendo a la pregunta: ¿Qué necesita un niño, niña de sus cuidadores(as) principales para su desarrollo? Pareciese existir un consenso relacionado a la necesidad de contar con espacios amorosos y bien tratantes a la hora de la hablar de la crianza,  cuidadores(as) capaces de anteponer las necesidades de niños y niñas, como sujetos de derechos, por sobre la de los adultos.  En este sentido,  la orientación sexual no tiene relación directa con las expresiones de afecto y cuidados de otro/a.

El detenernos a mirar, reflexionar y pensar acerca de esta realidad, nos permitirá  ser partícipe de ésta, pues si al hablar de crianza y al considerar los aspectos de tener un espacio amoroso y bien tratante para niños y niñas, podremos  involucrarnos de tal manera que cómo sociedad podamos proveer el espacio para que familias homo y lesboparentales puedan criar y acompañar el desarrollo de niñas y niñas, teniendo un espacio visible y seguro dentro de la sociedad.

Si tienes dudas sobre este u otros temas, no dudes en llamarnos desde red fija o celular:

 

**La publicación de esta columna es responsabilidad del Ministerio de Desarrollo Social.

Columnas relacionadas