Cómo apoyar al desarrollo del lenguaje

Cómo apoyar al desarrollo del lenguaje (2 a 3 años) Cómo apoyar al desarrollo del lenguaje (2 a 3 años)

Los niños/as desarrollan el lenguaje a partir de las interacciones con las personas que los cuidan y esto se ve facilitado cuando el ambiente en el cual crecen es rico en conversaciones adecuadas para su entendimiento.

Es muy bueno hablar claro con el niño/a para favorecer su comprensión y aprendizaje.

Muchas veces cuando los adultos hablan como guagua para imitarlos, los confunden y no les ayudan a aprender correctamente.

Mientras los niños/as están aprendiendo a hablar, es recomendable no corregirlos demasiado pues se puede correr el riesgo de inhibirlos.

Es importante alentarlos a que digan nuevas palabras y comuniquen de esta forma sus necesidades e ideas.

¿De qué podemos hablar? ¿Cómo nos hacemos el tiempo?

Muchas veces puede faltar el tiempo que se quisiera para compartir y conversar con los niños/as. Si a esto se suma el hecho de que hay quienes creen que los niños no se dan cuenta porque no entienden lo que decimos, estamos perdiendo importantes oportunidades de apoyarlos/as en su desarrollo.

Es importante considerar que todo es novedoso y atractivo para los niños/as porque están ávidos de conocer y explorar el mundo.

Las cosas más simples pueden ser entretenidas para él/ella, a la vez que son importantes instancias para aprender y crecer contigo.Mamá con hija leyendo

Algunas Ideas…

Mientras realizas alguna actividad hogareña cuéntale lo que hay que hacer y porqué. Es posible que te quiera ayudar espontáneamente y pregunte más al respecto.

Invítalo y ayúdalo para que te imite en actividades que impliquen un acercamiento al lenguaje. Por ejemplo: “Mira Paulina, estoy leyendo el diario ¿te gusta? Hay que tratarlo con cuidado, mira cómo se dan vuelta las páginas. Ahora inténtalo tú. ¡Bien, ya estás leyendo el diario!”

¡Ya podemos iniciarlos en el mundo de la lectura!

Cada vez son más los estudios que demuestran la importancia de acercar a los niños/as a las letras desde pequeños, de una forma entretenida y amigable.

El niño de entre 2 y 3 años aún no está completamente preparado cognitivamente para aprender a leer, sin embargo puede comenzar a familiarizarse con la lectura y adquirir el gusto por esta actividad. En este sentido, los adultos más cercanos son fundamentales como modelo.

Algunos consejos para leer en voz alta a tu niño o niña

Haz de la lectura un hábito diario. Léele antes de dormir.

Diviértete y diviértelo/a. Los niños/as a los que les gustan los libros aprenden a leer más rápido. Los libros pueden ser parte de un momento especial para ellos.

Háblale acerca de las imágenes. No tienes que leer el libro para contar una historia.

Permite que el niño/a pase las páginas. Las guaguas requerirán libros de cartón y ayuda para pasar las páginas, pero luego del año pueden hacerlo solas.

Muéstrale las palabras. Sigue las palabras con tu dedo en la medida que las lees.

¡Haz que la historia cobre vida! inventa voces diferentes, usa tu cuerpo para contar la historia.

Pregúntale acerca de la historia ¿Qué pasará luego? ¿Qué es eso?

Permítele al niño/a hacer preguntas acerca de la historia. Los niños/as mayores de un año ya pueden memorizar partes de una historia.

Mitos comunes sobre el desarrollo del lenguaje

Existen algunos mitos que impiden reconocer un retraso en el desarrollo del lenguaje y que por lo tanto  retardan su oportuno tratamiento. Algunos de estos mitos son:

“Sus hermanos le dan todo lo que él quiere y así no tiene necesidad de hablar ni pedir”.
Aunque los niños/as pueden mostrar un pequeño retraso del lenguaje expresivo, no debe haber ningún retraso en el lenguaje receptivo.
Es importante estar atentos y apoyar a los niños, pero OJO: la ayuda innecesaria o extremadamente sobreprotectora también puede frenar su desarrollo.

Él es hombre, ¿qué esperabas? Los niños hablan menos que las niñas”.
La diferencia de género en el desarrollo del lenguaje es pequeña a favor de las niñas sobre los niños, tanto en cantidad como en complejidad a partir del primer año de vida, pero los atrasos significativos no pueden ser explicados por diferencias de género.

“Es flojo, por eso no habla”. Un niño/a nunca es flojo para aprender nuevas cosas. Por el contrario, tienen un fuerte deseo interno de aprender y dominar el lenguaje, por lo que siempre ejercitan las nuevas destrezas que van desarrollando: “Desde que Andrés aprendió a decir ´abrazo´ repite la palabra muchas veces en el día”.

“Crecerá y lo superará. Es común que la gente crea que las dificultades en el lenguaje se superan solas y muy certeramente, la mayoría de los niños/as aprende a hablar. Sin embargo, es importante recordar que trabajar un retraso tempranamente puede permitir que se eviten problemas posteriores, además de problemas de comportamiento y dificultades emocionales.

Si tienes sospechas de que tu hijo/a tiene dificultades en el desarrollo de su lenguaje, consulta con el pediatra.

Otros links asociados al tema:

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • Twitter