“El Portabebé incrementa el apego entre padres e hijos/as”

“El Portabebé incrementa el apego entre padres e hijos/as” “El Portabebé incrementa el apego entre padres e hijos/as”

Destaca que el uso constante del portabebé “es una forma de seguir juntos”. Esta entrevista ahonda en su rol como madre y en la relación que tiene con Santiago, su hijo.

Actriz de profesión, Elvira Cristi llegó al teatro a través de la publicidad.  Pero luego abandonó la actuación e itineró por el mundo,  trabajando por diez años en más de 400 proyectos publicitarios.  Hasta que regresó a Chile, volvió a actuar y formó su familia. Recordados son sus roles como Vicky, en “Lola” o de Rafaella en “Primera Dama”, ambas teleseries de Canal 13. Actualmente estará en pantalla con “Soltera Otra Vez”, la nocturna del mismo canal.

¿Qué lugar ocupa tu hijo en tu vida?

El primero, el segundo y el tercero.  Con el nacimiento de mi hijo, nada es más importante que él.

¿Cómo eres como mamá, cómo te defines como madre?

Soy muy equilibrada, en la forma de educarlo. Soy muy regalona con él, pero además le doy la libertad necesaria para que descubra cosas. Él es bebé aún, entonces requiere de toda mi atención, pero a la vez él siente curiosidad y en eso soy muy respetuosa.

¿Cuáles son las cosas que nunca dejarías de hacer con tu hijo?

Viajar con él. Además de recorrer la ciudad. Me encanta caminar con él.

¿Cuál crees tú, Elvira, que es la mejor forma de estimular y enseñar a tu hijo?

Practico el método de Emir Pikler, que postula el libre movimiento y crecimiento de los niños. Eso quiere decir no obligarlo o ponerlo en posiciones que él no pueda hacer por sí mismo. Ha sido increíble esta metodología. Santiago tiene una independencia espectacular referente al movimiento y al aprendizaje. En el fondo, él aprende a aprender y eso lo hace un niño más seguro.

Cuéntanos más acerca de este método de Emir Pikler, ¿cómo llegaste a él y por qué decidiste implementarlo en la crianza de Santiago?

Llegué por mi pediatra. Ella me derivó con Solange Butendiek, experta en el método de Emir Pikler. Y decidí practicarlo, porque los hace niños más fuertes, más independientes y está comprobado que son niños que se fracturan y caen menos. Porque aprenden a aprender, reconocen su cuerpo, sus movimientos y saben cómo llegar a ellos.

Respeto, seguridad y autonomía es la premisa de este espectacular método, lo recomiendo a sus hijos. Lo primero es ropa cómoda para el bebé, que nada le quede apretado e impida su libre movilidad. Lo segundo, es el respeto por sus procesos; ya sea en el movimiento, en el aprender. A los niños no se les obliga a nada. Tienen que estar en la posición que ellos por sí mismos puedan lograr. Obviamente al comienzo sólo pueden estar de espaldas, esa es su postura y de a poco irán descubriendo que pueden moverse, que se pueden girar, que pueden reptar y luego gatear. No se les obliga tampoco a comer. Se crean traumas muy grandes debido a esto. Gracias a este método, podrás ver cómo se transforman en niños autónomos. Yo dejaba a Santiago en el suelo, cerca de mí, y él se entretenía descubriendo el mundo, sin ruido de juguetes con luces y monos musicales, que sólo distrae a los niños/as, no los entretienen porque no los comprenden. Es impresionante ver a tu hijo aprender. Es un método fácil, económico y muy enriquecedor para ambos.

¿Según tu definición, cómo debe ser la relación entre madre e hijo?

De respeto y amor. Respeto por entender que si bien tenemos un vínculo indestructible de amor, somos al mismo tiempo personas independientes.

¿Cómo aprendiste a ser mamá o de dónde sacaste tus modelos?

Sigo aprendiendo día a día, la verdad no he tenido modelos, los he descubierto yo misma, con mi intuición. He criado a mi hijo de once meses, yo sola. Sin ayuda de nadie, excepto de mi pareja. Pero claramente el rol del papá es muy distinto al de la mamá. Ha sido un período de aprendizaje tremendo, pero lleno de satisfacciones de verlo crecer sano.

¿Y cómo has logrado ir transmitiéndole esa seguridad? Si pudieses contarnos un poco más en detalle, por ejemplo, ¿cómo has manejado sus llantos y sus miedos?

Dándole mucho amor y cariño. Él sabe que estamos con él. He tenido la suerte de criarlo todo este tiempo. Pienso que mientras más tiempo esté la madre y el padre con su hijo, son niños más felices y seguros. Lo hemos criado con mucho respeto a su persona. No le hemos impuesto nada que él no quiera en beneficio nuestro. Por ejemplo, dejarlo llorar hasta que se duerma es algo muy cruel. Una personita de meses de vida no entiende y lo único que quiere es estar con sus padres, sentir su calor. Yo estoy a favor de todo lo que la gente cree que es mal criarlo. Siento que crecen sin miedo, porque están seguros de que no están solos. Además creo que la lactancia es muy importante. Ese vínculo es muy poderoso.

¿Qué es lo que te gusta hacer con tu hijo?

Salir a caminar y mostrarle la ciudad. ¡Le encanta! También me gusta dormir con él. Es lo más rico del mundo abrir los ojos y encontrarme con su carita bella.

¿Qué es lo que más te gusta de tu hijo?

Lo que me gusta tanto de mi hijo, como de los niños en general, es que son muy honestos y genuinos en todo, en sus emociones, reacciones, son muy intuitivos. Además, mi hijo tiene una sonrisa hermosa. Me gusta verlo aprender, eso me alucina.

¿Cómo vas estableciendo ese límite entre cuidar y proteger y el acompañar el aprendizaje y dejar espacio a la exploración? ¿Te parece una tarea compleja?

La verdad es que al comienzo no comprendía muy bien cómo hacerlo. Aunque siento que al menos hay dos cosas fundamentales en esto para mí y mi experiencia. La primera es la intuición, uno como madre sabe lo que a los hijos les hace bien, con lo que son felices y aprenden. Y lo segundo fue descubrir el método de Emir Pikler. Ha sido esencial en todo este proceso de aprendizaje. Al comienzo es complejo, porque estamos muy predispuestos y un poco sometidos a la enseñanza de la sobre estimulación y existe poco aprendizaje real en la forma de educar.

Sabemos que has escogido el uso constante del portabebé como forma de crianza. ¿Cuáles son las ventajas que le ves y qué evaluación haces de tu experiencia?

Sí. Es una forma de seguir juntos. Además de seguro -sobre todo, cuando son muy bebés- incrementa el apego entre padres e hijos. Y basado en el método de Emir Pikler, utilizo el portabebé de tela, en donde el bebé está en posición horizontal. Ese es el más recomendado.

¿Qué ha sido lo más complejo o el mayor desafío en la crianza de Santiago?

Lo más complejo ha sido el invierno, el miedo que tiene toda madre a que se enfermen sus hijos. Y más que desafío, es el deseo de hacerlo feliz, de ser la mejor madre para él.

Si tuvieras que elegir tres recomendaciones que te hubiese servido escuchar o tener más presente antes del nacimiento de Santiago, ¿cuáles serían?

Aprovechar de descansar el último mes, dormir harto y dejar que te regaloneen. Eso debería haberlo hecho más y lo recomiendo mucho.

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • Twitter