Noticias

Desarrollan talleres para compartir experiencias de maternidad adolescente

Desarrollan talleres para compartir experiencias de maternidad adolescente

El embarazo adolescente es una realidad con alta prevalencia en muchos sectores de alta vulnerabilidad, que requiere de una especial atención a las problemáticas particulares de estas familias. Con un espacio y metodología adecuadas, el equipo del CESFAM Remigio Sapunar Marín de Arica, logró favorecer el encuentro de sus usuarias/os adolescentes, promoviendo el auto-cuidado a través de la socialización de sus experiencias.

La idea era instruirlas en relación a roles parentales y también en el uso de anticonceptivos, así como fortalecer su autoestima y su rol como mujeres, en talleres diseñados para ellas y sus acompañantes, donde se sintieran cómodas y confiadas.

Se solicitó la autorización para realizar la actividad en extensión horaria, y se adaptó dentro del consultorio un espacio cerrado para favorecer el desarrollo de la actividad, ambientándolo con colchonetas, sillas y otros implementos para dar mayor comodidad, además de un equipo de música y videos entretenidos.

Una de las aprensiones que surgió era si se lograría una buena convocatoria. Para lograrlo, se resolvió realizar visitas domiciliarias integrales a cada una de ellas, lo que junto con concretar el protocolo de atención a usuarias que, por su rango etáreo, responden a un perfil de alto riesgo biopsicosocial, permitía invitarlas en forma personalizada.

El taller, dirigido a adolescentes embarazadas de hasta 19 años, consiste en cuatro sesiones de dos horas, una vez por semana, durante un mes. Se invitan a veinte mujeres adolescentes, de las cuales cinco o seis participan activamente con sus parejas o mejores amigas, sumando unas diez a doce personas en cada taller.

Para realizarlo se optó por una modalidad vivencial, tratando de replicar el modelo de “Nadie es Perfecto”, utilizando muñequitos, material práctico, cuentos y postales. “Justamente lo que no queríamos era hacer una clase explicativa”, explica Marly Saavedra, kinesióloga del equipo.

Los objetivos planteados se han ido cumpliendo, especialmente en habilidades parentales y planificación familiar. Se ha logrado fortalecer su auto-cuidado y la prevención del embarazo. “Ha aumentado su interés por tener un espacio de conversación y respuesta a sus inquietudes, para expresarse entre sus pares, lo que les da más confianza de opinar, preguntar y participar. También se generó un interés en sus parejas en participar de la iniciativa, creando un clima de acompañamiento”.

Las temáticas que más se repiten son los cambios de humor, los conflictos que se generan con sus familias y sus parejas, además de la natural ansiedad frente al momento del parto. “Los hombres tienen otras dudas, quieren conocer la experiencia de los demás y hablan de lo que están viviendo”, comenta la profesional.

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • Twitter