MaterialesColumnas del Experto

Columnas del Experto

La formación del habla de l@s niñ@s

Aída Pohlhammer E.

Fonoaudióloga U. de Chile

Cantando Aprendo a Hablar

La formación del habla de l@s niñ@s

Primeras palabras

Los fonoaudiólogos y los lingüistas llamamos habla a la expresión personal del lenguaje. Esa forma de hablar nos caracteriza y en ocasiones puede informar, a quienes nos escuchan, de nuestra edad aproximada, educación, grupo social al que pertenecemos, país y zona de procedencia. Nuestra forma de hablar nos ayuda a crear vínculos y a la hora de encontrar trabajo, es posible que nos abra y cierre puertas.

Por lo anterior, todos los padres queremos que nuestros hijos hablen bien y del modo que es normal en el grupo culto del medio en que le tocará vivir.

Paso a paso en el desarrollo del habla

El desarrollo del habla empieza desde el nacimiento y alrededor de los cuatro años se va consolidando uno de los aspectos más importantes, que es la articulación de los fonemas (sonidos del habla). La voz va cambiando con el crecimiento y la prosodia con que hablamos suele ser a imitación de la escuchada a las personas de la zona a la que pertenecemos. Cuando nuestra guagua empieza a hablar, la dificultad que tiene para articular los fonemas hace que su habla sea inicialmente ininteligible para los que no son sus padres, pero sin lugar a dudas escucharla hablar es un placer para toda la familia y quisiéramos que eso nunca cambiara.

Sin embargo, cuando la dificultad de articulación se mantiene más allá de los tres o cuatro años es necesario ocuparse del problema, para que enfrenten el aprendizaje de la lectura y la escritura con una forma de articulación normal. Los padres pueden tomar algunas medidas para ayudar a sus hijos en la adquisición de los fonemas, tales como:

-Asegurarse de que existe indemnidad auditiva, es decir, el niño no solo escucha, sino que lo hace perfectamente.

-Asegurarse de que respira correctamente por la nariz.-

-Motivarlos a jugar con la lengua y labios e imitar gestos voluntariamente.

-Utilizar patrones correctos de alimentación, incorporando alimentos sólidos cuando ya tenga dientes, cuidando que mastique y degluta adecuadamente.

-Estimular el uso de la posición lingual correcta (elevada cuando está en reposo).

-Facilitar la articulación de los fonemas mediante estimulación auditiva y modelando la posición de labios y lengua, necesaria para lograrlos.