El cuidado de los dientes

El cuidado de los dientes El cuidado de los dientes

Salud bucal

La salud bucal está relacionada con una nutrición adecuada, por lo que, junto con una formación de buenos hábitos alimentarios desde el comienzo de la vida, se debe promover la formación de buenos hábitos de higiene bucal y prevenir conductas nocivas repetitivas, a fin de evitar la aparición de caries dentales y malformaciones de la dentición.

La higiene bucal es un componente estratégico muy importante en la salud para prevenir las enfermedades más comunes en la boca. Por ellos, enseñando a niños y niñas buenos hábitos de limpieza, les proporcionamos beneficios para toda la vida.

Una de las mejores formas es enseñarles con el ejemplo. Las distintas actividades de higiene bucal, como el cepillado de los dientes, puede transformarse en una actividad entretenida para compartir en familia.

Dentición

En esta etapa,  ya está completa la dentición con la aparición de los caninos, colmillos y muelas, sumando en total 20 dientes “de leche” y que después serán reemplazados por los dientes definitivos, alrededor de los 6 años.

Limpieza de los dientes y boca

Pueden usar un cepillo dental para la limpieza bucal, debe ser pequeño y suave. Puedes usar pasta dental  con una concentración de fluor no inferior a 400 ppm ni superior a 500 ppm desde los 2 hasta los 6 años. No olvides limpiar siempre la lengua y las mucosas y repetir esta acción todos los días después de cada comida, así tu hijo o hija aprenderá la rutina de mantener sus dientes limpios y sanos.

Cepillado de dientes

El cepillado de los dientes debe ser junto a un adulto, para ir indicándole la forma correcta de hacerlo.

Hay que acompañarlos a lavarse los dientes después de cada comida y enseñarles a hacer enjuagatorios con agua (sin agregados) y que ésta sea escupida totalmente al final.

Enséñale el cepillado de una forma práctica, tomándole la mano para ir guiando los movimientos, en especial antes de acostarse.

No olvides que el cepillado de dientes es una de las principales estrategias para el control de las enfermedades más comunes de la boca.

¿Por qué  es necesario cepillar los dientes y mantener limpia la boca?

El objetivo principal del cepillado es desorganizar la placa bacteriana que se forma permanentemente sobre los dientes y encías, para impedir que las bacterias nocivas produzcan los ácidos que dañan a las capas externas de los dientes e inflamen las encías. Aunque la placa bacteriana se forma de manera permanente, su acción más dañina se desarrolla después de comer, cuando la producción de ácidos es más elevada, puesto que, en ese momento, las bacterias de la placa disponen de sustancias nutritivas para metabolizarlas y producir ácidos. La placa es muy difícil de ver y no se puede remover enjuagando la boca. La mejor manera de remover la placa es usar un cepillo y seda dental regularmente. Por otro lado, el cepillado, como objetivo secundario, contempla la eliminación de los restos de alimentos.

¿Cuándo se deben cepillar los dientes?

Para que el cepillado de los dientes cumpla eficazmente su objetivo, es preciso que se convierta en una rutina cotidiana. La regularidad es determinante, ya que la placa bacteriana se forma de manera continua, y sólo eliminándola una y otra vez se podrá evitar su efecto nocivo.

La frecuencia recomendada es:

-          Al levantarse
-          Después de cada comida
-          Antes de acostarse.

Se recomienda que el cepillado de dientes sea supervisado por un adulto para estimular el hábito y corregir la técnica.

La técnica a emplear es tan importante como la frecuencia; también los son los elementos que se utilizan: Si el cepillado es incorrecto, no cumple su finalidad, o peor aún, puede resultar perjudicial ya que puede dañar los dientes e irritar las encías.

¿Cómo cepillar los dientes?

Los materiales necesarios para efectuar el cepillado en niños/as:

- Cepillo dental de cabeza pequeña, filamentos de nylon suave, de extremos redondeados, corte recto y mango recto.
- Pasta de dientes fluorada, con 500 ppm de flúor, en pequeña cantidad (tamaño de una lenteja), desde los 3 años hasta los 6 años de edad.

Técnica:

El cepillado requiere de un conjunto de movimientos y secuencias que aseguren abarcar todas las superficies dentarias para realizar un barrido de placa bacteriana que sea eficiente.

a) Técnicas en niños y niñas:

El cepillo se coloca perpendicular a la cara visible de los dientes, mientras el niño junta sus dientes. Se realizan movimientos de rotación sobre las superficies dentarias (“como ruedas de bicicleta”), y se avanza lentamente siguiendo un orden, de derecha a izquierda. El procedimiento se repite en las caras palatinas (caras del sector en relación al paladar) o linguales (caras en relación a la lengua), esta vez con la boca abierta. Las caras oclusales (caras con las que se muerde), que es donde se muele el alimento, se cepillan con movimientos desde adelante hacia atrás.

Recuerda que…

Se debe consultar al dentista al menos 1 vez al año.

El momento de aseo debe ser grato y educativo (Debe enseñar al niño o niña porqué es importante el hábito de la limpieza).

Los dientes de leche son tan importantes como los definitivos, una adecuada higiene bucal así como una buena alimentación, ayudarán a conservarlos sanos.

Una de las mejores formas es enseñarles con el ejemplo de las distintas actividades de higiene bucal, como el cepillado de los dientes, lo que además puede transformarse en una actividad entretenida para compartir en familia. A través de esto, los niños/as recibirán el mensaje que la salud bucal es muy importante.

Es importante prevenir los accidentes de los niños/as, como las caídas y golpes, ya que pueden provocar daño en los dientes o incluso pérdida de éstos.

En este sentido, es importante no dejar a su alcance objetos duros que puedan llevarse a la boca y evitar que camine o corra con objetos dentro de su boca.

La comida no es un premio. Cuando quieras regalonear o felicitar a tu niño y niña por algún logro, hazlo a través de un abrazo, palabras, un panorama entretenido, la posibilidad de compartir juntos.

Para tener una buena salud bucal es importante tener buenos hábitos alimentarios  e higiénicos.

Si quieres saber más sobre el tema, revisa el Programa de promoción y  prevención de salud bucal para niños y niñas preescolares.

Fuentes consultadas:

MINSAL. Programa de promoción y  prevención de salud bucal para niños y niñas preescolares. Santiago de Chile, octubre de 2007.

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • Twitter