Hoy nadie discute la importancia que tiene un papá presente y cercano en la crianza

Hoy nadie discute la importancia que tiene un papá presente y cercano en la crianza Hoy nadie discute la importancia que tiene un papá presente y cercano en la crianza

El actor Benjamín Vicuña confiesa que cuando chico era bien regalón y le gustaba armar juegos con sus hermanos, inventaba personajes y repartía roles. Hoy es papá de Blanca, de 4 años y medio, y Bautista, de 3 años. Además está de estreno: en abril comenzó su obra “La celebración”, en el Centro Gabriela Mistral, tras lo cual se integrará al elenco de la teleserie argentina “Herederos de una venganza”.

Así las cosas, su vida transcurre a ambos lados de la cordillera, pero siempre con la preocupación de ser un padre presente. Va a dejar a sus hijos al jardín infantil y, cuando las grabaciones se lo permiten, los pasa a buscar y almuerzan juntos. “Me gusta compartir con ellos todo lo que puedo. Muchas veces los llevo a mi trabajo para que compartan lo que yo hago”, puntualiza.

Según nos relata, tener hijos ha sido lejos el momento más importante de su vida. “Suena cliché, pero cambió mi vida y me la sigue cambiando todos los días”, expresa. Le encanta leerles cuentos, ver películas, jugar al aire libre y conversar con ellos. “Me fascina escucharlos, escuchar sus historias, sus cuentos, su visión de la vida. Los niños son sorprendentes, tienen una sensibilidad increíble para percibir todo lo que pasa a su alrededor”, afirma.

Cuando él era chico, recuerda, todas las tareas de la crianza correspondían a la mamá, y el papá tenía un rol más proveedor y encargado de la disciplina. “Creo que ha habido un cambio bien radical e importante. Hoy nadie discute la importancia que tiene un padre presente y cercano en la crianza, un padre que se involucra en las tareas diarias de crianza y que comparte con la madre el cuidado cotidiano del hijo. Hoy es mucho más frecuente ver a los papás que llevan a sus hijos e hijas al pediatra, van a las reuniones de apoderados, los llevan a la plaza para jugar a la pelota. Creo que este cambio es muy importante, porque los niños y niñas necesitan un papá y una mamá presentes”.

Para Benjamín no siempre es fácil compatibilizar paternidad y trabajo, pero sí es posible. “Es importante estar en los grandes temas pero también en los detalles, involucrarse con sus actividades, saber lo que les pasa, conocer a sus amigos y crear un lazo fuerte de confianza. Ellos tienen que saber y sentir que uno siempre estará ahí para acogerlos y apoyarlos”.

Hace ya seis años que forma parte de UNICEF como Embajador, lo cual considera un tremendo regalo, “creo que colaborar en esta tarea, aportar un pequeño granito en la construcción de un país más justo, que se preocupa de sus niños y niñas y que genera mejores oportunidades para su desarrollo, es una tarea que me llena de orgullo y que me motiva como persona”, relata.

El respeto y buen trato son claves en su estilo de crianza. “Como todo en la vida, enseñar con el ejemplo es lo más importante. Que aprendan desde chicos que los problemas no se solucionan con violencia y que si uno tiene diferencias con otro hay que conversar y llegar a acuerdos. Yo trato de ser muy respetuoso de sus opiniones, lo que no significa que ellos hagan lo que quieran, pero sí saber lo que piensan y sienten frente a situaciones que les afectan”.

También cree importante ponerles límites, “porque así ellos saben qué cosas pueden hacer y qué cosas no pueden hacer”. Por eso, es clave enseñarles a respetar a las otras personas y a saber escuchar.

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • Twitter