La maternidad es una experiencia que nos hace crecer mucho

La maternidad es una experiencia que nos hace crecer mucho La maternidad es una experiencia que nos hace crecer mucho

Mamá por primera vez, la actriz Adela Secall está viviendo con pasión e intensidad la experiencia de la crianza. Junto a su pareja, el líder de la banda Chico Trujillo, viven la salida al mundo de su hijo Emiliano con su ingreso al jardín infantil.

Emiliano nació el año 2007 y hoy, a los cuatro años, se encuentra transitando hacia la independencia y la apertura de espacios sociales. Mientras su mamá graba escenas de la exitosa teleserie “El Laberinto de Alicia”, él crece y se desarrolla “como un niño feliz y contento”, comenta Adela.

“Tuve un embarazo hermoso y en una muy buena etapa de la vida, a los 28 años”, recuerda su mamá. Su llegada al mundo fue a través de parto normal, en medio de un núcleo familiar apoyador, también compuesto por el doctor de cabecera, en absoluta confianza. “He vivido de manera muy natural todas las etapas de mi maternidad y con mucho apoyo familiar, porque creo en esa tradición de que te apoyen quienes tienen más experiencia, en este caso, madre, abuela, amiga y suegra”.

Por eso aconseja lo mismo a mujeres en  proceso de gestación y crianza. “En vez de creer que uno se la puede sola, tiene que buscar esa conexión, como lo hacían las abuelas o como todavía sucede en algunas etnias o grupos, donde las mujeres se juntan a recibir y apoyar los partos. Creo que hay que buscar esa experiencia sin miedo ni vergüenza. Y así para adelante en todas las dudas que surgen sobre la crianza y maternidad”, expresa.

Su periodo de lactancia duró hasta que Emiliano cumplió un año y dos meses. “Lo digo con orgullo porque no hay razón –salvo que la madre lo decida- por la cual se debiera cortar ese vínculo maravilloso. Yo lloré días y días cuando lo tuve que cortar porque él ingería nuevos alimentos”.

Ahora Emiliano está viviendo el primer año de jardín infantil, el paso desde el hogar calentito hacia la independencia y la diversidad. “Para mí en esta salida al mundo ha sido fundamental el proceso de que un niño conozca la diversidad, a personas y niños/as criados y educados diferentes a él, y ser parte de un grupo que le implica desenvolverse y superar cosas de su personalidad. Creo que hay que tener la capacidad de acompañarlo en este camino, como familia”.

Aunque confiesa que nunca fue “guaguatera” ni le gustaban los niños, hoy la maternidad es su prioridad. “Desde que fui mamá, es mi tema favorito. Me encanta leer cosas de educación, entender las diferentes visiones y eso me provoca una inquietud por su formación y su futuro, para poder darle ciertas herramientas y hacerlo un niño respetuoso. Lo hablo con otros apoderados, me gusta saber en qué está en su jardín, cómo controlar la televisión, poner límites, cuidar su alimentación, para que pueda crecer fuerte y saludable”.

En su primer gran desafío, Emiliano está trabajando en el jardín la unidad de “Quién soy yo”. Y así como Adela es hija de un actor y una bailarina, Emiliano crece en un entorno vinculado al arte. “Es algo que se da de manera natural. Pero, como puede suceder con los médicos, al tener niños tan cercanos a la ciencia, es bueno que vean otras cosas. Yo tengo una preocupación personal de que Emiliano vea que existen otras cosas, que no todos tocan instrumentos, bailan o actúan, sino existe la astronomía, la biología”.

En cuanto al ejercicio de la paternidad activa, en opinión de Adela se da de manera natural.  “Hasta cierta edad siento que los niños son más de la madre. El tema es que las cosas que sí son de la energía masculina y tienen que ver con el hombre, sí tienen que ser parte de la crianza, y en la afectividad tiene que haber una igualdad: en el momento de acoger, amar, abrazarnos”, expresa.

Pese a la inseguridad laboral que vive como actriz de televisión al no tener fuero maternal, Adela agradece tener un hijo sano y las condiciones para criarlo. “El miedo a no tener los recursos necesarios o la desprotección social va alejando la maternidad, y es una experiencia que nos hace crecer mucho. Siento que hoy se busca cumplir muchas condiciones para tener hijos y hay que saber que uno está lleno de amor para dar. Lamento que las amigas se demoren tanto en tener guagua”, reflexiona.

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • Twitter