Las ventajas de la lactancia materna.

Las ventajas de la lactancia materna. Las ventajas de la lactancia materna.

Dra. Gabriela Juez García.
Médico Pediatra Neonatóloga.
Miembro de la Comisión Nacional de Lactancia Materna.

A nadie le enseñan a ser papá o mamá y menos aún a desarrollar la lactancia materna de manera exitosa. Dar pecho no siempre es fácil y a veces surgen dificultades como la posición del niño/a, o el agarre del pecho no es el correcto, por lo que el bebé no vacía bien las mamas y éstas disminuyen la cantidad de leche producida. También puede asociarse dolor al amamantar y aparición de grietas en los pezones, lo que hace necesario corregir la posición.

Si bien hay un grupo de madres que tendrán lactancia de buen éxito en forma espontánea, estudios realizados en Chile dan cuenta de que factores como el amamantamiento por libre demanda, la preparación de la madre durante el embarazo, la alimentación equilibrada, el cuidado del pecho materno, y el acompañamiento  de la madre y su hijo/a por personal de salud capacitado, son elementos que contribuyen al éxito de la lactancia materna.

La lactancia materna es la forma natural de alimentación y contribuye con mayor efectividad al desarrollo físico, emocional, intelectual y psicosocial del niño/a, proporcionándole nutrientes en calidad y cantidad adecuados para el crecimiento y desarrollo de sus órganos, especialmente el sistema nervioso, según las necesidades específicas de cada niño o niña.

Ofrece múltiples beneficios biopsicosociales y la prolongación de este proceso es una medida eficiente, económicamente viable y de gran beneficio humano para la madre, su hijo o hija y el padre, enriqueciendo la vida familiar y la sociedad, de allí la existencia de leyes que protegen la lactancia en varios países del mundo.

La evidencia científica actual señala a la leche materna como el alimento óptimo. Es por eso que, en conjunto con otros/as profesionales, hemos elaborado el Manual de Lactancia Materna, una completa guía para profesionales de la salud útil también para madres, padres y familias que enfrentan esta importante etapa del desarrollo.

Algunos beneficios de la lactancia y la leche materna son:

Apego: El contacto físico del niño/a con la madre durante el amamantamiento es una instancia privilegiada, que permite organizar armónicamente sus patrones sensoriales y gratifica profundamente sus sentidos. Se ha demostrado que los niños y niñas amamantados/as presentan mayor agudeza sensorial (gusto, olfato, tacto, visión, audición) que los alimentados con biberón y fórmula. Este espacio de mayor interacción entre madre e hijo/a influye en su desarrollo psicomotor e impacta significativamente en su desarrollo emocional. Un niño/a amamantado/a tiene mayor oportunidad de sentir confianza y cariño de su cuidador principal, elementos muy relevantes para aprender a querer y confiar en los demás.

Mejor nutrición: La lactancia materna es la mejor opción para alimentar al niño/a durante el primer año de vida. La leche materna es infinitamente superior a las fórmulas derivadas de la leche de vaca y de otras fuentes, ya que los nutrientes que contiene, tales como proteínas, grasas, hidratos de carbono, minerales, vitaminas y agua, están en cantidad y proporción adecuadas para la absorción de cada lactante. La proporción de aminoácidos es única y esencial para los primeros meses de vida. La lactosa, el hidrato de carbono más abundante en la leche materna, contribuye a una buena absorción de calcio, fierro, magnesio y oligoelementos en el niño. Por ello un niño o niña amamantado/a a demanda no requiere de ningún otro tipo de alimento (líquido o sólido) antes de los 6 meses de vida.

Mejor digestión: La presencia de proteínas del suero, así como el contenido en enzimas digestivas y de factores moduladores de crecimiento de la leche materna, favorecen su mejor digestión. El desarrollo de la mucosa intestinal evita el ingreso de proteínas extrañas que estimulen reacciones alérgicas y contribuye al desarrollo del tubo digestivo durante los primeros meses de vida del niño. La ausencia de antígenos alimentarios en la leche materna evita enfermedades alérgicas. La leche materna no provoca las microhemorragias demostradas en lactantes alimentados con leche de vaca, los cuales pierden fierro por esta vía. Un niño o niña amamantado/a, por tanto tendrá menos problemas digestivos, evitando el dolor y el llanto.

Aporta a la formación de tejidos y membranas celulares. La presencia de ácidos grasos es importante para el metabolismo del sistema nervioso central, particularmente de la retina y de los centros auditivos. Estudios internacionales han comprobado un menor desarrollo auditivo, visual y psicomotor a mediano plazo, (edad pre-escolar y escolar), en niños/as que no recibieron estos ácidos grasos en su alimentación de lactante.

Adecuada absorción de fierro: La proporción de nutrientes, el PH, la cantidad y calidad de las proteínas, el contenido en ácido ascórbico y otros factores en la alimentación, influyen en la absorción de fierro por parte del intestino. Esta absorción es máxima y varias veces superior en el lactante alimentado al pecho exclusivo que en aquél con alimentación combinada o artificial.

Aporte inmunológico: El recién nacido produce inmunoglobulinas lentamente en los primeros meses. Por esta razón es dependiente de la inmunidad que recibe de la madre a través de la leche materna. A través de este alimento, el/la niño/a obtiene un óptimo apoyo inmunológico, fortaleciendo el crecimiento y previniendo enfermedades. La presencia de inmunoglobulinas, lactoferrina, lisozima y células linfocíticas vivas en la leche materna producen una protección local y general contra muchas bacterias y virus. Defiende contra E. coli, Salmonella, B. Pertussis, infecciones respiratorias y virus Polio. Por tanto un niño o niña amamantado/a tiene menores probabilidades de enfermar en sus primeros meses de vida.

Recuperación posparto: Además existen múltiples ventajas para la madre. Una mejor recuperación postparto, menor fertilidad de la mujer durante los meses de lactancia y menor probabilidad de cáncer mamario y ovárico, y de osteoporosis en edades futuras, son algunas de ellas.

En síntesis, un niño o niña amamantado/a a demanda (vale decir todas las veces que lo pida y por el tiempo que desee hacerlo) tendrá muchísimas más probabilidades de ser más sano/a, con mejor desarrollo, podrá más fácilmente construir una relación significativa y de apego seguro con su madre, tendrá menos molestias y con ello menos llanto, y mejores condiciones para enfrentar su futuro.

La lactancia materna es la forma natural de alimentar a nuestros hijos e hijas y, salvo excepcionales casos, la inmensa mayoría de las mujeres están preparadas para poder amamantar si reciben el apoyo adecuado en el momento oportuno. Si permiten que sus hijos e hijas se alimenten a demanda, su cuerpo regulará la cantidad y tipo de leche que su hijo o hija requiere.

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • Twitter