Cada vez más autónomo

Cada vez más autónomo Cada vez más autónomo

A partir de los dos años el niño/a va adquiriendo la capacidad de valerse por sí mismo/a.

Este es un camino gradual y progresivo en el cual de a poco va adquiriendo nuevas habilidades, tales como jugar con amigos, aprender a vestirse, ayudar a bañarse, manejar los cubiertos, comenzar a dibujar y a dialogar, e incluso podría andar en triciclo.

Para adquirir mayor autonomía se requiere apoyo, estímulo y comprensión por parte de los adultos.

Es necesario reforzar la autonomía motivándolos a que realicen acciones solos, ya que a estas alturas no requieren que los adultos realicen todas las tareas por ellos.

El logro de la autonomía es un proceso muy importante para el niño/a, por lo tanto necesita tu apoyo y orientación, pues ésta mayor confianza que experimenta respecto a sus propias habilidades también lo pueden llevar a conductas más “complicadas” en términos, por ejemplo, de su seguridad personal o de su relación con los demás.

No es extraño que los niños/as, al acercarse a los tres años, comiencen a presentar ciertas conductas oposicionistas del tipo “no quiero”, “no me gusta”, “¡no!”.

¿Qué podemos hacer?

Es importante lograr un clima afectivo y alegre en el hogar, de modo que se estimule la cooperación entre los integrantes de la familia y no la restricción o la oposición.

Los niños/as deben sentirse reconocidos y escuchados, pero también es importante que desde pequeños aprendan a escuchar y comprender que mucha cosas no son porque sí, sino que tienen su razón de ser.

Por otra parte es importante que los adultos seamos claros con ellos y que cuando les decimos que sí o que no a algo, siempre acompañemos nuestra respuesta con una breve explicación de nuestras razones.

Compartir:
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • PDF
  • RSS
  • Twitter